CORDERO LECHAL SEGÚN RECETA DE BURGOS

Es reconocido entre los que entienden de gastronomía que el CORDERO DE BURGOS, cocinado al estilo de Burgos, y según el dicho popular si además ha escuchado las campanas de la catedral en su pastar cotidiano, es deleite para el paladar y para los gustos más exquisitos. El cordero forma parte de la tradición culinaria de Castilla, en la que tiene renombre gracias a su cuidada preparación, así como las características que las hierbas de páramo confieren al cordero en su carne.

La época mejor para comer cordero es en primavera, que es cuando la oveja come los pastos recién brotados en las tierras burgalesas y así la carne de las crías tiene un sabor más exquisito.

– Ingredientes:

1/2 de pierna y costillas de cordero lechal.

4 dientes de ajo.

Sal gorda.

Manteca.

Se da la circunstancia de que hay quien tiene sus aderezos propios tomados de la tradición familiar y el conocimiento de la receta. Pero eso es cuestión de tiempo y experiencia.

– Elaboración:

1.- Cortar el cordero en dos partes: pierna y costillas.

2.- Pelar y machacar los dientes de ajo en un mortero.

3.- Untar la bandeja del horno con la manteca.

4.- Untar también ligeramente el cordero con la manteca y cubrirlo por completo con la sal gorda y los ajos picados mezclados.

5.- Encender el horno. Si es un horno tradicional de barro la leña aconsejada es sarmiento con trozos de encina seca.

6.- Introducir en el horno la bandeja con el cordero rociado con agua, (el agua ha de cubrir hasta la mitad de la carne).

7.- Dejar en el horno hasta unos 30 minutos.

8.- Retirar la bandeja, dar la vuelta al cordero y volver a introducirlo en el horno, a alta temperatura, unos 30 minutos más.

9.- Fíjarse bien que la carne quede crujiente por arriba, jugosa por dentro y que se pueda despegar fácilmente del hueso propio del cordero.

A la hora de servirlo, se suele acompañar de patatas asadas, ensalada simple y por supuesto vino Ribera del duero..

Anuncios

Una respuesta a “CORDERO LECHAL SEGÚN RECETA DE BURGOS

  1. Hola!
    Ya se sabe que en esto de las recetas cada maestrillo tiene su librillo. En mi casa no somos de poner manteca ni mucho menos ajo. Siguiendo el consejo de un asador profesional con muchos miles de lechazos asados en su haber, al cordero sal y agua y nada más. La carne ya debe tener toda la grasa propia que necesita para hacerse. En cuanto al ajo y otros condimentos, no hacen más que enmascarar el sabor, lo cual puede venir al caso si el cordero ha pacido ya, pero con un lechazo no hace falta. En mi casa lo hacemos así y qué voy a decir… Os invito a probarlo. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s