JOSÉ CUBERO “YIYO” -Torero- -Tomó la alternativa en la plaza de toros de Burgos-


JOSÉ CUBERO SANCHEZ “El Yiyo” nace en Burdeos (Francia) un 16 de abril de 1964, fue alumno de la Escuela taurina de Madrid de la que tuvo dos compañeros que recorrieron los cosos de España y Francia como son Lucio Sandín y Julián Maestro en la que un periodista taurino lo llamó “Los príncipes del toreo”, criado en el barrio madrileño de Canillejas,

El Yiyo vivía con sus padres y dos hermanos Juan y Miguel (Juan Cubero es ahora hoy en día apoderado de Arturo Saldívar y Miguel Cubero es banderillero en la cuadrilla de José Tomás), a los 17 años de edad, toma la alternativa “El Yiyo” en la plaza de toros de Burgos el 30 de junio de 1981 de manos de Ángel Teruel que le cedió la muerte del toro Comadrejo, de pelo entrepelado nº3 ante José María Manzanares de testigo. De ese evento ocurrido en la plaza de toros de El Plantío de Burgos, queda en su fachada una placa de porcelana que lo atestigua.

Al año siguiente, el 27 de mayo de 1982 confirma su alternativa en la Monumental de Las Ventas de Madrid de manos de José María Manzanares y con el testimonio de Emilio Muñoz ante toros de Félix Cameno. El 26 de septiembre de 1984, en la plaza de toros de Pozoblanco (Córdoba) presencia la cogida mortal de Francisco Rivera “Paquirri” que le infiere el toro Avispado, y ademas lo tuvo que estoquear y le cortó las dos orejas.

En una época en que la ligazón y la reducción de distancias de Paco Ojeda dominaban el toreo, Yiyo se abanderó del clasicismo y la pureza del toreo, dogmas que en José Cubero se reunieron como virtudes para mandar en el toreo y hacer contrapunto ético a las modas que invadían el toreo que iniciaba la época mediática que estallaría una década después.

Aunque no repitió los triunfos en Madrid, sí lo hizo, y con mucha fuerza, en Sevilla, Pamplona, Zaragoza y Dax en una temporada en la que reafirmó su temprana madurez y vitola de figura.

Yiyo se presentó en Colombia durante las temporadas de 1984 y 1985 y lo hizo en Cali, Bogotá, Manizales, Medellín y Cartagena, siendo en esta última donde conquistó sus principales triunfos en Colombia, aunque en las demás tuvo destacadas faenas. Pero fue en “la heroica” en 1984, cuando cortó tres orejas el 8 de enero ante toros de El Aceituno y se llevó el trofeo al triunfador y a la mejor faena, trofeos entregados por la Alcaldía y la Peña El Clarín respectivamente.

En 1985 Yiyo realizaba la más completa de sus campañas. Se encontraba en la élite de las figuras de su tiempo, y como tal, sufría por la intransigencia de un sector de la afición de Las Ventas que le había impedido reconquistar los triunfos obtenidos un par de años atrás.

Mediada la temporada, Yiyo sumaba 42 corridas, el mejor balance estadístico de su vida, cuando el 30 de agosto aceptó sustituir a Curro Romero que había mandado parte facultativo, por lo que hizo el paseíllo en Colmenar Viejo junto a Antoñete y José Luis Palomar.

Tres sustituciones lo habían lanzado en 1983 y la de Colmenar permitió que Yiyo interpretara una de sus mejores faenas. Para muchos críticos, la que realizó al sexto de la tarde, “Burlero”, número 46, con 497 kilos de peso, perteneciente a la ganadería de Marcos Núñez, fue un compendio de su más esplendorosa tauromaquia. Lo mató de un soberbio espadazo, pero el diestro resbaló en el embroque. Burlero, sin hacer caso a los desesperados capotes que intentaban el quite, olió el cuerpo del torero, y enceguecido por la estocada, el pitón derecho prendió el cuerpo de Yiyo partiéndole el corazón de inmediato. Cuando Burlero cayó en la arena y Yiyo era llevado al callejón, el torero sólo tuvo alientos para decir “me mató”. Sus ojos perdieron el rumbo y trataban de esconderse en sus párpados aún abiertos; en la enfermería, los médicos sólo pudieron certificar su muerte. Los instantes que sucedieron fueron dramáticos y espeluznantes.

Su entierro, que tuvo lugar el 1 de septiembre de aquel año de 1985, fue multitudinario. El cortejo fúnebre partió del domicilio del torero, en el barrio madrileño de Canillejas, e hizo un alto en la plaza de toros de Las Ventas, que estaba abarrotada de público, donde se le dio una clamorosa vuelta al ruedo. Eran las cinco en punto de la tarde. Desde allí fue trasladado, a hombros de compañeros y amigos hasta el cementerio de la Almudena.

Puedes verlo torear.

Anuncios

3 Respuestas a “JOSÉ CUBERO “YIYO” -Torero- -Tomó la alternativa en la plaza de toros de Burgos-

  1. Pingback: ANTONIO CHENEL “ANTOÑETE” -Algunas de sus intervenciones en Burgos- | Burgospedia la enciclopedia del conocimiento burgalés

  2. ** GRANDE “” YIYO “” **;ETERNAMENTE PRESENTE** EN NUESTROS CORAZONES Y EN NUESTRAS-MENTES,,,

  3. Juan Antonio Villares

    Gracias por ser tan afortunado de haberte conocido, lástima que un toro nos privara de una figura del toreo; siempre te llevaremos en el corazón, desde Medina del Campo, un abrazo para toda la familia.
    GRACIAS TORERO!!!!
    J.A.V.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s