BERENGUELA I DE CASTILLA – DOÑA BERENGUELA

BERENGUELA I DE BORGOÑA, “la Grande”, reina de Castilla, nació en Segovia el 1 de julio de 1180 y murió en BURGOS EN el Monasterio de las Huelgas el 8 de noviembre de 1246.

Primogénita del Rey de Castilla Alfonso VIII y de su esposa, Leonor Plantagenet, gobernó Salamanca mientras estuvo casada con Alfonso IX rey de León y tio de Berenguela.

El matrimonio, que fue el segundo de Alfonso, se celebró en el 1197 pero en 1204 la iglesia lo anuló (como había hecho con el primero) por consanguineidad y Berenguela regresó a Castilla, junto a sus padres.

Al morir el rey Alfonso VIII (1214), heredó la corona de Castilla el último hijo varón del rey que quedaba vivo, Enrique I, de tres de edad, por lo que ejercieron la regencia su madre, hasta su muerte, y luego su hermana Berenguela, y al morir Enrique accidentalmente a los 13 años de edad en 1217, heredó Berenguela, la cual abdicó inmediatamente la corona en su hijo, habido con Alfonso IX de León, que reinó como Fernando III. Pese a que no quiso ser reina, Berenguela estuvo siempre al lado de su hijo, como consejera y ayuda, interviniendo así en la política del reino, aunque de forma indirecta

 

Más tarde , en 1230, al morir el rey de León, Alfonso IX, dejó el trono a su hija mayor, Sancha, habida del primer matrimonio de Alfonso con Teresa de Portugal, pero Berenguela negoció con Sancha y su hermana Dulce la renuncia a sus derechos, lo que consiguió en lo que se llamó Tratado de las Tercerías, mediante una cantidad de dinero y cesión de unas tierras que volverían a la corona cuando ellas murieran, de modo que Fernando heredó también el reino de León, uniendo los dos reinos.

Berenguela ejerció como una auténtica reina mientras su hijo Fernando se encontraba en el sur, en sus largas campañas de reconquista. Gobernó Castilla y León con la habilidad que siempre la caracterizó, asegurándole el tener las espaldas bien cubiertas. Se la retrata como una mujer virtuosa por los cronistas de la época. Fue protectora de monasterios y supervisó personalmente las obras de las catedrales de Burgos y Toledo.

Vivió retirada los últimos años de su vida en el Monasterio de Las Huelgas de Burgos, donde murió an 1246 y donde está enterrada.

Puedes ver la calle que se le dedica en Burgos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s