JUAN ANTONIO CORTÉS GARCÍA DE QUEVEDO -Pintor y Fotógrafo-


JUAN ANTONIO CORTÉS GARCÍA DE QUEVEDO (Bayona 1851-Burgos 1944) hijo de Burgalés, regresó de niño a Burgos ciudad en la que permaneció buena parte de su vida. Empezó los estudios de Derecho, que abandonó por enfermedad y posiblemente empujado por su verdadera vocación: la pintura (había sido alumno del pintor Víctor Palomar).

Tras recuperar la salud viajó a Madrid, donde se matriculó en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado a finales de los años 1870 para rápidamente instalarse en Valencia, donde frecuentó a numerosos artistas y perfeccionó su técnica.

Después de aquella época de aprendizaje se instaló de nuevo en Burgos y convirtió su estudio en academia de dibujo a la vez que se convertía en un consumado retratista y paisajista, siempre en clave costumbrista. De sus retratos, la mayoría pintados al óleo sobre tabla o lienzo, destacan el del rey Alfonso XIII para el Ayuntamiento de Burgos; el de la Reina Regente María Cristina, cuyo paradero es hoy desconocido; el del Papa León XIII, encargo del Círculo Católico de Obreros, entre otros.

Otra de sus inquietudes intelectuales es la fotografía. Realizó una colección personal  impresionante hoy comprada íntegramente por el Ayuntamiento de Burgos. En ella destacan sus rasgos vitales esenciales, fundamentados en su holgada posición económica y formación académica y artística. De esta manera se comprende su idea de elaborar una suerte deálbum, como eje vertebrador de la memoria personal, en la que cabe la familia, los viajes, las excursiones… Así pues, su relación con la tecnología fotográfica es amplia y profunda, como puede verse atravesando la cámara oscura que alberga diferentes aparatos y materiales manejados por Cortés para la creación de imágenes foto-químicas.

Así aparece ante nuestros ojos un Burgos fácilmente identificable en algunas ocasiones gracias a sus arraigados rasgos de identidad, prácticamente desconocido en otras, por las radicales transformaciones por las que la urbe ha pasado. Así podemos contemplar cómo eran nuestras principales y más queridas fiestas hace más de cien años, con los Danzantes y Tetines, los Gigantones y Gigantillos, y sus diferentes aspectos. A ellas asisten los principales representantes de la ciudad y un variado público, a través del cual se hace patente la composición social del momento.

Fue nombrado académico por la Real Academia de Bellas Artes. Juan Antonio Cortés García de Quevedo falleció en Burgos en 1944 y hasta el final de sus días estuvo realizando fotografías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s