MECENAS Y ARTE DURANTE EL SIGLO DE ORO BURGALÉS

A mediados del siglo XV BURGOS tiene transformaciones importantes que contribuyen a darle más vigor y esplendor.

Se roturan nuevos campos, se amplía la cabaña ganadera, se organizan mejor los campos de cultivo y las zonas de pasto, se intensifica selectivamente el cultivo de la vid, mejoran las comunicaciones, se anima el mercado, sector en el que la ciudad de Burgos va a situarse en vanguardia durante más de un siglo, y se multiplican las actuaciones encaminadas a enriquecer el territorio cultural con notabilísimas obras de arte.

En este campo, las obras maestras se multiplican por doquier, tanto en el ámbito de la arquitectura como en el de la escultura y la pintura.

Los estilos se suceden con cierto dinamismo, pasando del Gótico flamenco del siglo XV y principios del XVI – agujas y Capilla del Condestable de la catedral de Burgos, claustro del monasterio de San Salvador de Oña, Santa María de Aranda de Duero– al Renacimiento –escalera dorada y cimborio de la Catedral de Burgos, palacios de las calles burgalesas Fernán González y Calera, Puerta de los Romeros del Hospital del Rey–.

En todo este frenesí creativo, las instituciones eclesiásticas compiten en iniciativas y afán renovador con la nobleza, como venía siendo habitual, grupos a los que ahora se unen las oligarquías urbanas, sobre todo la burgalesa, inmensamente enriquecida con el negocio de la lana y generosamente dispuesta a participar en el mecenazgo del arte burgalés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s