CATALANES AL SERVICIO DE BURGOS -Por Francisco Blanco-

CATALANES AL SERVICIO DE BURGOS: No resulta desconocida la simpatía que el escritor y periodista catalán, Josep Plá, sentía por las fuerzas nacionalistas que en Julio de 1936 se rebelaron contra la II República Española, provocando una guerra civil que duró casi tres años y dejó a nuestro país exhausto y destruido.

 De hecho, esta afinidad ideológica se confirma con la presencia del escritor en Burgos, donde los generales sublevados habían establecido su Junta de Gobierno al principio de la contienda. Es muy posible que otro catalán, Josep Bertrán y Musitu, a quien se le había encomendado la misión de crear el SIFNE (Servicio de Información de la Frontera Noroeste), agencia de espionaje y contraespionaje nacionalista, encargara, a su vez, a Plá que se trasladase al sur de Francia, concretamente a Marsella, con la misión de informar del posible movimiento en su puerto de material militar con destino a la zona republicana.

Lo cierto es que Plá permaneció en Marsella todo el invierno del 36 al 37 en compañía de su pareja sentimental, la noruega Edi Enberg, que sí estaba en la nómina de los espías de Franco. Si nos atenemos a lo que a continuación se cuenta, aquel invierno marsellés debió ser excesivamente lluvioso: Al centro criptográfico del SIFNE, en Burgos, llegó un telegrama sin cifrar con el siguiente texto “Está lloviendo a cántaros y necesito una gabardina.

 Urgente remitir fondos J. P.”. A los expertos en descifrar claves se les calentó la cabeza tratando, inútilmente, de descifrar el verdadero significado de aquella extraña misiva, pues nadie podía pensar que lo único que quería el escritor catalán, metido a espía, era verdaderamente dinero para comprarse una gabardina.


Finalmente, para no perder más tiempo tratando de descifrar el misterioso mensaje, desde Burgos salió un enlace para Marsella con dinero en la cartera por lo que pudiera ocurrir.

Naturalmente el escritor ampurdanés niega que esta anécdota tenga el menor viso de autenticidad; en realidad no resulta muy plausible su angustiosa necesidad de fondos, teniendo en cuenta que su amigo y protector, el magnate catalán Francisco Cambó, era uno de los que financiaban el SIFNE; pero, si también se tiene en cuenta la famosa tacañería de los catalanes, todo podría ser.
Por cierto que Josep Plá fue alumno de los Maristas de Gerona, aunque le expulsaron por mal comportamiento.

Conoce mejor al escritor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s