SAN JULIÁN -II Obispo de Cuenca-

JULIÁN BEN TAURO, que era su nombre propio, nació en Burgos en 1128 en el seno de una nobre familia que procedía de mozárabes toledanos.

Julián fue bautizado en la entonces parroquia de San Pedro. Terminados sus estudios primarios en Burgos, marcha a Palencia para hacer los estudios superiores en la escuela de esa ciudad, que el obispo Poncio convirtió en Estudio, y Alfonso VIII elevó a la categoría de Universidad, y el papa Urbano VI enriqueció con todos los privilegios de la Universidad de París.

Termina sus estudios con el título de Doctor. El claustro de profesores acuerda nombrarle profesor de filosofía y teología de la universidad palentina en el año 1153. Tenía San Julián veinticuatro años.

Su fama crecía de día en día. A los treinta y cinco años deja Palencia para vivir en Burgos. En el año 1163 recibe las órdenes menores.En 1166 recibe las ordenes mayores y poco despues decide hacerse misionero por España.

Hacia 1190 llegó predicando por tierras de Toledo, después de veinte años de excursión evangelizadora. En 1191 es nombrado arzobispo de Toledo don Martín López que le nombra arcediano de la catedral toledana. El 14 de diciembre de 1195 muere “e1 noble y prudente” primer obispo de Cuenca, don Juan Yáñez, sede episcopal fundada por Alfonso VIII en 1182, después de la reconquista de la Ciudad. Conocía Alfonso VIII las virtudes y celo del arcediano de Toledo y creyó, ciertamente, que ninguno mejor que él podrá ser el segundo obispo de la recién creada diócesis conquense.

En el mes de junio de 1196, a la edad de sesenta y ocho años, fue consagrado obispo. De todas las virtudes de San Julián, la que más sobresale es su caridad. Solía San Julián anualmente retirarse unos días a una gruta abierta sobre el Cerro de La Majestad. Junto a la gruta. que hoy se conserva, se levanta una sencilla ermita en honor del Santo, y ese lugar lo llaman los conquenses “San Julián el tranquilo”.

Muere en Cuenca el 28 de enero de 1208. El papa Clemente VIII, por el Breve de 18 de octubre de 1594, recibido en Cuenca el 1 de febrero de 1595, conocidos los portentos obrados por intercesión de San Julián, le canonizó y concedió para Cuenca oficio y misa propia. Sus restos se conservaron en una arqueta, puesta en el altar del ábside dedicado al Santo, donde hoy se conservan los fragmentos óseos rescatados despues ser quemado su cuerpo durante la Guerra Civil de 1936-1939.

Referencia en el martirologio romanoEn la ciudad de Cuenca, en Castilla la Nueva, en España, san Julián, obispo. Fue el segundo obispo de esta ciudad, una vez recuperada de manos de los musulmanes, y, egregio por su modo de vivir, se distinguió por repartir entre los pobres los bienes de la Iglesia, trabajando con sus manos para obtener el sustento diario (c. 1207).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s