LOS PELENDONES. -Distribución en la provincia de Burgos-

LOS PELENDONES fueron uno de los pueblos que ocupaban la antigua iberia antes de la romanización. Eran celtíberos que habitaban la región de las fuentes del Duero, esto es, Sureste de la provincia de Burgos, Norte de la provincia de Soria, y Suoeste de la de La Rioja. Lo que hoy se denomina sistema Ibérico, los geógrafos de la Antigüedad lo denominaron como Idubeda.

Según Ptolomeo, los Pelendones eran los que ocupaban el valle alto de los ríos Duero y Arlanza hasta las peñas de Cervera en los siglos precedentes a la llegada de los romanos. Su tierra era conocida como PELENDONIA. Por el Sur convivieron con arévacos y por el Norte con los berones. Las citas históricas clásicas también les denominan Cerindones. Los PELENDONES fueron el primer grupo tribal en llegar a la Península

Su forma de estructura social giraba en torno al pastoreo y la recolección y se les debe el origen de la”cultura de los castros sorianos”. Entendiendo como tales, los que presentan fortificaciones artificiales, aunque también pueden utilizar emplazamientos de clara situación estratégica que propugnan el ahorro en la construcción de las obras defensivas. La construcción de estos castros se remonta a nuestra Prehistoria reciente, lo que se ha venido llamando como Primera Edad del Hierro, (siglos VI-IV a.C.). Los Castros generan en el territorio una red de poblados fortificados claramente intercomunicados, implantándose de forma lógica en los cursos de los ríos principales y de las vías naturales de comunicación, así consiguen el acceso a unos recursos naturales que satisfacen sus necesidades sociales, (comercio, metales y ganadería).

Las localidades principales de su territorio eran Numancia, Visontium (Vinuesa), Lutia (Cantalucía), Savia y Augustobriga (Muro de Ágreda). La extensión de su territorio iba desde Ágreda a Salas de los Infantes (Burgos), y de la Sierra de Cabrejas a los Picos de Urbión.

Los Pelendones poseían su propias deidades a las que adoraban desde lugares naturales destinados para ello, dado que no utilizaban templos construidos al efecto. Su mitología está inspirada en la naturaleza: el sol, la luna, el agua, árboles y animales.

Otro historiador antiguo, Estrabón, deja testimonio de una “deidad sin nombre”, a la que rinden culto las noches de luna llena, “danzando a las puertas de sus casas”. Se identifica con la propia luna. Otras deidades están emparentadas con la cultura gala, o la irlandesa. La deidad LUG (sol, luz) sería la más importante de acuerdo a su concepción religiosa, una especie de Júpiter en los romanos (estos lo asimilaron a Mercurio). Sobre él no faltan referencias etimológicas y toponímicas en el noroeste peninsular, incluidas las ermitas de Santa Lucía.
Su cerámica se realiza a partir de una base de arcilla a la que se le van añadiendo “cordadas” sucesivas, dándole forma y cociéndose después al aire libre entre las cenizas vegetales.

En cuanto a su uso, realizan vasijas de cocina en las que se incluyen arena y minerales para soportar los cambios bruscos de temperatura.
Posteriormente avanzan hacia el uso del torno. Los objetos son lisos y sin adornos, aunque también aparecen con incrustaciones del propio barro y, en los decorados, con estilizaciones de animales y símbolos solares, o característicos semicírculos concéntricos y espirales.

No eran especialmente agrícolas, en cuanto al cultivo desarrollado, aunque sí en recolección dentro de su estructura de subsistencia. Gentes más bien ganaderas y montaraces, su colonización parece ceñirse en el caso de Burgos a las Sierras de La Demanda, y sus correspondientes estribaciones. Así, la Sierra de Covarrubias, de Neila, del Resomo y de la Umbría. Cabeceras y cursos altos de ríos como el Duero y Arlanza. Al ser eminentemente ganaderos y pastores en un hábitat serrano, les obligaba a realizar trashumancias hacia las tierras bajas, sobre todo las del valle del Ebro.

En su historia como pueblo fueron arrinconados por oleadas célticas posteriores y pueblos celtíberos del Ebro. Un resto de los pelendones en Francia eran los belendi, sometidos a tribus aquitanas, y los beribraces. Continuadores de la cultura de “castros sorianos”, con una arcaica metalurgia. En el 170 a.C el general romano Graco somete a los celtíberos y se firma un tratado de pacificación.

Puedes ver un vídeo sobre las tribus celtíberas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s