LIEBRE AL VINO TINTO DE LA RIBERA DEL DUERO. -Por Francisco Blanco-

                                             “El comer liebre es dañino
                                              sin vino en el condimento;
                                              para no olvidar el vino
                                              llevadlo en el pensamiento”.

Para poder llevar a cabo esta receta es preciso, en primer lugar, despellejar la liebre y reservar en recipientes aparte la sangre y el hígado del animal. El hígado lo troceamos, le añadimos la mitad de la sangre, una cebolla picada, un vaso de coñac y lo dejamos en maceración durante 24 horas.

En una cazuela salteamos unos tacos de jamón, dos cebollas bien picadas y cuando esté todo bien dorado echamos la liebre troceada y seguimos dorando; cuando la carne de la liebre empiece a cambiar de color se le añade un litro de buen vino tinto de la Ribera del Duero, sazonamos y dejamos que cueza a fuego lento durante al menos una hora. El hígado y la cebolla macerados lo mezclaremos con el resto de la sangre, añadiremos dos dientes de ajo machacados, lo colaremos y lo incorporaremos al guiso unos diez minutos antes de servirlo.

Si fuera necesario espesarlo, se añadirá un o dos cucharadas de harina, removiendo bien para evitar los grumos. Opcionalmente a este guiso se le puede añadir unas setas troceadas y pasadas previamente por la sartén (si son de cardo, o de cardillo, mejoraremos el guiso notablemente). Antes de servir bien caliente probar la sal y añadir si es preciso. Buen provecho

Ingredientes para 4 o 5 comensales:

1 liebre
3 cebollas
2 dientes de ajo
1 litro de vino tinto (imprescindible que sea de la Ribera del Duero)
1 vaso de coñac
200 gr. de jamón
1 kilo de setas de temporada

Un Vino para acompañar: Seguro que todos estamos de acuerdo en que podemos seguir eon el Ribera del Duero, por lo tanto tan sólo se trata de elegir un buen crianza de una buena añada y a disfrutar.

Un Postre para culminar: La Leche Frita puede ser un postre que ponga digno remate a un plato tan consistente como la liebre que nos acabamos de engullir. La preparación que ofrecemos es muy sencilla:

En un recipiente adecuado se mezclan el azúcar, el maicena, las yemas, la vainilla y un poco de mantequilla, añadiendo a continuación la leche y poniéndolo todo a hervir durante unos minutos, sin dejar de remover hasta que espese. Extenderemos la masa sobre una bandeja, dejándola enfriar. Cuando se haya enfriado la cortaremos en trozos más o menos cuadrangulares, rebozándolos con harina y huevo y friéndolos con aceite bien caliente. Antes de servir los espolvorearemos con canela en polvo.

Enviado a Burgospedia.org por: Paco Blanco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s