SOPA A LA BURGALESA -Por Francisco Blanco-

Ya la sopa presentan en la mesa

de excelente comida anuncio cierto,

dorada, sustanciosa, ¡oh cual exhala

el olor de la vaca y de torreznos!

En la cocina burgalesa, tal vez debido a la dura climatología invernal, los energéticos y sustanciosos platos de sopa, tan reconfortantes y nutritivos, económicos y fáciles de elaborar aprovechando las excelentes materias primas que nuestra tierra produce, son bastante numerosos: Desde la clásica sopa castellana, pasando por la no menos clásica de ajo, la de calducho, la de pastor, la tostada, la medieval, hasta llegar a la sopa burgalesa, cuya base son las patatas-tan abundantes y excelentes en nuestra tierra-y la carne de vacuno-no menos excelente y abundante-, de la que ofrecemos la siguiente receta: 

Preparación: La carne de vaca, preferiblemente de la parte del pecho, la filetearemos de la forma más fina posible y los saltearemos en una sartén con aceite de oliva bien caliente, con un par de dientes de ajo. Cuando estén dorados se les añade la cebolla cortada en tiras también finas y las patatas, cortadas en rodajas no muy gruesas, dejando que se rehogue todo, añadiendo un chorro de vino blanco y dejando que se reduzca.

A continuación, teniendo cuidado de que no se rompan las patatas, lo verteremos todo sobre una cazuela de barro, añadiéndo agua hasta cubrir el conjunto y dejándolo hervir a fuego lento durante unos 30 minutos, sazonándolo con sal y perejil bien picado. A la hora de servir, a cada plato se le añadirá un huevo escalfado, no demasiado cuajado. ¡Buen provecho!

Ingredientes:

-Filetes de vaca de espaldilla o aguja (2 filetes por comensal) PDB

-Cebolla PDB

-Patatas PDB

-Huevos (1 por comensal) PDB

-Ajos PDB

-Perejil PDB

-Aceite de oliva

-1 vaso de vino blanco

-Agua y sal

PDB=Producto de Burgos

Un vino: Los vinos de la Ribera del Duero han alcanzado una calidad comparable a la de los mejores vinos del mundo. Las bodegas de Sotillo, Anguix, La Horra, Olmedillos de Roa, Roa, etc., elaboran unos vinos de extraordinaria calidad, capaces de presidir con honor cualquier mesa. Para esta ocasión ¿qué os parece un buen tinto crianza de una buena añada?.

Un postre: El pan, junto con el vino, son alimentos bíblicos por excelencia; sin la presencia de ambos en la mesa sería imposible entender nuestra antigua cultura gastronómíca; ni tampoco la actual, al menos en Burgos, tierra de pan y de vino. Mucho se ha escrito sobre el pan de Burgos, yo me voy a referir, únicamente, a la definición que hizo el escritor abulense Julio Escobar-Ávila también es tierra de pan y de vino-en su libro Itinerarios por las cocinas y las bodegas de Castilla”: “Pan, pan de Tardajos, unos panes enormes y bajeros, de mucha corteza, acaramelada y blanca miga, esponjoso, tierno, recio y sedante supremo”.Pues bien, se ha de reconocer, no sin cierto sentimiento, que la calidad actual del pan en Burgos no es la de hace unos cuantos años, aunque todavía se pueden encontrar algunos muy apetecibles, que nos pueden servir para elaborar un rico postre muy burgalés, que se consumía principalmente durante la Cuaresma, supongo que como complemento a la estricta y parca alimentación impuesta por la Iglesia durante esos 40 días de ayunos y vigilias. Estamos hablando, como resulta fácil deducir, de las Torrijas. (en algunos sitios también las llaman “torrejas”). 

Elaboración: Se puede utilizar el llamado pan “bobo” y también el de viena, preferentemente del día anterior y lo cortaremos en rebanadas más bien gruesas. En una cazuela pondremos al fuego la leche, a la que añadiremos el azúcar, la canela en rama y unas cortezas de limón, dejando que hierva durante 10 ó 15 minutos. La dejaremos enfriar y añadiremos las rebanadas de pan para que se empapen. Después las sacaremos, las rebozaremos en huevos bien batidos, a los que habremos añadido una pizca de sal, y las freiremos con abundante aceite bien caliente. Una vez fritas las dejaremos escurrir en una bandeja. Aparte habremos preparado una mezcla de azúcar y canela molida, que espolvorearemos por encima de las torrijas. También se pueden adornar con hilos de miel, que habremos tenido al baño María para que salgan bien fluìdos.

 

Ingredientes:

-1 barra de pan “bobo” PDB

-1 litro de leche PDB

-azúcar PDB

-huevos PDB

-miel PDB

-aceite (puede ser de oliva o de girasol, en ambos casos se puede reutilizar)

-canela en rama y molida

-la corteza de 1 limón 

Paco Blanco, Septiembre 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s