RUTAS BURGALESAS POR LA CUENCA DEL ARLANZA: DE MECERREYES A COVARRUBIAS -Por Francisco Blanco-

43

Antes de llegar a Covarrubias hay que atravesar el antiguo pueblo de Mecerreyes, encuadrado en la que se conoce como “Ruta del Cid”; una hermosa estatua del Campeador preside la vida de este pequeño pueblo, que presume de ser cuna de reyes. ¿Es realmente Mecerreyes cuna de reyes?. Al menos la tradición le atribuye la de  Fernán González, primer conde castellano y primer eslabón del futuro reino castellano-leonés. Lo cierto es que está situado en el corazón del Alfoz de los Lara y en el siglo X pertenecía al Infantazgo de Covarrubias, de la que dista apenas seis kilómetros.

Si el viajero llega de visita el Domingo de Carnaval, o Domingo El Gordo, como se le conoce aquí,  se encontrará a todos los habitantes del pueblo celebrando la “Corrida del Gallo”, singular y antigua fiesta popular  en la que destacan una serie de personajes muy peculiares como el rey, que lleva al gallo en una jaula; el zumarraco, mozo fornido cubierto de pieles y con un cencerro colgando, armado de una tarrañuela-especie de garrote-con la que defiende al gallo del acoso del populacho-los mozos-; también intervienen danzantes y dulzaineros, que acompañan al rey y al gallo cantando y bailando al son de las dulzainas; los alguaciles, que arrojan ceniza a los desmandados y el alcalde o mozo mayor, que los dirige. El animado conjunto que forman tan variados personajes y lo variopinto de los disfraces que lucen, confiere  a este  popular festejo un extraordinario colorido, que causará el deleite del viajero que tenga la suerte de contemplarlo. Una copla popular lo canta así: 

“El que entre a por el gallo,
lo que en limpio va a sacar,
es un palo con la estaca,
y no pueda reclamar”
 

Además, si recorremos sus  campos en primavera, con un poco de suerte y mucha paciencia podremos encontrar la exquisita cagarria, también conocida  como colmenilla o morilla, uno de los hongos de primavera más apreciados por los micólogos, con forma de panal piramidal.

(Tan apreciada llegó a ser esta seta que el papa Bonifacio VIII castigaba con la pena de muerte a los furtivos que la cogían dentro del territorio del Vaticano).

Pero si no es tiempo de setas y el  viajero siente apetito, en Mecerreyes encontrará un pan excelente y unos embutidos de gran calidad, especialmente los chorizos y las morcillas; también podrá acompañar el refrigerio con un rico clarete de la Ribera. De esta forma el camino hasta Covarrubias resultará mucho más placentero. 

Al entrar en Covarrubias:   “El río copiaba a un puente…….cabeceaban los álamos” 

Covarrubias espera al  viajero para ofrecerle una estancia placentera, entre cultural y gastronómica. Sus calles están bien empedradas y sus casas, sabiamente reconstruidas, con fachadas de cal blanca y negras vigas entrecruzadas, son una  magnífica muestra de la  arquitectura popular castellana. Además, están sus monumentos, porque Covarrubias es una villa monumental. Monumental e  histórica, y si no entremos a visitarla:

Se puede acceder al casco antiguo de la villa por la llamada Puerta Real, histórico edificio que a mediados del siglo XVI mandó  construir el rey Felipe II al arquitecto de la Corte, Juan de Vallejo, para honrar a su médico personal, Francisco Vallés, natural de esta villa que, al parecer, era el único médico de la Corte capaz de aliviarle los dolores que el mal de gota causaban al poderoso monarca. Este insigne médico, que llegó a ser “Médico de Cámara y Protomédico General de los Reinos y Señoríos de Castilla”, durante el reinado de Felipe II prestó un gran servicio a sus paisanos con motivo de una grave epidemia de tabardillo, que estaba causando una gran mortandad: Mandó destruir las murallas que rodeaban la ciudad y que no dejaban circular el aire. Cumplida su orden la epidemia desapareció. Sus milagrosas curaciones le merecieron el sobrenombre de “Divino Vallés”.

9

Este notable edificio albergó los Archivos del Adelantamiento de Castilla hasta el siglo XVIII, en que fueron trasladados a Simancas. También ha sido la sede del Ayuntamiento de la villa y en la actualidad se encuentra la Oficina de Turismo, la Biblioteca Municipal y una Sala de Exposiciones. En la parte alta del edificio destaca el escudo real de Felipe II con el famoso Toisón de oro.

Una vez cruzada la Puerta Real, a través de antiguas calles estrechas y silenciosas, que convergen en la Plaza Mayor, el viajero se irá encontrando con viejas casonas señoriales, como la del boticario o del obispo Peña, la casa de doña Sancha o el palacio de Fernán González, actual sede del Ayuntamiento, todas ellas fielmente restauradas recientemente, que confieren al paisaje urbano de esta singular villa un aspecto   auténticamente  medieval; el conjunto está presidido por el Torreón de Fernán González, fortaleza mozárabe del siglo X, de base rectangular y torre piramidal de gruesos muros, también conocida como la Torre de Doña Urraca, debido a la  leyenda que atribuye  el emparedamiento de una infanta de dicho nombre en su interior.

En el orden religioso, como no podía ser menos,  resulta obligada la visita del viajero a  la Colegiata de San Cosme y San Damián, de estilo gótico tardío, construida a finales del siglo XV sobre los restos de una iglesia románica; es de planta de cruz latina con tres naves y un crucero. Dentro del  recinto se encuentran las sepulturas de notables personajes de la historia medieval castellana. En primer lugar hay que destacar la del conde Fernán González y su esposa doña Sancha, muy sobrio el del conde, que fue trasladado en 1841 desde el cercano y semi-derruido monasterio de San Pedro de Arlanza; el de doña Sancha es un bello sarcófago paleocristiano del siglo III. Bajo el retablo barroco del altar mayor descansan tres infantas de nombre Urraca, una de ellas, doña Urraca García, hija del conde García Fernández el de las Manos Blancas, fue su primera abadesa. En el claustro, construido en el siglo XVI, se halla el sarcófago de una mujer de elevada estatura que murió en plena juventud: se trata de los restos de la princesa Cristina de Noruega, hija del rey Haakon, que llegó a Covarrubias en el año 1258 para casarse con el infante D. Felipe, que a la sazón era también abad del monasterio, hijo del rey de Castilla Fernando III el Santo y hermano, por tanto, de Alfonso X el Sabio. La princesa murió a los cuatro años de matrimonio, cuando contaba 28 años de edad.

En el coro se  puede admirar un magnífico órgano del siglo XVII de extraordinaria sonoridad, con el que todavía se celebran importantes conciertos y noches musicales. En el Museo podremos admirar, entre numerosas piezas de alto valor artístico e histórico, varias tablas de Berruguete y Van Eyck, aunque la auténtica joya de la Colegiata es un extraordinario tríptico, de estilo flamenco, que representa la Adoración de los Magos; magnífica talla de finales del XVI o comienzos del XVII, de  autor desconocido, posiblemente un discípulo del maestro Gil de Siloé, que había instalado su taller en la ciudad de Burgos. En una de las tablas están representados los mártires gemelos, San Cosme y San Damián, posible origen del nombre de la Colegiata.

295

La visita a Covarrubias no resultaría completa si el viajero no disfruta de su gastronomía: La cocina de Covarrubias se encuadra perfectamente dentro de la más  tradicional cocina castellana, ofreciendo unos platos rotundos y llenos de enjundia, entre los que destacan la sopa castellana; la olla podrida o alubias rojas con todos los sacramentos; las patatas con sangrecilla; el cordero lechal o el cochinillo asados; las mollejas de cordero con setas de cardo o carrerillas, según la temporada; la cecina y la morcilla;  todo ello regado con el rico clarete de la tierra, porque Covarrubias es, desde muy antiguo, tierra de vino y su subsuelo está horadado por numerosas y viejas bodegas; y en llegando a los postres, se podrá deleitar  degustando los riquísimos y exquisitos “borrachos” o, si estamos en temporada, las afamadas y sabrosas cerezas, ambas cosas productos locales, aunque parece ser que la original receta de los “borrachos” su autora se la llevó con ella al otro mundo, tal vez con la sana intención de divulgarla en la Corte Celestial.

Precisamente, al finalizar la recolección de  las cerezas, que debido a factores climatológicos y geográficos, suele ser bastante tardía-hacia mitad de julio-, por las calles de la Villa tiene lugar la celebración de la “Fiesta de la Cereza” o “Mercado Medieval” en el que se pueden contemplar, entre  pasacalles, escaramuzas y escenas medievales que celebran las victorias del conde Fernán González, todo un muestrario de utensilios y herramientas medievales, como artilugios para tortura, instrumentos quirúrgicos y todo tipo de armas. De los productos de la comarca no faltan  los utensilios artesanales de cerámica, ni los alimenticios como las citadas cerezas, las alubias, los embutidos y el vino.

El festejo se alarga durante todo un fin de semana, en el que los rachelos se vuelcan en atenciones hacia los felices visitantes, que suelen ser numerosos.

Rachelo/a, es el gentilicio de los naturales de esta histórica y singular Villa, fundada por Chindasvinto,  y sobre su origen corren diferentes tradiciones o leyendas;  una de ellas asegura que  procede de la palabra mozárabe “rachel”, lo que explicaría la abundancia de viñas y de pequeños productores artesanos de vino. Actualmente sus vinos están amparados por la D. O. Vinos de la Ribera del Arlanza.

Un indiano rachelo, Benigno Barbadillo, que a finales del siglo XVIII emigró a Méjico en busca de fortuna, después de conseguirla regresó a España, pero no a  Covarrubias, su patria chica, se quedó en Cádiz donde fundó las “Bodegas Barbadillo”, en la actualidad una de las más famosas de Sanlúcar de Barrameda.

Desde Covarrubias, con el alma embargada de gratos recuerdos, el viajero emprenderá la ruta que le trasladará a otro lugar emblemático: Santo Domingo de Silos.

Paco Blanco -Barcelona 2013-

r45

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s