CANCIONES E HIMNOS DE POSGUERRA. -Por Francisco Blanco-

874574nos

Las organizaciones juveniles más destacadas de los Partidos políticos que apoyaron la rebelión militar contra la II República en 1936, tenían sus publicaciones propias, encaminadas a adoctrinar ideológicamente a la juventud y encuadrarla en sus filas, convirtiendo a sus jóvenes afiliados en militantes exaltados y obedientes.

Los requetés de la Comunión Tradicionalista editaban desde 1936 la revista juvenil “Pelayos”, dirigida por el canónigo D. Mariano Vilaseca; la Falange, por su parte, editaba “Flecha, Semanario Nacional Infantil”. Finalmente, en 1938 acabaron por fundirse las dos bajo el nombre de “Flechas y Pelayos”, dirigida por el benedictino burgalés Fray Justo Pérez de Urbel, que abandonó el Monasterio de Santo Domingo de Silos para instalarse en el Convento de las Salesas de Burgos, convertido en sede de la Delegación Nacional de la Sección Femenina, dirigida por Pilar Primo de Rivera, hermana de José Antonio, el fundador de Falange Española y protomártir de la Cruzada.

En 1940 la revista pasó a depender directamente del Frente de Juventudes, integrado en Falange Española Tradicionalista y de las JONS. Se trataba de una publicación semanal de contenido infantil y juvenil, con un suplemento para las niñas llamado “Maravillas”. Dejo de publicarse en 1949, después de 536 números y 11 almanaques anuales. Tanto los requetés como los falangistas tenían en la ciudad de Burgos una fuerte implantación, tanto de afiliados como de simpatizantes, por lo que la revista alcanzó una gran popularidad entre los jóvenes falangistas y requetés burgaleses.

Los afiliados voluntarios, que acabaron llamándose Falanges Juveniles de Franco, estaban organizados jerárquicamente en tres grupos o legiones, cuya unidad básica era la Escuadra: -Los Flechas, de 10 a 13 años -Los Cadetes, de 14 a 16 años -Los Guías, de 17 a 20 años El mando de todos ellos correspondía a los jefes de Escuadra, de Falange, de Centuria y de Legión. Tenían sus puntos de reunión en los Hogares Juveniles de Educación y Descanso, donde realizaban diversas clases de actividades, de carácter lúdico, religioso, deportivo, cultural y paramilitar, siempre bajo la vigilancia y dirección de un jefe.

1a

También organizaban excursiones, campamentos y marchas, en las que las canciones de exaltación de sus propias virtudes y organización eran muy frecuentes, disponiendo de un extenso y variado cancionero: “Un cancionero para la soledad y la camaradería, para el gozo y la adversidad, para lo serio y lo humorístico; para la escuela y la calle, para el reposo y el avance, para la marcha y el campamento, para la casa y el cuartel, las aulas y las trincheras”.

No era infrecuente, por lo tanto, encontrarse por las calles y las afueras de la ciudad de Burgos, y también por su provincia, grupos de mozalbetes desfilando perfectamente encuadrados y uniformados, al tiempo que entonaban con entusiasmo canciones patrióticas, al mando de un jefe de escuadra o de centuria. Transcribimos a continuación la letra de alguna de las más conocidas y frecuentes: SOY FLECHA ¡Soy flecha, soy flecha, capaz de cualquier hazaña! ¡Soy flecha, soy flecha, capaz de salvar a España¡ ¡Soy flecha, soy flecha, capaz de matar a Azaña¡ ¡Soy flecha, soy flecha, cachorro soy de un leon¡ Con las ansias de un Imperio que es mi esperanza y mi ilusión. Los flechas a formar siempre están alerta ¡Alerta están! Los flechas a formar que el centinela alerta esta.

Soy un halcón de la Patria. Una flecha aguda y fuerte, que sufre bien los dolores sin tener miedo a la muerte. Soy el flecha que se entrega al servicio de la Falange Española. FLECHAS DE CASTILLA Se oyen ya los pasos y el recio caminar; son flechas de Castilla que salen a acampar. Ya se ven las banderas ondeando hacia el sol; ya se oyen los tambores sobre el suelo español. Con ánimo guerrero y firmes en su afán, avanzan ya los flechas por la Patria y el Pan.

Llevan en las miradas la fe de un ideal; marchan por la Falange dispuestos a luchar. CARA AL SOL Cara al sol con la camisa nueva, que tú bordaste en rojo ayer, me hallará la muerte si me lleva y no te vuelvo a ver. Formaré junto a mis compañeros, que hacen guardia sobre los luceros, impasible el ademán, y están presentes en nuestro afán. Si te dicen que caí, me fui al puesto que tengo allí. Volverán banderas victoriosas al paso alegre de la paz y traerán prendidas cinco rosas: las flechas de mi haz. Volverá a reír la primavera, que por cielo, tierra y mar se espera. Arriba escuadras a vencer, que en España empieza a amanecer.

Paco Blanco, Barcelona, enero 2014

hhdwdhwjh

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s