LA PEÑA EL PATO Y SU IMPORTANCIA EN LOS PRIMEROS AÑOS DE LA PASIÓN VIVIENTE DE VILLALBILLA DE BURGOS. -Por Carlos Felipe Castrillo Mardones-.

o

         IMAGEN DE ALGUNOS SOCIOS DE LA PEÑA EL PATO

Era la década de los años 60, cuando un grupo de chavales del pueblo, íbamosa casa de Ignacio Gutiérrez Otegui, a jugar a las damas, el ajedrez, las cartas y varios juegos de mesa.

Ignacio era una persona que cuando era jovencito andaba bien, pero porcircunstancias de la vida, poco a poco fue degenerando hasta que no podíaandar y luego iba en silla de ruedas.

Ignacio era alegre, muy inteligente y en algunas ocasiones sacaba su genio  dando un golpe en la mesa cuando se enfadaba, pero siempre demostraba un enorme cariño a Villalbilla.

Un buen día le vino la idea de formar una peña recreativa y cultural, para eso nos propusimos unas metas los que a su casa íbamos, una de ellas era recuperar las fiestas patronales con las dianas, pues llevábamos unos años que en Villalbilla de Burgos no se celebraban, debido a que eran muy deficitarias y los quintos se cansaron de trabajar organizándolas y además, poner bastante dinero de sus bolsillos.

El Ayuntamiento aportaba una pequeña cantidad económica en proporción con lo que costaban los dulzaineros, y la banda de música, para tocar las dianas, las danzas a Nuestra Señora de la Asunción y a san Roque, el baile “vermut” a medio día, el baile de la tarde y la verbena. La anécdota que cubre el nombre de la peña “El Pato” viene de una chica con la que nos carteábamos y en el sobre de estas cartas dibujábamos este pato, y por eso, nos acabamos llamando la peña “El Pato”.

o

La mayoría de los socios éramos chicos y también había alguna chica, casi paralelamente unos años más tarde, nació otra peña mayoritaria de chicas(aunque también tenía algún miembro masculino) que se llamaba “Las Conejas”.

Las dos peñas nos poníamos de acuerdo y hacíamos guateques en el salón parroquial, que nos costó bastante convencer a don Nicasio, (el sacerdote del pueblo), los domingos después del rosario, (pues ere condición imprescindible), íbamos al salón parroquial y allí preparábamos la fiesta, nos lo pasábamos muy bien y, aunque algunas veces se enfadaban las chicas y no iban, ¡ese día para nosotros era más aburrido¡ pero seguíamos yendo.

Poco a poco se fueron sumando más socios, y nos empezamos a reunir en el salón parroquial porque en casa de Ignacio no cabíamos, Los socios de la peña el Pato, nos reuníamos todos los domingos después de misa, se decían las cuentas, se pagaban las cuotas que poníamos de la propina semanal y lo que nos proponíamos a corto y largo plazo.

De vez en cuando hacíamos actividades, como una limpieza por el pueblo, recoger papeles tirados, excursiones hasta la Plantida con Ignacio, etc., En la primer fiesta de Nuestra Señora y san Roque que organizamos, tuvimos algunos problemas, los dulzaineros no llegaban a tocar en la procesión la jota a la Virgen, algunas personas nerviosas se enfadaban con nosotros, por fin llegaron, el motivo fue que también tocaban en Tardajos y el horario de misa eran parecidos y no les daba más tiempo, se calmó todo y la fiesta siguió, el día San Roque, sin dormir prácticamente ninguno, llevábamos chocolate, bizcochos y moscatel para darlo mientras se tocaban las dianas, empezábamos a las siete de la mañana y nos daba el tiempo justo para llegar a bailar la jota a san Roque, este día los dulzaineros llegaron normal, mientras dábamos las dianas, era costumbre dar la propina los vecinos, para ayudar apagar los gastos de la fiesta, también rifamos un cordero y se pedía la voluntad en el baile, que también era costumbre en todos los pueblos de alrededor, estábamos muy preocupados porque no nos llegaba el dinero para pagar a los músicos, por fin salió en la verbena lo suficiente para pagarles las 60.000 pesetas que cobraban, se las pagamos mucho en calderilla que era lo que teníamos, pues no había más, el Ayuntamiento había quedado en colaborar con 17.000 pesetas, pero nos dio 14.000 pesetas por llegar tarde los dulzaineros.

El año 1973, la Peña el Pato, se registró oficialmente en el Registro Civil como Asociación Recreativo y Cultural con unos estatutos y aunque ya existía unos años ates, la fecha oficial de su fundación se considera desde el momento que se registró oficialmente.

Hablamos con el alcalde que por esas fechas era José Velasco Medina, le solicitamos la escuela que llevaba unos años que no funcionaba como tal y se estaba deteriorando mucho, el alcalde nos dijo que no podía de momento dejárnosla porque pertenecía al Ministerio de Cultura y tenían que hacer unas gestiones para que pasasen a pertenecer al ayuntamiento, hizo las gestiones y cuando pudo nos dejó la escuela donde habían dado clase a las chicas del pueblo, tenía muchas goteras, los techos y las paredes estropeadas, trabajamos mucho para acondicionarlas, pues tuvimos que retejar, picar paredes y techos, dar yeso, pintar, etc., todo lo hicimos entre nosotros, cada uno hacía lo que podía, aunque dar el yeso le tocó más a un socio que sabía darlo y una vez de estar bastante decente comenzamos a hacer actividades culturales, como el festival de villancicos, obras de teatro, la fiesta de noche vieja y año nuevo, organizábamos la cabalgata de reyes, tratamos de recuperar el jueves de todos o la merendilla, con sus cánticos, uno de ellos era:

“Este gallo ya no canta, que le duele la garganta

Por comer cebada ajena, de los chicos de la escuela.”

Se arregló la bolera y se puso una valla protectora, en esa época se creó una buena afición a los bolos, de la modalidad burgalesa, participando en campeonatos provinciales con unas clasificaciones muy buenas, la tuta fue otro juego que se recuperó, participábamos en campeonatos provinciales de cros, organizábamos la Pasión Viviente, hacíamos excursiones a la sierra, al nacimiento del Arlanza en Quintanar de la Sierra, a Pineda de la sierra y San Leonardo de Yagüe, a Pancorbo, cuevas de Ojoguareña, a santa Casilda, Fuentebermeja, las lagunas de Neila, etc, se hicieron varias excursiones recorriendo la provincia de Burgos, a Madrid, a Asturias y a otros lugares, nos lo pasábamos muy bien.

Se publicaba la revista “EL ROBLE” en honor al sello del pueblo, el roble que aún existía hasta que un fuego que se originó en San Mamés, estando sin segar los campos, le quemó al que fue símbolo y sello oficial de Villalbilla de Burgos cientos de años.

o

El 19 de marzo (San José), se celebraba el aniversario de la peña, hacíamos una fiesta muy buena, traíamos algún grupo musical y se preparaba un baile en un local cerrado y cobrábamos una pequeña entrada, con el dinero que nos quedaba libre y lo de la fiesta que organizábamos el día de los Corazones en junio, sacábamos suficiente para organizar las fiestas patronales los días 15 y 16 de agosto, y más actividades.

En el local social que nos había dejado el Ayuntamiento, hacíamos muchas actividades, se pusieron mesas y sillas y se jugaba a las cartas, parchís, ajedrez, damas, dominó y otros juegos, también había algún libro para leer, venían muchos vecinos del pueblo, tanto hombres como mujeres, al principio teníamos unas cajas de refrescos, se pusieron unos precios muy asequibles y cada uno se servía el mismo y pagaba lo que estaba puesto, duró un tiempo considerable, luego empezaron a decir que algunos se iban sin pagar, pero lo que sí era cierto que todos los días se hacían las cuentas y no faltaba dinero, por fin se decidió por hacer un bar, en el que se hacían turnos de los socios, eso traía más problemas que lo anterior, pero así funcionó el bar un tiempo.

Se hizo una vestimenta que utilizábamos en las fiestas, que consistía en una blusa a cuadros rojos y blancos (la primera blusa era con unas flores de color(…)), unos pantalones blancos, pañuelo verde, boina negra con dos cintasrojas y dos blancas, playeros blancos.

Hacíamos zurracapote para las fiestas patronales, pues un socio de la peña que estaba estudiando en La Rioja, se encargaba de hacerlo.

Teníamos muy buenas relaciones con otras peñas y participábamos con ellos en sus fiestas patronales, por ejemplo con la peña La Alegría de las Quintanillas, con varios socios de la peña San Juan del Monte, invitados por la peña La Farra, algunos años participamos en la ofrenda de flores en la Catedral y en los desfiles después de los toros en la ciudad de Burgos por San Pedro y San Pablo.

El año pasado 2013, se celebró el 40 aniversario y se hizo una exposición de las actividades que la peña ha realizado, así mismo se rindió un homenaje al fundador Ignacio Gutiérrez.

Los nuevos jóvenes de la Peña el Pato, junto con otras asociaciones del pueblo, siguen animando las fiestas, como ya se está haciendo costumbre hicieron una gran paella en el polideportivo en la que participamos cientos de personas con muy buena armonía, el grupo de danzas anima muchísimo y la asociación de mujeres Villa Blanca, también, después de los disfraces de niños, llevan varios años haciendo chocolate y unas rosquillas buenísimas que se reparten entre todos los asistentes.

Carlos Felipe Castrillo Mardones

o

               JOTA A NUESTRA SEÑORA EL 15 DE AGOSTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s