HÉROES BURGALESES EN LA GUERRA DE CUBA. (IV) EL SOLDADO RUPERTO MARTÍN, HÉROE DE CASCORRO. -Por Francisco Blanco-

e3we3w

En 1945 la ciudad de Burgos tributaba un público homenaje a uno de los héroes de Cascorro, el soldado burgalés Ruperto Martín Sanz, al tiempo que un decreto de la Jefatura del Estado le concedía de forma honorífica el grado de teniente.

Ruperto había nacido en la localidad burgalesa de Barbadillo del Mercado el año 1876 y al cumplir los veinte años se apuntó voluntario para luchar contra los insurgentes cubanos, que amenazaban acabar con nuestras colonias en el Caribe.

Embarcó en el puerto de Santander a bordo del vapor “Montevideo”, junto con otros 5.000 voluntarios. Al llegar a La Habana fue destinado a la provincia de Camagüey, pasando después a Puerto Príncipe, de donde en el mes de mayo, salió con un pequeño destacamento del Regimiento de Infantería María Cristina nº 63, al mando del capitán Neila, hacia la cercana población de Cascorro, donde quedó de guarnición.

El 22 de setiembre de 1896 la pequeña población de Cascorro fue rodeada por una partida de más de tres mil guerrilleros mambises, al mando de los generales insurrectos Máximo Gómez y Calixto García.

Los insurgentes se habían apoderado de un cercano bohío desde donde, durante varios días con sus noches, no dejaron de bombardear la posición que ocupaban los españoles, que empezaron a sufrir numerosas bajas, pero que resistieron a pie firme todas las embestidas que lanzaron los mambises para ocupar su posición, llegando el capitán Neila a rechazar a unos parlamentarios que se acercaron con bandera blanca ofreciéndoles una honrosa rendición.

Finalmente, el 27 de setiembre, con el destacamento español diezmado, agotado por la falta de comida y sin apenas dormir, el capitán Neila pidió voluntarios para una peligrosa misión, que consistía en pegar fuego a aquel cercano bohío desde donde les estaban acribillando. Muchos fueron los voluntarios, entre ellos el burgalés Ruperto, pero, finalmente, el encargado de llevar cabo la hazaña que les iba a salvar fue el madrileño Eloy Gonzalo García (1), quien en la madrugada del 29 al 30, llevando un gran bidón de petróleo, se deslizó hacia la posición enemiga logrando prenderla fuego por varios sitios y obligando a sus ocupantes a abandonarla, consiguiendo regresar con los suyos sano y salvo. Al parecer, el soldado madrileño había pedido que le atasen una cuerda a su pierna para que pudieran recuperar su cuerpo en caso de que resultara abatido por los mambises. El destacamento de Cascorro fue recuperado pocos días después por una columna española al mando del general Adolfo Jiménez Castellanos.

d

La escritora burgalesa Mari Cruz Ebro en sus “Memorias de una burgalesa”, cuenta que en unas charlas que mantuvo con Ruperto Martín unos cuantos años después de ocurridos estos hechos, éste le contaba como había salvado milagrosamente la vida durante el asedio mientras ocupaba su puesto de vigía: «A mí me salvó la Divina Providencia. Una noche estaba yo en el corredor de la casa cuando oí una voz que me decía: ¡Quítate de ahí! Me volví rápidamente y nada. Ni por detrás, ni a uno ni a otro lado había alma viviente. Ocupé de nuevo mi puesto y de nuevo volví a oír: ¡Quítate de ahí! Y así tres veces. Intrigado por aquellas misteriosas voces, abandoné el corredor y entré en la sala contigua. Una bala me pasó rozando y fue a estrellarse justo en el sitio que yo antes había ocupado…».

Los supervivientes de esta heroica acción fueron condecorados con una medalla al Mérito Militar, y el Casino español de Puerto Príncipe les hizo entrega de un Diploma conmemorativo.

También la gesta de Cascorro fue muy pronto dada a conocer y elogiada por la prensa de la Península, donde las noticias sobre el desarrollo de la guerra colonial, en la que tantos soldados españoles se estaban jugando la vida, eran esperadas con ansiedad y zozobra.

El Diario de Burgos también se hizo eco de ella, publicando en sus páginas la Orden General del Ejército de La Habana, que rezaba así: «Una compañía del primer batallón del Regimiento María Cristina que guarnecía el poblado de Cascorro, se ha defendido durante trece días contra fuerzas insurrectas muy superiores, mandadas por los principales cabecillas de Oriente. Ni las 219 granadas que le dispararon ni la debilidad de los muros de sus tres fuertes, ni las repetidas intimidaciones de rendición, ni los cuatro muertos y once heridos que tuvieron, fueron bastante para conseguir que el ánimo de los defensores decayese un instante, seguros como estaban de que serían socorridos, como lo fueron, por las fuerzas del general Castellanos. Tan brillante hecho me complace publicarlo en orden general para conocimiento de su ejército, y en nombre de S.M. la Reina Regente, felicito a los defensores de Cascorro, que serán recompensados cual merecen, porque han sabido con su valor demostrar que no en vano lleva su regimiento el nombre de tan Augusta Señora, poniendo una vez más de relieve las cualidades de este ejército de operaciones que se honra en mandar vuestro general. Valeriano Weyler».

Concluida la guerra, Ruperto Martín regresó a España en el vapor alemán “Fulda”, volviéndose a Burgos, donde reanudó su vida de modesto campesino. Se casó con una joven burgalesa de Quintanilla del Agua, con la que tuvo ocho hijos, de los que tan solo les vivieron tres. Después de trabajar en diferentes faenas, acabó como guarda de campo hasta su jubilación. Murió en el mes de mayo de 1954.

NOTAS

Eloy Gonzalo García falleció de enfermedad el año 1897 en el Hospital Militar de Matanzas, sus restos fueron repatriados a España junto con los del general burgalés D. Fidel Alonso de Santocildes y reposan en el mausoleo del Cementerio de la Almudena de Madrid, levantado en honor de los muertos españoles de Cuba y Filipinas.

El Ayuntamiento de Madrid le dedicó una plaza, que actualmente se llama Plaza de Cascorro, y le levantó una estatua en el Rastro, que fue inaugurada por D. Alfonso XIII.

Paco Blanco, Barcelona setiembre 2014

csdd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s