SASAMÓN Y EL CASTILLO DE OLMEDILLOS. -Por Francisco Blanco-.

s1

Los turmogos fueron uno de los pueblos celtíberos que habitaron el N. de la Península Ibérica durante la Edad del Hierro, hasta que fueron expulsados o dominados y colonizados por los romanos. Los pueblos fronterizos eran los cántabros y astures por el Norte, con los que mantenían muy hostiles relaciones, los autrigones por el Este, hasta la Sierra de la Demanda y los Montes de Oca; los pelendones por el Sur, con la línea que marca la ribera del Arlanza, y los vacceos por el Oeste, hasta la Peña Amaya.

Plinio el Joven los llama Segisamonenses, refiriéndose, seguramente, a que su capital era Segisama, “la más fuerte”, la actual Sasamón, en la que, a principios del siglo I a. C. Octavio Augusto instaló su cuartel general para dirigir sus campañas militares contra cántabros y astures. Durante el dominio romano la ciudad fue dotada con puentes, calzadas, baños y termas públicos, teatro y foro.

Después de  sufrir dos invasiones, primero por parte de los visigodos a principios del siglo V, y tres siglos después, por los musulmanes, a comienzos del siglo VIII, en los que la devastación y el saqueo fue la política más utilizada por los invasores, en los primeros años del Medievo, al mismo tiempo que avanzaba la Reconquista dio comienzo una lenta repoblación de la zona, iniciada precisamente por astures, cántabros y vascones, que eran los pueblos menos romanizados y más autóctonos de la península.

A partir de la destrucción de la Sede episcopal de Oca por los árabes en el siglo VIII, situada en la localidad burgalesa de Villafranca Montes de Oca, habrá obispos en Amaya, Valpuesta, Muñó, Sasamon, Oña y Gamonal, hasta que en el año 1075 el rey Alfonso VI restaura la antigua sede episcopal de Oca, asignándola a la iglesia de Gamonal, que acaba integrándose en la Diócesis de Burgos, que aún no tenía catedral, acto que fue confirmado por el papa Urbano II en el año 1095. También cede su palacio de Burgos al obispo Simón, para que en sus terrenos se empezara a edificar la primera catedral románica, a partir de aquí la sede burgalesa fue adquiriendo cada día mayor importancia, hasta que en el año 1574 el papa Gregorio XIII la convirtió en Arzobispado.

Sesamón se erigió en obispado el año 1059 y su iglesia declarada catedral, siendo confirmado por el rey Sancho II (1) el veintidós de marzo del 1071, figurando como obispo D. Munio ó Muño, que firmaba como el “Segocense”, por ser natural de Segovia. En el 1100 el titular era el obispo Pedro Paramón, un burgalés de Pedrosa del Páramo que fue quien acabó de edificar la primitiva catedral románica sobre la cual, en el siglo XIII, se levantó la monumental Colegiata de Santa María la Real, una de las joyas del gótico burgalés. En el año 1128 el rey Alfonso VII disuelve el obispado de Sasamón, trasladándolo a Burgos, aunque durante algún tiempo sus titulares se llamaban Obispos de Burgos y Sasamón. A pesar de esto, el auge de Sasamón no decae y pocos años después aparecen los poderosos Templarios, que levantan en sus cercanías un monumental Hospital de Peregrinos, al que empezaron a acudir numerosos viajeros procedentes del cercano Camino de Santiago. A partir de aquí puede decirse que comenzó el esplendor de Sasamón, que aumentó cuando, en el año 1200, se empezó a construir la Iglesia-Catedral y muchos peregrinos se desviaban de la cercana Ruta Jacobea para acercarse a venerar la imagen de Santa María. Este esplendor continuó y fue aumentando durante los tres siglos posteriores.

En el año 1068 la condesa Muniadona de Castilla cede al obispo de Sasamón el Monasterio cisterciense de de San Miguel de Mazoferrario: “in Maçoferrario concedo monasterium S. Michaelis”, situado en lo que hoy se conoce como Mazaferreros, a un kilómetro escaso de Sasamón, en el camino que conduce a Villahizán de Treviño, donde parece también existió un pequeño asentamiento romano. Este monasterio románico, del que apenas quedan huellas ni reseña arqueológica alguna, según se puede deducir por sus cimientos parece que era de grandes dimensiones, con triple cabecera y tres naves, empezó a ser desmantelado durante el siglo XV, coincidiendo con el éxodo de los escasos habitantes del poblado, en el que parece que había una ferrería, hasta desaparecer  casi por completo en el siglo XVI. Gran parte de su sillería fue a parar a la Catedral de Santa María la Real de Sasamón. Los franceses que se instalaron en la zona entre 1808 y 1812, arrasaron lo poco que quedaba en pie.

ssssss

Lo único que actualmente queda en pie es una pétrea portada, rodeada de cardos, brezos, espinos y malas hierbas, como una puerta abierta y perdida en el campo, que no conduce a ningún sitio, pero que intenta mantener, a pesar de su ruinoso estado,  un aire entre sagrado y altivo. (2)

En torno a este desaparecido Monasterio se ha generado el misterio de que existe una cripta oculta, que da paso a un pasadizo subterráneo que llega hasta Sasamón y se comunica con su Iglesia-Catedral y con las desaparecidas instalaciones de los Templarios.

El principal monumento de Sasamón sin duda es la Iglesia-Catedral de Santa María la Real, que se empezó a construir a mediados del siglo XIII sobre la iglesia románica que mandara construir Alfonso VII, finalizándose en el XVII. Sus grandes dimensiones la convierten en el tercer mayor templo de Burgos y provincia, tan sólo superada por la Catedral y la Iglesia de la Asunción de Melgar de Fernamental. Lógicamente mantiene algunos elementos románicos, pero su estilo predominante es el gótico. Entre sus principales artífices se encuentran los arquitectos burgaleses Juan de Colonia, su hijo Simón y su nieto Francisco, que finalizó el claustro en el siglo XVI. Su portada principal es, sin duda, una réplica de la del Sarmental de la Catedral de Burgos, en la que igualmente se representa un Cristo en Majestad rodeado por el Tretamorfos.

ssssssssssssss

                                  Colegiata de Santa María la Real

En el lado sur de la Iglesia se encuentra la portada de San Miguel, levantada en el año 1504, al parecer costeada por los vecinos que habían llegado de Mazarreros, agradecidos por la buena acogida que habían recibido de los segisamonenses. En ella aparecen  las estatuas con dosel de San Juan Bautista, San Juan Evangelista, el obispo de Burgos Pascual de Ampudia (3), los Reyes Católicos Isabel y Fernando, destacando sobre todas la de San Miguel. Por esta puerta se accede actualmente al Museo Parroquial.

Es de destacar el esfuerzo y la aportación personal de todos los vecinos del pueblo por conservar, mejorar y engrandecer este monumental templo gótico, que tantas y violentas agresiones ha tenido que soportar, incluso por parte de sus propios habitantes, a lo largo de su ya larga historia, aunque el mayor ensañamiento lo sufrió durante los cuatro años de la ocupación militar francesa. Gracias a su generosa entrega pueden actualmente sus visitantes disfrutar plenamente de esta valiosa joya de la arquitectura gótica burgalesa  y de su valioso contenido.

Otro monumento religioso digno de ser visitado es la Ermita de San Isidro, formada por tres tramos de distintas épocas, con cuatro pilares y bóveda de crucería.  Se empezó a construir a principios del siglo XVI y se fue ampliando posteriormente, hasta que se finalizó en el siglo XVIII. Dentro del primer tramo destaca la extraordinaria Cruz del Humilladero, un gran árbol de piedra de cuatro piezas, en el que se representa la historia de la Salvación y la Redención del Hombre, desde el Pecado Original hasta la Anunciación de la Virgen María. Se trata sin duda de uno los más destacados y ricos cruceros de toda España. Tiene más de seis metros de altura y su estilo se corresponde con la escuela burgalesa de los Colonia.  Una inscripción señala el año 1521 como fecha de su construcción.

ssssssssssssssssssssssssssssssssss

                                              Cruz del Humilladero

La plaza Mayor, de reducidas dimensiones, es del año 1781, aunque fue prácticamente destruida durante la ocupación francesa, en ella destaca el edificio del Ayuntamiento, pero también se pueden admirar algunas antiguas casas blasonadas, como el palacio de los Osorio y Villegas, conocido también como la Casona de Santa Teresa, en la que habitaron ilustres familias de Sasamón, como los Ayala Calderón y los Osorio y Villegas; en su sobria fachada principal destaca el escudo heráldico de las citadas familias.

A finales del año 1808, como consecuencia de la desastrosa derrota que el día 10 de noviembre el ejército realista sufrió ante los franceses en Gamonal, a las puertas de Burgos, Sasamón tuvo que soportar la presencia en su pueblo de una guarnición francesa, que se prolongó nada menos que hasta el 21 de julio de 1812.

Esta larga ocupación, a la que hay que sumar los diferentes asedios sufridos por parte de los “brigantes” ó jefes guerrilleros Salazar, Pinto, Longa y Padilla, que luchaban contra los franceses, llegando a provocar en el pueblo hasta tres incendios. La guarnición francesa, que nunca llegó a superar los 100 soldados, estaba al mando del teniente Lafite. Desde el primer día estableció su cuartel general en la Iglesia-Catedral de Santa María, que gozaba de una privilegiada situación estratégica. El claustro se convirtió en lugar de fusilamiento y también en cementerio; en la sacristía llegó a instalarse un burdel para uso de la tropa. Los vecinos de Sasamón también se dividieron, una buena parte del vecindario, bien de grado ó por fuerza, se decidió a colaborar con los franceses, eran los llamados “afrancesados”, destacando el propio párroco del pueblo D. Miguel López Calvo; también se creó una “Guardia Cívica”, al mando de D. Nicolás Saiz Villegas, que colaboró con la guarnición francesa en el mantenimiento del orden público y en perseguir a los vecinos sospechosos de colaborar con los guerrilleros.

En la primavera de 1812 comenzó el asedio final por parte de los guerrilleros ya citados, que acorralaron a los franceses en la Iglesia, provocando devastadores incendios que destruyeron la mayor parte de las casas del pueblo, también hubo muertos y heridos en los dos bandos, aunque la mayor mortandad se produjo entre los guerrilleros.

El ataque final tuvo lugar el 4 de mayo y estuvo a cargo del brigadier Juan Díaz Porlier, también conocido como “El Marquesito”, al frente de 4000 experimentados granaderos y cazadores, procedentes de los regimientos “Laredo” y “1º Cántabro” que, tras destruir las pocas casas de alrededor que aun se mantenían en pie,  nuevamente acorralaron a los franceses en la Iglesia-Catedral, que fue bombardeada pero resultó inexpugnable (4).

Dos meses tardo aun la guarnición francesa en abandonar Sasamón en dirección a Burgos, cosa que hicieron el día 21 de julio de 1812, les acompañaban los más destacados afrancesados de la localidad, entre ellos el párroco Miguel Calvo, que se llevó consigo un valioso botín, y el jefe de la Guardia Cívica Nicolás Saiz Villegas, los cuales habían sido nombrados por el rey José I Bonaparte Caballeros de la Real Orden de España. El pueblo estaba semiderruido y saqueado pero, al día siguiente, 22 de julio, fue nuevamente invadido, esta vez por las huestes del guerrillero palentino Santos Padilla, que acabaron de rematar la faena, cebándose esta vez en Santa María la Real, destrozando a culatazos retablos, cuadros e imágenes de santos, también destruyeron el órgano, la sillería y se apoderaron de todas las piezas de valor que habían dejado los franceses, procediendo finalmente a incendiar el templo. Todo esto lo hicieron Santos Padilla y sus guerrilleros como venganza contra los vecinos de Sasamón, a los que acusaban de “afrancesados” y de haber colaborado voluntariamente con el enemigo. No satisfecha su sed de venganza y destrucción, Padilla y los suyos se dirigieron a la cercana Olmillos de Sasamón, apoderándose de su castillo, al que también pegaron fuego, no sin antes haber expoliado o destruido cuanto de valor encontraron en su interior, que no era poco.

ssssssss00

El Castillo de Olmillos posiblemente sea la joya más valiosa de la arquitectura militar burgalesa, aunque no fue construido para la guerra, sino como palacio-casa fuerte, residencia de Señorío. La primera piedra se colocó a mediados del XV, hacia el 1446, por iniciativa de D. Pedro de Cartagena (5), regidor de la ciudad de Burgos y sobrino del obispo D. Pablo de Santamaría, un judío converso llamado Salomón Ha-Leví, que antes de su conversión había sido Rabino Mayor de Burgos, fundador de la dinastía de los Cartagena, cuyos miembros tanto impulsaron el desarrollo de las artes, las letras y las ciencias por todo el país, pero especialmente en la capital burgalesa. La Flor de Lis, emblema de los Cartagena, destaca en cada una de las esbeltas torres del castillo. En el siglo XVI, por vía matrimonial la propiedad del casillo pasa de los Cartagena a los Vizcondes de Viloria, que la conservan hasta principios del siglo XIX en que, de nuevo por vía matrimonial, pasa a ser la residencia de los Duques de Gor. Finalmente pasó a poder del conde de Arteche (6) y la familia San José, que hicieron una importante inversión en la magnífica restauración del Castillo. En la actualidad se ha convertido en un importante complejo hotelero, cuya titularidad la ostenta la empresa Turconsa SA.

El poeta sacerdote burgalés D. Bonifacio Zamora Usabel le ha dedicado un bello poema que trascribimos:

“Castillo señorial. Palacio airoso.

Escándalo elegante de la piedra,

que a los mordiscos flébiles del tiempo

aun se resiste en torres y en almenas.

 

Redondos cubos, paredones fuertes,

que a sol y sombra en los pinceles juega.

Murallas descarnadas bajo el ampo

de la nieve, velando incultas quiebras.

 

Luz cenital de día luminoso

después de la nevada.

Cartagena llorará al verlo. Pero así mirado,

Isidro Gil lo trajo a su paleta.”

El pueblo de Sasamón, después de la terrible experiencia de la ocupación francesa y la devastadora actuación de los guerrilleros, sufrió un alto grado de decadencia en todos los ámbitos, de la que ha tardado muchos años en rehacerse. Su reconstrucción y vuelta a la cotidiana y moderna normalidad se debe, en gran medida, al extraordinario esfuerzo realizado por la totalidad de sus vecinos por devolverle una gran parte de su antiguo esplendor, consiguiendo sobradamente que el Sasamón de hoy sea digno de ser visitado, ofreciendo a sus visitantes numerosos atractivos tanto históricos, como monumentales, culturales y gastronómicos. No en vano su conjunto ha sido declarado como Bien de Interés Cultural y en el año 1969 consiguió el primer premio del Concurso Provincial de Embellecimiento.

No se puede dar por finalizada esta visita a Sasamón sin hablar de su estrella gastronónica: EL QUESO. Existe una pequeña pero moderna empresa familiar, llamada “Quesos de Sasamón”, que elabora de forma totalmente tradicional y artesana, una serie de variedades de quesos de leche de oveja, mantecosos ó curados, capaces de deslumbrar los más exigentes y sofisticados paladares. Todos se elaboran a partir de la leche cruda de oveja, pasando después cada uno por un cuidadoso proceso de maduración. Destaca el “Peña Amaya”, de intenso aroma y delicado color amarillo, cuya degustación produce sensaciones difíciles de olvidar. Para los amantes de los quesos fuertes ofrecen el “Don Pepito”, curado en grandes vasijas de barro durante todo un año. Probarlo resulta una experiencia inolvidable. Una vez curados, los quesos se alinean en grandes baldas, dándoles manualmente la vuelta cada ocho días.

Estos sustanciosos quesos han obtenido numerosos galardones, tanto a nivel nacional como fuera de España, pudiendo competir con los mejores y más afamados del mundo.

Se pueden probar y adquirir en la misma fábrica. Tampoco es de desdeñar la rica cuajada. Buen provecho.

s456

NOTAS:

  • Sancho II fue rey de Castilla y León hasta que fue asesinado el 1072 durante el sitio de Zamora por Bellido Dolfos. Le sucedió su hermano Alfonso VI.
  • En 1959 el P. José Pérez Carmona publicó la obra, prologada por Fray Justo Pérez de Urbel, titulada: “Arquitectura y escultura románicas en la provincia de Burgos”, en la que se relacionan números templos románicos de Burgos y provincia en situaciones semejantes al de este de S. Miguel de Mazoferrario.
  • Pascual de Ampudia fue obispo de Burgos entre 1442 y 1512, coincidiendo con el reinado de los Reyes Católicos. Era natural de la localidad palentina de Ampudia.
  • Juan Díaz Porlier era natural de Cartagena de Indias y por su parentesco con el Marqués de la Romana se le conocía como “El Marquesito”. Había participado en la batalla de Trafalgar y en el 1812 había alcanzó el grado de teniente coronel. Formando parte del Ejército de Extremadura, a las órdenes del general Mendizábal, se dirigió a la defensa del norte peninsular, participando en la desastrosa batalla de Gamonal, tras la que los franceses invadieron Burgos. En la guerrilla alcanzó el grado de brigadier y en el 1813 fue ascendido a Mariscal de Campo. Convencido liberal, intentó que se restableciera la Constitución de 1812, derogada por Fernando VII. Fracasado en su intento, fue apresado, procesado por traidor y condenado a morir en la horca. Fue ajusticiado en La Coruña el 3 de octubre de 1815. Tan solo contaba 27 años de edad.

Sobre todo lo que se trata en este modesto ensayo, pueden documentarse con la obra del Historiador burgalés D. Isaac Rilova Pérez, que ha escrito varios libros sobre el tema, entre los que destacan: “Olmillos de Sasamón: Villa, iglesia y fortaleza (1997) y “Sasamón, historia y guía artística” (2005), ésta en colaboración con J. Simón Rey.  

  • Existe otro Pedro de Cartagena, contemporáneo suyo, preclaro poeta cuyas obras todavía se pueden leer en el “Cancionero General”.
  • El primer Conde de Arteche, D. Julio Francisco Domingo de Arteche y Villabaso, era natural de Las Arenas, fue nombrado por Franco el 18 de julio de 1960. También fue distinguido con la Gran Cruz de Isabel la Católica. Fue diputado de las Cortes franquistas y Presidente vitalicio del Banco de Bilbao. Su hermano, D. Antonio de Arteche y Villabaso era el I Marqués de Buniel, nombrado por Alfonso XIII. Fue diputado por Burgos entre 1905 y 1923.

Autor: Paco Blanco, Barcelona setiembre 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s