POR LA CUENCA DEL ARLANZÓN: Pineda de la Sierra y Villasur de Herreros. -Por Francisco Blanco-.

El río Arlanzón nace en el Pico de San Millán, a 2132 metros de altitud, en plena Sierra de la Demanda y después de recorrer 131 kilómetros por tierras burgalesas, se une al Arlanza poco antes de que este desemboque en el Pisuerga, pertenecientes los tres a la cuenca del Duero.

iuy

Pineda de la Sierra

Una de las primeras localidades que atraviesa es Pineda de la Sierra, un pequeño pueblo serrano a 1200 metros de altura, enclavado  en un espléndido valle rodeado de montañas que superan los 2000, conocido como “El Valle del Sol”, que se puede considerar como uno de los parajes más bellos de la Sierra de la Demanda. Fue repoblado entre finales del siglo X y principios del XI, siéndole concedidos fueros por el conde Sancho García, el de “Los Buenos Fueros”; ya en el 1136, el rey Alfonso VII le concedió jurisdicción de realengo. En sus inmediaciones daba comienzo una cañada que llegó a enlazar con la Cañada Real Segoviana, de ricos y abundantes pastos, origen  de su importante cabaña de ovejas merinas, lo que propició su crecimiento, tanto económico como demográfico, llegando a superar los cuatrocientos habitantes en el siglo XIX.  El pueblo está formado por dos barrios separados por el curso del río y unidos por un viejo puente de piedra. En el del lado derecho se erigen algunas casas de piedra rojiza, con blasones en sus fachadas, construidas entre los siglos XVII y XVIII, la mayoría pertenecientes a ricos ganaderos. El resto de las casas también son de piedra de sillería, con pequeñas ventanas y tejados de dos vertientes, para evitar l acumulación de nieve, que suele ser temprana y abundante. En 1975 se montó la estación de esquí “Valle del Sol” a la que acudían buen número de esquiadores y aficionados a la nieve. Actualmente ha dejado de ser operativa, aunque se siguen conservando los remontes. Según noticias del Ayuntamiento, se han reiniciado gestiones oficiales para su reapertura. Desde aquí deseamos que dicha iniciativa se vea coronada por el éxito.

sia

El monumento más importante de Pineda es, sin duda, su iglesia románica de San Esteban Protomártir, una bella muestra de la Escuela de la Sierra. Construida posiblemente en el siglo XII, consta de una sola nave de planta basilical, con muros de piedra rojiza de sillería y cubierta con una bóveda de crucería, levantada en el siglo XVI para sustituir la primitiva de madera, rematada por una torre campanario. Destaca la belleza de su galería porticada, con cinco arquivoltas de medio punto a cada lado del arco de entrada, todas rematadas con capiteles decorados con motivos vegetales, destacando las hojas de palmera y acanto. La Iglesia ha sido declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumentos Históricos en el año 1983. También se pueden visitar las Ermitas del Santo Cristo y de San Pedro.

También hubo en Pineda algunas pequeñas explotaciones mineras, en las que se extraía carbón principalmente, además de minerales de cinc, cobre y plomo, que se agotaron muy rápidamente, pero que propiciaron la construcción de una línea de ferrocarril que facilitó el acceso a diferentes pueblos de la zona.

El atractivo turístico de este pintoresco pueblo se completa con la incorporación al incomparable paisaje que ofrece la Sierra de la Demanda y la cuenca del Arlanzón, de dos recientes embalses, el del Arlanzón, que se empezó a construir en el año 1929, siendo inaugurado en el 1933, y el de Urquiza, este más posterior, pues se inauguró a finales de los años ochenta, comenzando a funcionar en 1989. Ambos se construyeron para optimizar el abastecimiento de agua a Burgos y buena parte de su provincia. El de Urquiza, el más grande, se construyó como consecuencia de la insuficiencia del primero, tiene un dique de 56 m. de altura, una capacidad de 75 hm. cúbicos, ocupa una superficie de 313 hectáreas y más de veinte kilómetros de ribera. Bajo sus aguas permanecen sumergidos los restos de tres pueblos: Villorobe, que era el municipio y Urquiza y Herramiel, las entidades menores. El 12 de abril de 1977 sus vecinos se vieron obligados a abandonar sus hogares y sus posesiones y buscarse acomodo en otros lugares. (1)

Naturalmente el impacto paisajístico ha sido enorme, pero también se puede considera positivo. En las aguas de ambos embalses se puede practicar la navegación a vela, así como los deportes acuáticos, la navegación a vela y la pesca, y en sus riberas se han acondicionado zonas de ocio y de recreo, a las que acuden muchas familias, sobre todo durante los suaves y agradables meses del verano, a disfrutar de una plácida jornada campestre.

frefgefg

Casi colindante a Pineda de la Sierra se encuentra la localidad de Villasur de Herreros, un caserío de estrechas callejas y casas de piedra rojiza de acusado sabor medieval, repoblado en el siglo X por gente procedente de Vasconia, tal como parece indicar su nombre original Villa Assur, el apellido de Herreros se debe a que bajo su románico puente de piedra se instaló una gran forja con yunque y fuelle, en la que, gracias a la calidad de las aguas del río, se templaban numerosos utensilios de hierro, armas incluidas, también disponía de un potro para herrar animales. En el año 1204 el rey Alfonso VIII la concede jurisdicción de abadengo, asignándola al Cabildo de la catedral de Burgos, que será su propietario durante varios siglos, hasta que en el siglo XVIII, con la reestructuración de las provincias, según el Catastro del Marqués de la Ensenada, pasó a formar parte del Alfoz de Burgos. En el siglo XIX se comenzó la explotación de una mina de carbón cuyas galerías llegaban hasta Pineda de la Sierra, lo que supuso un alivio para la economía local, basada en la agricultura y la ganadería. También le ha dado fama una fábrica de escobas de brezo que, a decir de los entendidos, son las mejores de toda la comarca, llegando incluso a venderse en Burgos.

La joya arquitectónica de Villasur, además de la Ermita de San Roque, es la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, construida en el siglo XII, de  estilo románico tardío con elementos góticos, tiene planta basilical y una sola nave, con muros de piedra de sillería y bóvedas de crucería. La portada se encuentra en el lado sur, formada por un sencillo arco de medio punto. El interior está formado por dos tramos separados por un arco fajón sostenido por tres columnas, finalizando en un ábside circular con dos capillas adosadas, sobre una de ellas se levanta la torre campanario. Dentro del recinto de la iglesia se pueden admirar hasta cuatro retablos barrocos de madera policromada, con detalles churriguerescos, realizados durante los años finales del siglo XVII y la segunda mitad del siglo XVIII. En sus hornacinas se pueden ver diferentes imágenes, destacando un Cristo en la Cruz y las tallas de la Virgen del Rosario, San Juan, San Roque y San Miguel Arcángel. El principal autor de la imaginería parece que fue el cántabro Martín de Perujillo, de la escuela Herreriana. En  la cercana Ermita de San Roque, recientemente restaurada, se ha instalada el Museo del Tren Minero, en el que se exponen muestras de la ctividad minera de la comarca relacionadas con la línea férrea Villafría-Monterrubio de la Demananda.

ferfe

dfewqdq

Actualmente, los días 15 y 16 de agosto tienen lugar dos populares y concurridas romerías, la primera a la iglesia de la Asunción, con motivo de la festividad de la Virgen, y la segunda a la Ermita de San Roque. Tanto la imagen de la Virgen como la de San Roque son paseadas en andas por los vecinos, la de la Virgen por las mujeres y la del Santo por los hombres. Las Fiestas Patronales, sin embargo, se celebran el 24 de setiembre en honor de la Virgen de la Merced, patrona del lugar.

Urrez es una pedanía de Villasur de Herreros que también conserva su toponimia vasca, lo que hace suponer que su repoblación fue simultánea a o muy cercana. Se halla situada en el fondo de un valle, rodeada de viejos robles, hayas y cerezos, que además de recrear la vista, invitan a la relajación y el descanso. Es también el punto de partida de numerosas excursiones por la Sierra.

NOTAS 

  • Sobre el tema se puede consultar el libro de Elías Rubio Marcos, “Los pueblos del silencio” (año 2000)

Autor: Paco Blanco, Barcelona noviembre 2016

Anuncios

Una respuesta a “POR LA CUENCA DEL ARLANZÓN: Pineda de la Sierra y Villasur de Herreros. -Por Francisco Blanco-.

  1. Gracias por este envío, mi abuelo paterno nació en Pineda, Pedro Saiz, enfrente de la iglesia.-gracias.-

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s