POR LA CUENCA DEL ARLANZÓN: SAN PEDRO DE CARDEÑA. -Por Francisco Blanco-.

we1e

Los orígenes de la actual Castrillo del Val, localidad ribereña del Arlanzón donde se ubica el Monasterio, corresponden a los primeros años de la repoblación del Condado de Castilla. Uno de sus fundadores fue Munio Romaniz, cuyo apellido tiene raíz vasca, y su mujer Fronilda, que cedieron terrenos al Monasterio en tiempos del abad Gómez.

Resulta también evidente la presencia humana por estas tierras desde la Edad de Piedra, como demuestran los últimos descubrimientos arqueológicos realizados en Castrillo del Val y los pueblos cercanos de Cardeña y Cardeñajimeno, a unos 10 kilómetros de la capital burgalesa. Dicha presencia sea posiblemente debida a la abundancia en la zona del agua y la pesca y también de la caza. Esta evidencia resulta reforzada por la cercanía del yacimiento de Atapuerca.

Sobre los orígenes fundacionales del Monasterio no existen demasiados datos fidedignos y sí muchas teorías más o menos fundamentadas y documentadas. Una de ellas apunta la posibilidad de que fueran los visigodos, que también estuvieron en estas tierras, dejando entre otros recuerdos la Ermita de Santa María de las Viñas.

Pero tal vez la fuente más fidedigna que existe sobre los orígenes de Cardeña sea el “Becerro Gótico de Cardeña”, un Cartulario fechado entre los años 899 y 1085, que contiene 372 documentos, de los cuales tan sólo uno se refiere al siglo X, 161 al siglo XI y el resto no están fechados. Son documentos breves, en los que se consignan donaciones a favor del Monasterio, compras y permutas con otros monasterios y también con particulares, incluyendo también trueques, litigios y pactos jurisdiccionales (1).

Coincidiendo con el “Cronicón de Cardeña” y los “Anales Compostelanos”, el historiador burgalés Fray Francisco de Berganza, que fuera Abad del Monasterio durante los primeros años del siglo XVIII (2), afirma que se fundó, por orden del rey Alfonso III de Asturias, en el año 899, tres años más tarde, en el 902, está documentada una donación de tierras hecha al Monasterio por D. Gonzalo Téllez, conde de Lantarón y de Cerezo, y su esposa Doña Flámula, por lo que se les puede considerar como sus verdaderos fundadores. El Conde contó siempre con la confianza de Alfonso III, el último rey de Asturias, que le nombró conde de Cerezo y Lantarón en el año 897, extendiéndose sus dominios desde la ribera del Nervión hasta la Sierra de la Demanda, también aparece como conde de Castilla entre el 901 y el 904. El Conde falleció sin descendencia en el añ0 915 y, posiblemente poco antes de morir, hizo la cesión al Monasterio de Cardeña de un lugarejo llamado Cotar, situado en el valle del río Vena, un afluente del Arlanzón. Finalmente su viuda Flámula, para honrar la memoria de su difunto esposo, en el año 929 donó al Monasterio la villa de Pedernales, lugar de nacimiento del Conde, que corresponde a la actual Villagonzalo de Pedernales.

r32

Del primitivo templo románico queda en pie la conocida como Torre del Cid ó Torre de Doña Jimena, levantada entre las postrimerías del siglo X y los comienzos del XI. Esta torre defensiva quedó adosada al nuevo templo gótico y para acceder a sus pisos superiores se  construyó una escalera de caracol de gran belleza arquitectónica; en el siglo XV se le incorporó un cuarto cuerpo en el que se instaló el campanario, rematado por cuatro pináculos góticos decorados con gárgolas y un escudo del Monasterio. En la parte baja de la torre, sobre todo en las columnas y los capiteles de sus ventanas, todavía se pueden apreciar algunos elementos de carácter simbólico con motivos animales y vegetales, utilizados en el arte visigótico.

El nombre de la Torre rememora la estancia en ella de Doña Jimena, esposa del Cid, que vivió acompañada de sus dos hijas, María y Cristina, mientras duró el destierro de su esposo D. Rodrigo, expulsado de Castilla por el rey Alfonso VI; desde sus ventanas saeteras, Doña Jimena oteaba diariamente el horizonte con la esperanza de ver regresar al desterrado. Esto ocurría en la segunda mitad del siglo XI, siendo San Sisebuto abad del Monasterio (3), que para entonces ya se había convertido en un importante foco de cultura, con gran poder tanto económico como político, además de jurisdiccionalmente independiente. Los monjes amanuenses de  su famoso “Scriptorium Caradignense” elaboraron numerosos manuscritos, como la “Regla de San Benito”, “Los Diálogos” y “Los Morales”, de S. Gregorio Magno, aunque tal vez los más famosos sean “El Beato de Cardeña”, obra del siglo XI y “La Biblia de Burgos” del siglo XII, verdaderas obras de arte, bella y profusamente decorados, escritos con artísticas letras azul y oro; se elaboraron otros muchos “Códices”, que contribuyeron a difundir la cultura religiosa y literaria durante toda la Edad Media.

Abderramán III, primer Califa omeya del Al-Andalus, fue un verdadero “Señor de la Guerra”, el Califato de Córdoba se convirtió, bajo su impulso, en una de las potencias militares más poderosas y temibles de la época. Sus favoritas y principales víctimas lógicamente fueron los reinos cristianos de la península. De sus incursiones de saqueo, castigo y conquista no se libraron ni los Condados catalanes, ni Aragón, Navarra, La Rioja, Extremadura, Galicia ni, por supuesto, el Condado de Castilla, por cuyas tierras se internó en más de una ocasión, hasta que en el año 939 fue derrotado en la famosa batalla de Simancas por una coalición cristiana encabezada por el rey de León Ramiro II. Esta victoria cristiana abrió paso a un periodo de relativa tranquilidad que permitió afianzar y reforzar las fronteras cristianas al norte del Duero.

Cinco años antes, en el 934, Abderramán había encabezado una dura campaña de castigo que asoló Navarra, La Rioja y Álava, penetrando después en Burgos hasta llegar a Clunia, Huerta del Rey y Osma, en la actual provincia de Soria.

Aunque los datos documentales existentes no son demasiado fiables, parece ser que fue durante el transcurso de esta expedición, en el mes de agosto, cuando Abderramán y sus huestes saquearon y quemaron el Monasterio cisterciense de Cardeña, asesinando despiadadamente a sus 200 monjes, después de haberles martirizado.

drwerq

Los Santos Mártires, cuyos restos fueron enterrados en el claustro del Monasterio, fueron canonizados en el 1603 por Clemente VIII. A partir de su canonización, en torno a los Santos Mártires se va a producir una gran devoción y una enorme demanda de reliquias, al tiempo que comienza a difundirse la fama del Monasterio, que empieza a recibir la visita de numerosos devotos y peregrinos, que llegan a depositar sus exvotos y adquirir sus reliquias. Felipe III de España, también conocido como el Rey Piadoso y su esposa Doña Margarita de Austria, fueron fieles devotos de los Santos Mártires, acudiendo en más de una ocasión a visitar el Monasterio. Precisamente durante su reinado, siendo Abad D. Gaspar de Medina, los 200 monjes fueron canonizados.

Sobre esta trágica y célebre matanza se extendió la leyenda de que, cada aniversario del suceso, las losas del claustro donde fueron enterrados los monjes inmolados aparecían cubiertas de sangre, como prueba de que el dolor causado seguía vivo en la memoria del Monasterio. La sangre dejó de aparecer en el año 1492, coincidiendo con la total expulsión de los moros del territorio español por los Reyes Católicos.

La matanza de los 200 monjes ha sido también objeto de polémica entre diferentes historiadores, especialmente sobre la fecha del suceso y también sobre el número de monjes asesinados. Sánchez Albornoz mantiene la fecha del 934 como la más probable y en cuanto al número, resulta muy plausible pensar que las noticias de la razzia de Abderramán por las tierras vecinas indujera a muchos anacoretas que habitaban por los alrededores a buscar refugio seguro en el recinto monacal (4).

Gracias a los favores y privilegios concedidos por Condes y Reyes, el dominio abacial no dejó de crecer geográficamente, de norte a sur entre las márgenes del Ebro y el Duero y también por las estribaciones de la Cordillera Ibérica, teniendo como eje el curso del río Arlanzón. El territorio sobre el que ejercía jurisdicción Cardeña llegó a estar integrado por 76 villas y lugares.

 Uno de los grandes favorecedores del Monasterio fue García Fernández “El de las Manos Blancas”, hijo de Fernán González y Conde independiente de Castilla, quien en el año 972 marcó los primeros términos jurisdiccionales  del Monasterio, dotándole de fueros y privilegios; a su muerte, ocurrida en el año 995 en Medinaceli mientras era prisionero de Almanzor, sus restos fueron recuperados por su hijo Sancho García y enterrados en el Monasterio. En uno de los manuscritos encontrados figuraba la siguiente leyenda: “…fue preso e lanceado, e al quinto día fue muerto e levaron moros a Córdoba e después traxerónle a este Monasterio…”.

Otro personaje íntimamente ligado con la historia de Cardeña es el Cid Campeador, que partió de allí en el año 1081, camino del destierro, dejando a su mujer Jimena y sus hijas al cuidado de los monjes. El Cid murió en Valencia el año 1099. Tres años después, en mayo del 1102, sus restos, acompañados por Doña Jimena y escoltados por sus huestes, llegaron a Cardeña, donde fueron inhumados de nuevo, depositándose en la capilla de San Sisebuto.

r3r3

En el año 1735 en el lado derecho de la iglesia se construyó una capilla barroca, llamada del Cid,  en cuyo centro se instaló el doble sepulcro del Cid y Doña Jimena, fallecida hacia el año 1116 y enterrada igualmente el Monasterio. Este sepulcro, formado por las estatuas yacentes de los  dos esposos, fue construido en el siglo XVI. Durante la invasión napoleónica su tumba fue profanada y expoliada, trasladándose algunos restos al Paseo del Espolón. En 1840, recogidos en una urna, fueron trasladados a una dependencia de la Casa Consistorial de Burgos, allí permanecieron hasta que, en el 1921, los restos de ambos fueron solemnemente depositados  bajo una gran losa en el crucero central de la catedral de Burgos.

eqwqe

La iglesia actual, de sobria fachada gótica, construida con piedra de sillería procedente de la cercana cantera de Hontoria, se construyó en el siglo XV sobre los restos de la primitiva iglesia románica. Consta de tres naves, adosándose posteriormente una capilla barroca, conocida como la  Capilla del Cid ó Capilla de los Héroes, pues en ella se encuentran 29 nichos con inscripciones de descendientes del Campeador y otros personajes históricos. Popularmente a esta capilla se la conocía como “El Escorial Burgalés”, debido a que entre los parientes del Cid figuran varios monarcas. Su interior resulta igualmente de gran sobriedad, destacando sus cinco ventanales góticos y los cuatro pilares de gran diámetro, de los que arrancan las nervaduras de los arcos, en cuyas dovelas aparecen escudos policromados.

Al fondo de una gran explanada, por cuyo lado derecho se deslizan las aguas del Arlanzón, se divisa la monumental fachada de entrada al Monasterio, con un gran portalón en el centro, sobre el que destaca la estatua barroca en piedra policromada del Cid “matamoros”, flanqueada por los escudos del Monasterio y Castilla y León.

efw

En el lado izquierdo de esta explanada se puede contemplar un monumento funerario levantado en homenaje a “Babieca”, famoso caballo del Cid que, según el “Cantar del mío Cid”, transportó el cadáver de su amo desde Valencia a Cardeña, donde murió un año después sin que nadie volviera a montarlo, siendo enterrado muy cerca de donde descansaban los restos de su amo. Unas excavaciones realizadas en el año 1949 no hallaron ningún tipo de restos.

fef

La vida monacal de Cardeña se vio interrumpida en 1836, como consecuencia de las leyes de exclaustración y desamortización dictadas por Mendizábal, quedando abandonado y dedicado a un sinfín de actividades que le causaron una importante degradación arquitectónica, a pesar de que hubo, en 1862, 1880 y 1901 algunos intentos de recuperarlo para el culto por parte de los benedictinos y los escolapios que no tuvieron resultado. En el 1905 se establecieron un grupo de capuchinos franceses que lo abandonaron en el 1921. En 1931 la República lo declaró Bien de Interés Cultural, incluyéndole en el Tesoro Artístico Nacional y en el 1933 llega un grupo de monjes cistercienses procedentes del cercano Monasterio palentino de San Isidro de Dueñas, aunque la actividad religiosa de la nueva comunidad se vio interrumpida en 1936, como consecuencia del estallido de la Guerra Civil. Hasta 1940 fue utilizado como campo de concentración de los prisioneros del ejército franquista.

Finalmente, en abril de 1942 regresaron los monjes palentinos del Monasterio de San Isidro de Dueñas, recuperando la categoría de priorato dependiente de la Abadía de Nuestra Señora de los Mártires y reanudando la vida monacal bajo la Regla de S. Benito de Nursia, dentro de la “Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia”. Unos años más tarde, en 1945 la comunidad cisterciense vuelve a ser Abadía y a tener un nuevo Abad en la persona de D. Jesús Álvarez Álvarez.

La vida de los monjes volvió a recuperar su tradicional tranquilidad, cumpliendo con su lema de “Ora et Labora”, dedicados a la oración, la explotación agrícola de sus ricas huertas y la elaboración en su antiquísima bodega de un excelente vino tinto de crianza, llamado “Valdevegón” , además del “Tizona”, famoso licor elaborado mediante la lenta maceración de hierbas autóctonas. Cuentan también con una sobria y tranquila Hospedería que dispone de 24 habitaciones, donde los viajeros amantes de la paz y la soledad podrán encontrar descanso para el cuerpo y relajación para el espíritu.

En enero de 1967 los 32 monjes del Monasterio, con su abad a la cabeza, tuvieron que luchar denodadamente contra un devastador incendio que se declaró en la techumbre, destruyéndola parcialmente, para ayudar a sofocarlo contaron con la ayuda de los bomberos de Burgos del Monasterio y de cinco camiones con soldados del Regimiento de Infantería San Marcial, que consiguieron extinguirlo por completo. Actualmente dicha techumbre está totalmente restaurada.

436t34

NOTAS 

  • Véase la obra del P. Luciano Serrano “Fuentes para la Historia de Castilla” Tomo III (Valladolid 1910)
  • Fray Francisco de Berganza (1663-1738) era natural de Santibañez-Zarzaguda y escribió “Crónica del Real Monasterio de Cardeña”. Fue Abad del Monasterio durante doce años.
  • En el Poema del “Mío Cid” San Sisebuto, muerto en el 1086, aparece como el abad Sancho.
  • Sobre el tema se puede consultar a Claudio Sánchez Albornoz “Despoblación y repoblación del valle del Duero” y al burgalés Ismael García Rámila “Los Mártires de Cardeña”.

Autor: Paco Blanco, Barcelona, noviembre 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s