POR EL VALLE DE VALDIVIELSO : QUINTANA DE VALDIVIELSO, EL ALMIÑÉ Y TOBA. -Por Francisco Blanco-.

El Ebro, al penetrar en el valle del Valdivielso abre la impresionante garganta de los Horcinos, que ofrece un extraordinario paisaje natural, en una zona que pertenece a la red ecológica europea, conocida como “Natura 2000”, refugio y hábitat natural de numerosas especies; su cielo, generalmente límpido y azul, lo surcan, entre otras, las águilas perdiceras, las águilas reales, los alimoches y los buitres leonados. También abundan centenarios encinares y robledales y la clásica vegetación de ribera, todo enmarcado por unas caprichosas formaciones rocosas, en las que no faltan las cuevas, los eremitorios y las ermitas rupestres medievales, que todavía conservan restos humanos y algunos utensilios y objetos de cerámica. Los pueblos del valle tienen fácil acceso, están conectados entre sí, por lo que se pueden visitar con bastante facilidad y disfrutar de su paisaje, de su arquitectura popular y de su importante patrimonio cultural y artístico, destacando especialmente unas cuantas joyas del arte románico castellano. Para abandonar este singular valle hay que atravesar el no menos pintoresco desfiladero de la Horadada. El valle limita al norte con la sierra de Tesla, al oeste con la sierra de Tudanca, mientras que al sur se encuentran las estribaciones del páramo de Masa. Los amantes del senderismo encontrarán en este atractivo valle unas rutas verdaderamente insuperables.

53

La conocida como Merindad de Valdivielso está integrada por las siguientes 14 entidades locales: El Almiñé, Arroyo, Condado, Hoz de Valdivielso, Panizares, Población, Puente Arenas, Quecedo, Quintana de Valdivielso, Santa Olalla, Tartalés de los Montes, Toba de Valdivielso, Valdenoceda y Valhermosa, agrupadas todas en el Municipio de Merindad de Valdivielso, perteneciente al Partido judicial de Villarcayo. Fue repoblada en siglo IX por el conde Rodrigo, aunque pronto le siguieron un numeroso grupo de monjes, muchos de ellos eremitas, que se dispersaron por las numerosas cuevas de la zona, mientras que otros levantaron iglesias, creándose a su alrededor pequeños núcleos humanos formados por campesinos, que pronto pasaron a formar parte del incipiente Condado de Castilla. En el siglo XIII entra a depender de la jurisdicción del poderoso Monasterio de Oña, y sus regidores comienzan a celebrar sus reuniones en Quecedo, nombrada capital del Valle, bajo la sombra de una vieja encina que presidía las juntas bajo su escudo consistorial. En el siglo XIV el valle prácticamente se despobló  al ser asolado y diezmado a causa de una dura epidemia de peste que afectó al norte de la península. No se volvió a repoblar hasta los siglos XVI y XVII, en los que llegaron nuevas gentes que edificaron sus palacios y torres residenciales, en señal del poderío de sus dueños, que ahora podemos admirar dispersos por todo el valle (1). Hay que destacar especialmente el poderío que alcanzó en el valle la importante Casa de Velasco, que contaba además con el apoyo real, en especial por parte de Juan I de Castilla.

En la entrada del valle, sobre una pequeña loma, se encuentra el bonito pueblo de Quintana de Valdivielso, desde donde se domina una completa e impresionante panorámica del valle. En su entramado urbano, levantado en torno a su calle principal, se alternan las típicas viviendas montañesas de la zona, con otras luciendo escudos y blasones sobre sus fachadas de sillería. Entre estas últimas destacan la renacentista Torre-palacio de San Martín, mandada construir en siglo XVII por el Inquisidor del Santo Oficio en Logroño D. Juan Antonio Díaz Trechuelo y García de la Yedra, natural del municipio. Es de planta rectangular con tres cuerpos y en su fachada destacan hasta cinco escudos nobiliarios, el de los Inquisidores Díaz Trechuelo y Díaz de Rosas, el de la familia cántabra de los Zorrilla San Martín y otros dos del siglo XVIII, pertenecientes a familiares. Su nombre, no obstante, no es atribuible a la familia de los Zorrilla San Martín, sino por estar situada en el barrio de San Martín. Actualmente, después de una cuidadosa y costosa restauración, se ha convertido en una casa rural que dispone de varios y confortables apartamentos para alquilar, en los que poder pasar unos agradables días de turismo y descanso.

53

También cabe señalar el Colegio de Huérfanos, construido en el siglo XIX, fundado y financiado por Doña Mª Carmen Andino y la familia de los Huidobro; la Casa Grande, también del siglo XIX, es una casona montañesa perteneciente a los Huidobro, y al final del pueblo se encuentra la Torre de la Loja, del siglo XV, con cuatro alturas, rematadas por una cornisa sobre la que luce un atractivo conjunto almenado, con cubos en las esquinas.

53

También entre finales del XVI y principios del XVII se levantó la iglesia parroquial de San Millán Abad, se trata de un templo neoclásico de una sola nave con ábside y bóveda de crucería, dispone de cuatro pequeñas capillas, dos laterales y otras dos en el presbiterio, una de ellas  tiene un interesante retablo barroco.

eqewo

El Almiñé es otro pequeño y pintoresco pueblo del Valle de Valdivielso, muy cercano a Quintana, al que también se puede llegar  por una antigua calzada romana, construida hace unos dos mil años, que atraviesa el sinuoso Puerto de las Mazorras y acaba en el Páramo de Masa, esta ruta fue utilizada en la Edad Media para transportar el pescado de Cantabria a la llanura castellana y se la conocía como la Ruta del Pescado.

Su trazado urbano lo preside la calle principal, flanqueada por viejas casonas luciendo en sus fachadas escudos blasonados, aunque el edificio más destacado es su monumental iglesia parroquial de San Nicolás de Bari, una de las joyas románicas que atesora este singular valle y una extraordinaria muestra de la riqueza y esplendor que alcanzó el Arte Románico burgalés.

Su construcción se inició en el siglo XII, por lo que su origen es completamente románico, pero hasta su finalización, en el siglo XIV, se le fueron incorporando nuevos elementos que corresponden principalmente al gótico y al barroco. A partir de la acertada restauración de que fue objeto en el año 1996 se puede apreciar el imponente aspecto que hoy ofrece a sus visitantes.

De su primitiva estructura románica se conserva la nave y su espectacular torre campanario, muy similar a la de la cercana iglesia de San Pedro de Tejada. En el siglo XV se le fueron añadiendo el husillo de acceso a la torre y una capilla funeraria de estilo gótico, que mandó levantar la familia de origen judío Ruiz Beñe y Sarabia de Rueda, muy poderosa en toda la zona, quienes también construyeron la Torre de la Loja en la cercana Quintana y cuyos restos descansan en ella. Posteriormente, ya en la Edad Moderna, se le incorporó la actual portada plateresca de su fachada sur. También el primitivo ábside semicircular fue sustituido por una cabecera cuadrangular de estilo gótico.

eqewo

El interior es de una sola nave con dos tramos y un falso crucero con arco de medio punto que descansa sobre columnas con capiteles decorados con motivos vegetales, sobre los muros norte y sur también están adosados arcos ciegos de medio punto, descansando sobre pilastras. Esta magnífica iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural en marzo de 1983.

Desde El Almiñé, subiendo a pie por la bien conservada calzada romana, a más de 900 metros de altitud, sobre un verde prado desde el que se domina una amplia y bella perspectiva del valle,  nos encontraremos con la ermita de Nuestra Señora de la Hoz, también llamada de Santa Isabel, un amplio conjunto de edificios que se fueron construyendo anexos a la ermita, que habitualmente permanece cerrada, aunque por el mes de julio se celebra la popular romería de la Virgen de la Hoz, a la que acuden, además de los vecinos del valle, numerosos forasteros. Cerca de la ermita todavía existe un aljibe romano subterráneo, de unos 2000 años de antigüedad, que aún está en uso. Si el visitante viene en coche desde el Puerto de las Mazorras, puede llegar hasta la Ermita por una pista de tierra apisonada en muy buen estado de conservación. También existe un refugio de caminantes, para los aficionados al senderismo que quieran establecer la Ermita como centro de las numerosas y atractivas rutas que recorren este singular y fascinante Valle de Valdivielso.

eqewo

No muy lejos, después de dejar atrás la ermita, sobre una atalaya rocosa casi inaccesible y rodeada de espesa arboleda, se divisan los restos del castillo de Toba de Valdivielso, construido en el siglo XIV por el conde de Santa Gadea, que al parecer formaba parte de una línea defensiva contra la penetración musulmana, todavía se pueden ver restos de sus muros aferrados a las rocas. Para aquellos que se atrevan a encaramarse a los peñascos que lo rodean, el panorama del valle que aparece a sus pies es realmente impresionante.

El pequeño pueblo de Toba, prácticamente deshabitado, debe su nombre a la abundancia de roca porosa caliza que se utilizó en la construcción del castillo y también de algunas casonas blasonadas que aún permanecen en buen estado. Su iglesia parroquial es de origen románico, pero fue completamente reconstruida en el siglo XVIII.

“El castillo de Toba se está cayendo

Una pulga y un piojo lo están teniendo

Si la pulga se muere, el piojo vive

El castillo de Toba siempre está firme” (2)

 

Entre Toba y El Almiñé se encuentra Santa Olalla, otro diminuto pueblo de apenas veinte vecinos, que en su origen fue un monasterio dependiente de San Salvador de Oña, su iglesia parroquial de San Isidoro es del siglo XVI, aunque en el XVII se le incorporó una portada barroca y una torre-campanario con espadaña; de su interior destaca un espléndido retablo barroco con tallas de bella factura.

Al otro lado del Ebro, que se puede cruzar por uno de los cuatro puentes que unen las dos riberas, al cobijo de la Sierra de la Tesla, esperan al viajero otros sitios tan atractivos como Quecedo, la capital del valle, Puente Arenas, San Pedro de Tejada, Hoz, Arroyo y otros lugares de gran atractivo turístico, que completarán la visita a este singular Valle de Valdivielso.

eeq2e

NOTAS

  • Sobre la Historia y la Arquitectura del Valle se puede consultar la obra del P. Luciano Serrano “Apuntes descriptivos históricos y arqueológicos de la Merindad de Valdivielso”.
  • La poesía pertenece al escritor burgalés Inocencio Cadiñanos, autor entre otras obras de “Arquitectura fortificada de la provincia de Burgos”.

Autor Paco Blanco, Barcelona, marzo 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s