UNAS OBRAS DESCONOCIDAS DE DIEGO DE SILOÉ. -Por Melchor Peñaranda Redondo-

En la espectacular capilla del Condestable, los visitantes quedan sorprendidos por su belleza arquitectónica, por su espléndida cúpula calada y  decorada con claves esculpidas, por sus paredes cargadas de una exuberante decoración pétrea, por sus tres bellísimos retablos y por la opulencia de la tumba de jaspe con yacentes de mármol de los condestables y un poco sorprendidos por el enorme bloque de jaspe situado a su lado. Sin duda no dejan de fijarse en sus vidrieras y sorprenderse por el estado fragmentario de algunas o la falta de pinturas en otras. De todo ello les va dando magnífica información la audioguía.

Sin embargo son pocos los que prestan alguna atención a dos magníficos muebles tallados en madera y situados en la pared derecha según se entra. Hasta para muchos críticos de arte, que sin duda la han visitado,  han pasado desapercibidos o no les han prestado la atención que por su belleza se merecen.

kflkalskflaskflañskf

 El más grande y alto es una especie de armario y tanto sus costados como su frente están decorados con dos niveles de recuadros que cobijan unas tallas de curiosa iconografía y asombrosa calidad. En cada costado hay cuatro recuadros, aunque el más próximo a la entrada solo tiene tallados los dos superiores y se ha completado su parte inferior con otros lisos. El frente presenta un  lateral fijo en cada extremo, con 2 recuadros superpuestos y entre ellos dos anchas puertas, cada una de las cuales lleva 4 recuadros tallados. Los temas de los recuadros parecen una mezcla de temas cristianos y otros de tipo romano. Estos últimos corresponden a 6 medallones con borde vegetal de hojas y frutos y bustos de varones en su interior, dispuestos en la zona frontal,  a los 6 recuadros conservados en los costados y un putti en uno de los recuadros frontales, que probablemente no ocupa su posición original, que debió ser un costado. Los recuadros con medallones están dispuestos en zig-zag. De manera similar los recuadros con temas cristianos están también en zig-zag. El eje de simetría del frente lo divide en dos mitades formada cada una por un lateral fijo con dos recuadros y una puerta con 4. La mitad a la izquierda del observador presenta escenas religiosas dispuestas en los vértices de un triángulo con la base arriba y medallones formando otro triángulo con su base abajo. En la mitad situada a su derecha se invierte la posición relativa de los triángulos con escenas religiosas y medallones. El formado por los medallones tiene su base arriba y el de las escenas religiosas la tiene abajo.

5432543wq5r4

5432543wq5r4

5432543wq5r4

Los recuadros conservados de ambos costados presentan cada uno una figura de pie y a primera vista todos parecen representar hombres desnudos y mujeres vestidas participando en dos etapas distintas de un culto dionisiaco. Y además parece que estuvieron dispuestos de forma simétrica en ambos costados, aunque faltan los dos inferiores de uno de ellos. En la parte superior de cada costado alternan varones  desnudos de cuerpo atlético, vistos de espaldas y sujetando un manto de múltiples pliegues curvados y unas ménades bailando frenéticamente, casi en estado de trance, pero  vestidas y jugando con sus vestiduras. En la parte inferior del costado completo hay otros dos recuadros con mujeres de largo vestido, que parecen estar haciendo una ofrenda en un altar pagano. Podrían representar la fase inicial de la fiesta, con ofrendas a Baco- Dionisos o a Eros. Pero a pesar de su vestimenta clásica yo creo que representan a dos mujeres virtuosas, en contraste con las bacantes paganas; una señala un libro abierto sobre el altar y la otra sujeta sobre el altar un cráneo con ambas manos. Tal vez representen a dos sibilas o sacerdotisas adivinadoras o a la Sabiduría y la Prudencia. Es incluso posible  que se trate de dos mujeres cristianas aludiendo a la enseñanza de la religión y a la meditación sobre la muerte inevitable. Las cuatro figuras del costado izquierdo están dispuestas tras una especie de cortina, suspendida sobre dos soportes en forma de flor en sus extremos superiores. En las figuras de arriba están totalmente desplegados y las figuras parecen jugar con ellos. En las de la parte inferior la zona  superior de la cortina está recogida, aunque uno de sus extremos aparece desplegado hasta media altura y agitado por el viento. En el costado opuesto no existen esas cortinas detrás del desnudo y la mujer parece extender y sujetar con sus manos una cartela de cuero con rebordes enrollados en las esquinas y a media altura.  Como las del otro costado representan un varón desnudo y una bacante danzando. Es probable que una de las figuras de debajo fuera el niño desnudo colocado fuera de lugar en la zona frontal, posible representación de Eros o de Hércules niño y que el otro recuadro representara otra figura infantil de Hércules niño o Cupido.  O de Eros, si la conservada representa, como parece por su marcada musculatura, a Hércules niño.

Los seis bustos enmarcados por medallones vegetales de hojas de laurel y frutos piriformes, representan a varones, jóvenes o adultos, pero todos sin barba. No creo que haya tratado de representar a emperadores o personajes concretos, sino más bien a representantes destacados de las distintas ramas del saber o de las virtudes romanas; pero  sin duda ha buscado variedad en sus rostros, peinados y   tocados: cintas,  diademas o coronas vegetales. Sin embargo todos comparten una nariz larga y rectilínea, muy romana. Es probable que fueran escogidos por el condestable, como los que hizo Bigarny  en el remate de la sillería.

Las escenas religiosas, quedan interrumpidas por el relieve de un niño desnudo en la tercera posición, que tal vez estuvo en la parte inferior de un costado. Son de izquierda a derecha del observador las siguientes:

effefeffefeffef

Imposición de la casulla a San Ildefonso, reducido a la presencia del obispo y la Virgen acompañada de un ángel que le ayuda a sujetar la casulla. Sin duda Bigarny la tuvo en cuenta para su relieve de la catedral de Toledo.

San Jerónimo penitente, orando desnudo ante un crucifijo y con una piedra en la mano derecha para golpearse el pecho. Se encuentra en un paisaje rocoso en que destaca su cabaña  y en una cueva tumbado el león que le suele acompañar. Es muy similar al que hizo para el retablo de San Pedro.

El citado niño desnudo, que aparece sujetando con ambas manos los extremos de un amplio manto que forma una especie de cúpula a su espalda. Tal vez sea una representación del dios Eros, jugando con un paño con  el que el viento forma una especie de globo a su espalda. Creo   que  este recuadro iba en la parte inferior del costado incompleto y que en esta posición había otra escena religiosa, tal vez otro santo o más probablemente la escena de la Resurrección o del Nacimiento, formando pareja temática sobre el tema de la Redención  con la escena siguiente y de alguna manera con las otras dos relativas al Pecado Original y sus consecuencias

5432543wq5r4

María depositando el cadáver de Cristo sobre su mortaja en la losa del sepulcro y con la espalda apoyada en una roca. Llama la atención la presencia de una especie de dragón que parece salir huyendo, que nunca aparece en representaciones de este tema.

Expulsión de Adán y Eva del Paraíso por un ángel blandiendo una espada. Adán representado sin barba muestra una posición muy forzada, caminando y al tiempo girándose suplicando al ángel con las manos juntas a la altura del pecho. En cambio Eva aparece estática, en vista frontal y presenta un cuerpo robusto.

Adán y Eva sujetando juntos la manzana sobre el extremo superior  de un tronco seco y retorcido de escasa altura, muy alejado de las típicas representaciones del Árbol  del Paraíso. Curiosamente Adán aparece con cabello largo y revuelto y una larga barba bifurcada. Y visto de perfil.  Eva por el contrario aparece vista frontalmente pero con un claro movimiento de contraposto.

5432543wq5r4

Los medallones intercalados con las escenas religiosas del frente del mueble alto, enlazan temáticamente con los dos que presiden el mueble bajo, que le debió servir de base.

Llama la atención la complicada corona circular de ramas, con hojas que parecen de olivo y multitud de frutos idénticos que parecen los del majuelo. Sin duda su ejecución debió exigir mucho tiempo y paciencia y resultar un trabajo sumamente monótono, aunque produce una sensación de exuberante riqueza. También resultan difíciles de explicar las cabezas aladas que aparecen en las cuatro enjutas, ya que si las interpretamos como cabezas de angelitos, no parecen adecuadas para retratos que no parecen de santos, sino de personajes romanos o en todo caso laicos. También aparecen dos cabezas aladas en la parte superior del recuadro del putti. Por el contrario no aparecen en ninguno de los recuadros con temas religiosos.

Tal vez haya de interpretarlos no como ángeles cristianos, sino como un simple motivo decorativo. Además ya en el arte mesopotámico, iranio o griego aparecen pequeños genios alados, mucho antes de su incorporación como ángeles al naciente arte cristiano.

Ninguno de los bustos parecen personificaciones de emperadores o generales heroicos, sino más bien representaciones idealizadas de filósofos o sabios destacados. Parecen imágenes totalmente idealizadas, desprovistas de cualquier símbolo que permita especular con su posible identificación.

 El otro mueble es mucho más bajo y solo se conserva decorado su frente. Se apoya sobre una especie  garras cerca de ambos extremos. Probablemente sirviera de basa del otro mueble. Contiene dos grupos casi simétricos, formados por un medallón de marco liso con dos pequeños brotes florales en su parte superior, con un busto varonil flanqueado por bichas de gran inventiva. Las dos bichas que flanquean cada medallón son idénticas entre sí, pero distintas de las que flanquean el otro medallón. El medallón de la izquierda muestra a un joven de larga melena, ceñida por una corona de ramas, con hojas y frutos piriformes. Está flanqueada por bichas con cabeza de macho cabrío, con diminutas alas de hojas de acanto y larga cola enrollada y terminada en una hoja de borde hendido. El personaje del otro medallón mira hacia el lado opuesto, es un joven de pelo corto y ondulado, ceñido por una estrecha cinta de tela o cuero. Está flanqueado por bichas con cabeza, pecho y patas delanteras de caballo, su vientre lo forma una hoja de acanto y otras similares forman las crines y su espalda y se prolongan formando una larga cola enrollada en espiral y rematada con una hoja hendida.

5432543wq5r4

Esas escenas  y adornos típicas de la Roma clásica sólo pudieron ser realizadas por alguien que había visitado, admirado y dibujado las ruinas romanas, lo que descarta cualquier posibilidad de atribuirlas a Felipe Bigarny, a pesar de ser el coautor de los retablos y el autor en solitario del sepulcro y de la sillería. Sólo son comparables a los motivos mitológicos y seres fantásticos realizados por el propio Siloé y Bartolomé Ordóñez en Napoléso en España y  mucho más tarde por Berruguete en el trascoro de la catedral de Toledo, sin duda recordando su ya lejana formación en la Italia renacentista, enamorada de las decoraciones de las ruinas romanas. Es cierto que no tenemos escenas similares de temas romanos, ni desnudos masculinos o femeninos atribuidos a Diego de Siloé, salvo la representación de Adán y Eva desnudos en las enjutas del arco funerario del obispo don Rodrigo de Mercado en Oñate, pero su autoría no ofrece la menor duda en las bichas del mueble bajo, que lleva medallones similares a los del mueble alto. Bichas muy parecidas y cabalgadas por dos jóvenes desnudos y musculosos, vistos de perfil y casi de espalas y muy parecidos a los del mueble grande aparecen junto a los arcos de la Escalera Dorada. Medallones con personajes clásicos o laicos aparecen en la sillería de San Jerónimo de Granada y en el sepulcro del obispo Rodrigo de Mercado en Oñate, obras seguras de Siloé. Pero además otros seis con representaciones tal vez de apóstoles o santos, pero sin nimbo y de aspecto romano aparecen en el remate del retablo de  de San Pedro de la propia capilla del Condestable, aunque en ellos pudo participar también Felipe Bigarny. Tampoco hay la menor duda de que los relieves de San Jerónimo y de la Virgen con el cadáver de su hijo  son de Diego de Siloé.

 No es creíble que se trate de una obra de colaboración con Bigarny y que se deban a éste las tallas con desnudos y bacantes y los medallones. Creo que ambos muebles fueron tallados personalmente por Diego de Siloé y que disfrutó al tallarlos, ya que le permitió en buena parte dar rienda suelta a su imaginación y sus recuerdos de Italia y representar desnudos masculinos y femeninos, o bacantes bailando frenéticamente o volando sus mantos, o representar personajes romanos con las más variadas expresiones y tocados. Esa libertad no podía permitírsela en sus habituales encargos religiosos. Y sin embargo  llenó de infinitos motivos decorativos todos los espacios que se prestaban a ellos, creando un repertorio que tuvo amplio seguimiento entre los entalladores y escultores del segundo cuarto del siglo XVI. Es sin duda el principal inventor de todo tipo de motivos decorativos del renacimiento español. Hay que fechar ambos muebles  en los años 1523-1526 en  que trabajó en sociedad con Bigarny en la capilla del Condestable, aunque insisto en que son obra exclusivamente suya. Aunque tampoco se puede descartar que fueran encargados por el Condestable después de la rotura de relaciones laborales con Bigarny y haya que datarlos entre 1526 y 1528, lo que explicaría que en ellos no se aprecie la intervención de Bigarny. Sin duda el condestable sintió mucho la separación de ambos escultores y la marcha de Siloé a Granada. A pesar de su aparente simpatía por Bigarny es muy probable que hubiera seguido haciendo encargos a Siloé, incluso  tal vez el sepulcro de los fundadores, que no hubiera resultado tan insípido, reducido a las puras estatuas yacentes.

Una respuesta a “UNAS OBRAS DESCONOCIDAS DE DIEGO DE SILOÉ. -Por Melchor Peñaranda Redondo-

  1. Es cojonudo dicho articulo. Den más publicidad a estos articulos tan inéditos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s