Archivo de la categoría: Pueblos

POR EL VALLE DE TOBALINA:CILLAPERLATA, EL CASTILLO DE TEDEJA Y TRESPADERNE. -Por Francisco Blanco-

Después de traspasar el desfiladero de la Horadada para abandonar el valle de Valdivielso  y antes de penetrar en el valle de Tobalina, se encuentra el pequeño pueblo de Cillaperlata, escondido entre bosques y montañas y encaramado a un peñasco, está situado al pie de la Sierra de la Llana, en el margen derecho del Ebro, que hace un recodo donde se forma un pequeño embalse. En la actualidad está  habitado por una treintena de personas y pertenece al partido judicial de Villarcayo, dentro de la Merindad de Villarcayo, aunque anteriormente había formado parte de la Merindad de Cuesta Urría; a unos cinco kilómetros se encuentra la localidad burgalesa de Trespaderne. Este pintoresco pueblo, como veremos a continuación, está cargado de historia y también de misterio.

CLL

Todo parece indicar que los orígenes de Cillaperlata están directamente relacionados con el desaparecido Monasterio visigodo de San Juan de la Hoz, uno de los primeros y más importantes monasterios del norte de la península, fundado por el abad Alejandro Quellino; de dicho Monasterio existen datos documentados desde el año 790. Este Monasterio, que fue femenino hasta el siglo XI, se convirtió en uno de los principales orígenes de la repoblación del Condado de Castilla y también ejerció jurisdicción de abadengo sobre Cillaperlata, lo que lleva a la conclusión de que el pueblo es más antiguo que el Monasterio. En el año 1011 el Conde de Castilla Sancho García el de los Buenos Fueros, nieto de Fernán González, y su mujer Urraca, fundan en Oña el Monasterio de San Salvador, para mayor gloria de su hija Trigidia, que se convirtió en su primera Abadesa, trasladándose desde el Monasterio de San Juan de la Hoz, donde era  monja profesa, acompañada de toda la comunidad. El pueblo de Cillaperlata fue una de las donaciones que hizo el Conde al nuevo Monasterio: Cella perllata, cum integritate” Ambos monasterios pasaron, al poco tiempo, a ser masculinos.

Su mismo nombre de Cillaperlata ha dado lugar a más de una conjetura; la palabra Cilla indica habitación o espacio reducido, mientras que la palabra prealatus indica lo contrario, espacio extenso y vasto, lo que hace pensar, al ir unidas, en un sitio grande, en el que existen muchas cuevas pequeñas, de hecho, en la pared del acantilado sobre el que se levanta el pueblo se abren dos cuevas: la Cueva Pequeña y la Cueva Grande. También por toda esta zona, y otras cercanas, es frecuente este tipo de toponimia. Para otros, sin embargo, la palabra está relacionada con la celda del prelado, en alusión a los numerosos eremitas que vinieron a refugiarse en las también abundantes cuevas diseminadas por los valles  del alto Ebro, sin ir más lejos, en la cercana Tartalés de Cilla existe una iglesia rupestre en el interior de una cueva de amplias dimensiones.

El pueblo estaba formado por dos núcleos urbanos diferenciados, el Barrio de Arriba, hoy inexistente, en el que todavía se pueden ver las ruinas del Monasterio de San Juan de la Hoz, destruido por la acción conjunta del tiempo, el abandono, la devastación provocada por la invasión napoleónica y poco más tarde por la primera guerra carlista y finalmente la Desamortización de Mendizabal (1); también en el mes de julio de 1837 dos mil soldados carlistas cruzaron el Ebro, precisamente por Cillaperlata, con la intención de evitar el enfrentamiento con la guarnición de Burgos, que les estaba esperando fuertemente armada. En las inmediaciones del Barrio de Arriba todavía se conserva una necrópolis altomedieval con 84 tumbas antropomórficas. En el Barrio de Abajo viven los escasos habitantes actuales con que cuenta el pueblo; se encuentra a las orillas de un embalse, el más antiguo de la provincia de Burgos, donde se remansan las aguas del Ebro, y que sirve para suministrar energía eléctrica a las vecinas provincias de Álava y Vizcaya.

Sin título

Su modesta iglesia parroquial es del siglo XVI, está construida con parte de los restos románicos del Monasterio de San Juan de la Hoz y de la iglesia de San Juan Bautista del Barrio de Arriba, está consagrada a Nuestra Señora de Covadonga y en su interior se guarda un pequeño tesoro de inapreciable valor, único en toda España, igualmente procedente de las ruinas del Monasterio de San Juan de la Hoz: se trata de una talla visigótica de madera policromada, que representa a la Virgen de Covadonga con el Niño en su regazo, cuyo origen se remonta al siglo V y que posiblemente se trata de una fiel reproducción de la famosa Santina asturiana que se le apareció a D. Pelayo, aquel noble toledano que inició la Reconquista desde las montañas de Asturias. La imagen original que se conservaba en el santuario asturiano fue destruida por un incendio en el siglo XVII, siendo sustituida por otra imagen similar pero más moderna y distinta. La pregunta surge espontáneamente ¿cómo es posible que una imagen similar a la Santina se encuentre en la modesta iglesia de un pequeño pueblo burgalés, a más de doscientos kilómetros de distancia de la Cueva de Covadonga? La respuesta todavía pertenece al mundo de los misterios, aunque aún queda alguno más por resolver en este misterioso pueblo de Cillaperlata.

_MG_4490

Entre Cillaperlata y Trespaderne, en medio de un espeso pinar, se encuentra la ermita de la Virgen de Encinillas, en torno a la cual se ha tejido una curiosa leyenda, que la relaciona directamente con los inicios de nuestra Reconquista. Según la leyenda, en el lugar en que se levanta la ermita tuvo lugar en el siglo VIII un terrible enfrentamiento entre moros y cristianos, conocido como la “Batalla del Negro Día”, que acabó con la aplastante victoria de los godos sobre los árabes:”…. que dice fue aquí una grande batalla y victoria que hubo de los árabes el Infante Don Pelayo, el año de setecientos y veinte y seis, a nueve de Agosto”. Siempre según la leyenda, en esta batalla perdieron la vida entre 7000 y 8000 árabes, que dejaron además grandes riquezas en el campo de batalla, siendo los cristianos muy inferiores en número de combatientes. La lucha debió de ser tan encarnizada y larga, que amenazaba con caer la noche sin que hubiera un claro vencedor, viéndose los cristianos superiores y con moral de victoria, rogaron a la Virgen de Encinillas añadiese unas horas más de luz, para poder así eliminar por completo al ejército enemigo. La Virgen alargó el día y se produjo la resonante victoria cristiana. Por ese motivo, también se la conoce como la “Virgen del Negro Día” y cada año por el mes de setiembre, se celebra en la ermita una popular romería para conmemorar dicha batalla. Posteriormente, la imagen de la Virgen fue trasladada a la iglesia de Cillaperlata. D. Pelayo, el gran vencedor, mandó enterrar los cristianos muertos en la batalla, alrededor de 400, por las cercanías de la ermita, donde todavía se pueden ver más de cuatrocientas tumbas señaladas con losas; uno de los jefes godos muertos en la batalla, parece ser que fue el Duque de Cantabria.

Con motivo de la celebración del centenario de la consagración del Santuario de Covadonga, la imagen viajó al Arzobispado de Oviedo, donde fue objeto de una cuidadosa restauración. Ni que decir tiene que son muchos los asturianos que, atraídos por la devoción y la curiosidad, visitan la iglesia de Cillaperlata para contemplar con detenimiento y admiración la que puede ser la verdadera imagen de su venerada Santina, es decir, la Virgen de Covadonga.

Sin título

Las ruinas de la  fortaleza de Tedeja, encaramadas en la Sierra de la Tesla, sobre un cerro calcáreo a 720 metros de altura, son como un viejo centinela que domina el cañón de la Horodada, el Valle de Tobalina, el curso del Ebro, el Nela y el Jerea y vigila de cerca el pueblo de Trespaderne, perteneciente a la Merindad de Cuesta Uría (2). Son de origen romano, entre finales del siglo IV y mediados del siglo V, seguramente construido durante la guerra contra los cántabros, pero sobre ellas, a comienzos del siglo XI se levantó el famoso castillo de Tedeja, el primero de la línea de castillos defensivos que protegieron la repoblación del Condado de Castilla, a los que debe su nombre. En el siglo X aparece citado el alfoz de Tedeja o Tetelia en el Cartulario de San Millán, pasando en el siglo XII, con la llegada de los monjes cluniacenses, a depender del Monasterio de San Salvador de Oña, con jurisdicción de abadengo, en el año 1270 pasa a denominarse alfoz de Cuesta Úrría, bajo el señorío de Alvaro de la Cuesta Úrria y García López de la Cuesta Úrria. Finalmente, en el siglo XIV, durante el reinado de Juan I de Castilla, al igual que Trespaderne, pasa a tener jurisdicción de señorío y a ser propiedad de los Velasco. También parece que hubo algunos intentos de fusionarse con Cillaperlata.

Actualmente el municipio de Trespaderne, donde se encuentran las ruinas del castillo de Tedeja, está integrado por siete entidades menores, que son: Arroyuelo, Cadiñanos, Palazuelos de Cuesta Urria, Santotís, Tartalés de Cilla, Trespaderne y Virués. Sus orígenes son del siglo XI y dependía del cercano monasterio de Oña, cuyo abad era quien nombraba su alcalde pedáneo, integrándose en el siglo XIII en la Merindad de Cuesta Urria, dentro de la Merindad de Castilla la Vieja, aunque la capitalidad del alfoz de Tedeja la ostentaba Nofuentes, que era donde se reunía el Concejo hasta el siglo XVIII, en que recuperó su independencia gracias a la segregación de la Merindad de Cuesta Urria, pasando a depender del Partido Judicial de Villarcayo. El pueblo se agrupa en torno al puente medieval sobre el río Nela, destacando su iglesia parroquial de San Vicente Mártir, de estilo neoclásico levantada en el siglo XVII, destacando su magnífico retablo principal, también cuenta con algunas casas señoriales, como la de los Condes de la Revilla o el palacio de los Fernández de Campo.

Sin título

Trespaderne es también un enclave geográfico importante pues prácticamente se encuentra equidistante de Burgos, Bilbao, Vitoria, Logroño y Miranda de Ebro, el segundo núcleo urbano de la provincia de Burgos, igualmente cargado de historia, al que nos vamos a dirigir a continuación, pues su visita es imprescindible.

Autor Paco Blanco, Barcelona, mayo 2017

POR EL VALLE DE VALDIVIELSO : QUECEDO, ARROYO, SAN PEDRO DE TEJADA Y VALDENOCEDA. -Por Francisco Blanco-.

A

En Quecedo, capital de la Merindad de Valdivielso, desde el siglo XIII el Concejo, que representaba a todos los pueblos del valle, se reunía a celebrar sus Juntas y Consejos en torno a una vieja y monumental encina que se alzaba en el centro de la Dehesa, estaba presidido por el alcalde y siete vocales, asistiendo también los alcaldes pedáneos de todos los pueblos. Antes de implantarse este sistema administrativo,  habían llegado al valle numerosos eremitas que acondicionaron cuevas por los alrededores para vivir en soledad, pero también construyeron pequeños templos, que se fueron convirtiendo en monasterios repartidos por todo el valle, a cuyo cobijo fueron apareciendo pequeños pueblos que se integraron armónicamente en el agreste paisaje, mediante una arquitectura popular que utilizaba la madera y la piedra, por otra parte tan abundantes, como los principales elementos de construcción; más adelante fueron apareciendo las casonas, palacios y torres defensivas, propiedad de los grandes señores  que acabaron imponiendo su autoridad en el valle, siempre compartida con la jerarquía eclesiástica de los centros monásticos, especialmente el de San Salvador de Oña y el de San Pedro de Tejada, muy cercano a Quecedo. Según nos cuenta el “Becerro de Behetrías”, a mediados del siglo XIV muchos de estos pueblos se habían convertido en Señoríos de estas familias, como los Fernández Manrique, los Velasco, los Villalobos, los Huidobro, los Díaz, todas bajo la autoridad del Merino Mayor, que era nombrado por el Rey.

El pequeño, pero atractivo, pueblo de Quecedo es de origen medieval, formado por calles estrechas agrupadas en torno a su calle principal, sobresalen históricas y blasonadas casonas como la de los Huidobro o los Gómez de Quecedo, de los siglos XV y XVI, con artísticas y blasonadas fachadas y torres almenadas. Su iglesia parroquial de Santa Eulalia es de estilo gótico con planta de cruz latina, fue construida en el siglo XV, incorporándosele, en el XVI, una portada rematada con un monumental arco.

Saliendo de Quecedo con dirección a Arroyo de Valdivielso, en plena Sierra de la Tesla, el viajero se encontrará con el sobrecogedor paraje natural de Los Cárcabos, una serie de formaciones rocosas con un aspecto realmente impresionante. En los alrededores, a mil cien metros de altitud, en un paraje solitario se encuentran la ermita de Pilas y unos antiguos eremitorios; también en las cercanías se pueden ver las Cabañas de los Moros, de bastante difícil acceso, consistentes en una serie de oquedades excavadas en la roca, con una plataforma sobre la que se habrían asentado cuatro o cinco viviendas habitadas por ermitaños en la Alta Edad Media, también se conservan catorce nichos altomedievales, excavados verticalmente en la roca. Actualmente el acceso  estas tumbas está totalmente restringido, por lo que no se pueden visitar, aunque hay una iniciativa del Ayuntamiento de Merindad de Valdivielso  para limpiar los accesos al yacimiento y realizar un estudio arqueológico del mismo.

A

Para llegar a Arroyo de Valdivielso hay que atravesar la garganta de las Canalejas, formada por unos impresionantes murallones de piedra que caen a pico sobre el desfiladero. De nuevo en el valle, pronto nos encontramos con Arroyo de Valdivielso, otro pequeño pueblo, típico del valle, con pequeñas callejuelas agrupadas en torno a su calle mayor, en la que también se pueden ver algunas casonas de piedra con sus fachadas blasonadas, prueba del alto linaje de sus primitivos propietarios.

Al final de esta larga calle mayor el viajero se encontrará con la carretera que le llevará de nuevo a Quecedo, distante apenas dos kilómetros.

Otra opción que se puede elegir es la de dirigirse al también cercano pueblo de Puente Arenas, que se encuentra a unos tres kilómetros, donde podrá visitar detenidamente el magnífico Monasterio de San Pedro de Tejada, una de las más preciadas joyas del Románico burgalés.

¡Vale la pena!

A

Desde mediados del siglo IX, lenta pero incesantemente, fueron apareciendo por estas tierras  grupos repobladores que se fueron extendiendo por todo el valle. Uno de estos grupos, formado, según algún historiador, por treinta y tres monjes, diáconos y subdiáconos, sometidos a la disciplina comunal del abad Rodanio, fundaron el Monasterio de San Pedro de Tejada, como homenaje a las reliquias de San Pedro y San Pablo: “En nombre de Cristo se han reunido abades, padres y laicos católicos bajo el nombre de Hermandad de Tejada y en torno a las reliquias de San Pedro y San Pablo; así quedan marcados los nombres de los que en adelante poseerán la vida eterna. Amén”

Según el Cartulario del Monasterio de San Millán de la Cogolla: “Facta carta in era DCCCC, regnante Roderico comité in Castiella” (Hecha la carta en la era 900, gobernando el conde Rodrigo en Castilla), es de suponer que la fundación tuvo lugar a mediados o finales del siglo IX, aunque en un principio estos cenobitas vivieron dispersos por cuevas o en chozas muy primitivas.

El lugar donde se construyó el primitivo monasterio pre-románico, que acabaría convirtiéndose en un priorato del de San Salvador de Oña, se erigió, durante mucho tiempo, en el Monasterio más importante de la naciente Castilla, participando activamente en  su repoblación. El constante avance de las fronteras castellanas fue la causa de que pasase a un segundo plano, quedando a la sombra del cenobio de Oña, que gozaba además de la protección de condes y reyes.

Actualmente se puede admirar la iglesia de San Pedro de Tejada, una verdadera joya del arte románico burgalés, que se construyó durante la segunda mitad del siglo XI, precisamente bajo el patrocinio del Abad de Oña.

A

Para llegar a esta singular iglesia hay que dirigirse primero al pueblo burgalés de Valdenoceda, situado en la entrada del valle de Valdivielso, que pertenece al Partido de Arriba, uno de los cuatro que forman la Merindad de Valdivielso, en el que se puede admirar la Torre-castillo de los Salinas, construida en el siglo XIII, que posteriormente pasaría a manos de los Velasco, y la iglesia de San Miguel Arcángel, otra bella muestra del románico burgalés.

De Valdenoceda hay que dirigirse al cercano pueblo de Puente Arenas, llamado así por su magnífico puente de siete arcos, construido en el siglo XVI,  después de cruzar el Ebro por dicho puente hay que coger un camino ligeramente empinado, que acaba justo ante la portada occidental de San Pedro de Tejada, de una sobria sencillez, en la que destaca la armonía y perfección de la decoración ajedrezada de su dintel, con cinco arcos  de medio punto con sus respectivas columnas, luciendo diversos adornos vegetales. En el cuerpo superior se aprecia un tetramorfos representando a los cuatro evangelistas y también una figura de Cristo departiendo con los doce Apóstoles, que aparecen con los brazos en alto.

A

La planta de la iglesia, siguiendo las pautas del románico burgalés, consta de una sola nave con tres tramos: un falso crucero, sobre el que se levanta una imponente torre de dos cuerpos, a la que se puede subir por una escalera de husillo, seguido de un presbiterio rectangular, el ábside semicircular y la portada trasera; todo en una sillería de color rojizo, perfectamente labrada y cortada, que confiere a todo el conjunto un aspecto muy homogéneo y peculiar. En las numerosas ventanas de las fachadas, así como en sus capiteles y canecillos se aprecian numerosos relieves y esculturas con diferentes motivos, como la Última Cena o la Ascensión del Señor, incluyendo además un variado temario iconográfico, en el que se mezclan los motivos lúdicos y eróticos con los puramente religiosos. El ábside está dividido en columnas, sostenidas por contrafuertes. La torre es muy esbelta y consta de dos cuerpos, con ocho vanos ciegos en cada uno. Una imposta ajedrezada recorre los muros y el ábside.

Al penetrar en su interior, cubierto por una bóveda de medio cañón, el visitante recibe la sensación de haber entrado en un recinto alto y esbelto, debido, tal vez, a la rara perfección de sus capiteles, delicadamente tallados y con una variada decoración llena de simbolismo, representando a Cristo en la Oración del Huerto, santos, águilas y aves entrelazadas de bella composición y diáfano dibujo.

Parece ser que a principios del siglo XVI el abad de Oña, Fray Alonso de Madrid, dotó a la iglesia de San Pedro de Tejada con un retablo gótico para cuya colocación hubo necesidad de romper algunos capiteles. Este retablo se encuentra actualmente en el Museo del Retablo de Burgos.

También existe una tradición, según la cual en el año 1603 llegó a San Pedro de Tejada un fragmento de la Vera Cruz, lignum crucis,  reliquia que provocó la llegada masiva de peregrinos a contemplarla, venerarla e invocar su protección, a cambio de pequeños donativos que les debieron venir muy bien a los monjes. En el año 1845 estas reliquias fueron trasladadas al cercano pueblo de Quintana de Valdivielso, posiblemente junto con otros tesoros, sin que se sepa muy bien su destino final.

Con la desamortización de Mendizábal, San Pedro de Tejada, con todo su contenido, pasó a pertenecer a la familia de los Huidobro, originaria de Quecedo de Valdivielso, que actualmente siguen siendo sus propietarios.

Un calvario del siglo XIII, que pertenecía a la iglesia, se encuentra actualmente en el Museo Marès de Barcelona.

El hecho de que esta auténtica joya del románico burgalés sea de propiedad privada, aunque su restauración se hiciera con fondos públicos, hace que el acto de visitarla resulte complicado: Tan solo en determinadas épocas del año y con limitación de los horarios en que se puede visitar.

Durante el presente año han sido los siguientes: Julio y agosto: de 11.30h a 14.00h y de 16.30h a 19.30h; junio y septiembre solo fines de semana. ¡Una pena!……….

El pueblo de Puente Arenas se encuentra diseminado por la ribera del Ebro, destacan algunas casonas señoriales de piedra de sillería y la iglesia parroquial de Santa María, de estilo plateresco, aunque conserva algunos elementos románicos, como la portada del siglo XII.

Vamos a abandonar este singular valle de Valdivielso por el pueblo de Valdenoceda, situado en la cabecera del valle, al cobijo de la Sierra de Tudanca y muy cerca del desfiladero de La Horadada, que abre el paso del valle hacia la cercana Villarcayo. Se trata, por lo tanto, de un lugar estratégico, especialmente para las comunicaciones del valle con Burgos y Cantabria, por el cercano puerto de La Mazorra y también con Álava, Vizcaya y La Rioja.

A

Dos edificios singulares captan la atención del viajero al llegar a este pueblo, cabecera del singular valle burgalés de la Merindad de Valdivielso: la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel y la Torre-fortaleza de los Velasco.

La iglesia de San Miguel es de origen románico pero, como tantas otras iglesias del valle, ha sufrido numerosas transformaciones en su estructura original, que solamente han respetado la portada que se abre en el muro sur y la torre sobre el crucero, que guarda cierta similitud con la de San Pedro de Tejada, aunque es de menor tamaño. Su construcción se inició en los comienzos del siglo XIII.

Por el contrario, la Torre de los Velasco, situada enfrente, como un vigilante centinela de le entrada del valle, era la más importante de la comarca, presentando un imponente aspecto, alcanzando los veinte metros de altura y rematada por almenas. Fue construida a finales del siglo XIV por la poderosa familia de los Velasco. Actualmente esta torre, restaurada en los años sesenta del pasado siglo, pertenece a los Duques de Salinas. En el conocido como barrio Grande se encuentra la Casa-palacio de los Garza, otro edificio blasonado levantada el siglo XVII por una familia de indianos originales del valle.

Pero aún queda otro edificio en las afueras del pueblo, prácticamente junto al puente a orillas del Ebro, que resulta imposible no mencionar, aunque su memoria resulte de lo más negativo, ya que en él tuvieron albergue, hace muy poco tiempo, el odio, el horror y la venganza.

A

Se trata de un edificio que había sido una fábrica de sedas, que en el año 1938 pasó a convertirse en uno de los penales más siniestros del Régimen franquista, que en 1939 se apoderó de España y la dominó durante cuarenta años. Dentro de sus muros la vida se convirtió en tragedia para más de tres mil presos republicanos allí encarcelados, procedentes de casi todas las regiones de España, que tuvieron que sufrir toda clase de vejaciones, necesidades, enfermedades, torturas, ignominias y muchos hasta la muerte.

Por este penal pasaron políticos, sindicalistas, obreros, campesinos, maestros y simples ciudadanos, la mayoría de los cuales no habían cometido otro delito que no mostrar su sometimiento a la nueva ideología impuesta por la fuerza de las armas, que no estaba dispuesta a permitir la más mínima disidencia. Este ”penal de los inocentes o de los olvidados”, como también se le conocía, estuvo operativo hasta 1945, en que lo abandonó el último preso, después de haber pasado dentro de sus muros muchos años viviendo en condiciones infrahumanas. Todavía está pendiente recuperar su historia del olvido y devolverles la memoria y la honra a todos aquellos que allí perdieron su dignidad y su vida (1).

Hasta el año 2003 no entró en vigor la “Ley de la Memoria Histórica”, dando comienzo un duro y complicado trabajo, no sólo de de búsqueda e investigación documental, sino también de recuperación de los restos de tantos seres humanos vilmente asesinados, cuyo paradero aún se desconoce.

Actualmente, la antigua fábrica de sedas, convertida en penal, está prácticamente derruida.

Ha llegado a su fin la visita a este singular y atractivo Valle de Valdivielso, que tantas agradables sensaciones y satisfacciones causa a quienes lo visitan, le vamos a abandonar cruzando el desfiladero de La Horadada, para dirigirnos a la localidad burgalesa de Trespaderne, no sin antes pararnos a visitar el histórico castillo de Cillaperlata.

NOTAS:

  • Fernando Cardero Azofra y Fernando Cardero Elso, son los autores del libro “El penal de Valdenoceda”, fruto de diez años de exhaustiva investigación, en el que se detalla de forma pormenorizada la dureza de la vida cotidiana del penal y las numerosas calamidades que sufrieron sus reclusos.

POR EL VALLE DE VALDIVIELSO : QUINTANA DE VALDIVIELSO, EL ALMIÑÉ Y TOBA. -Por Francisco Blanco-.

El Ebro, al penetrar en el valle del Valdivielso abre la impresionante garganta de los Horcinos, que ofrece un extraordinario paisaje natural, en una zona que pertenece a la red ecológica europea, conocida como “Natura 2000”, refugio y hábitat natural de numerosas especies; su cielo, generalmente límpido y azul, lo surcan, entre otras, las águilas perdiceras, las águilas reales, los alimoches y los buitres leonados. También abundan centenarios encinares y robledales y la clásica vegetación de ribera, todo enmarcado por unas caprichosas formaciones rocosas, en las que no faltan las cuevas, los eremitorios y las ermitas rupestres medievales, que todavía conservan restos humanos y algunos utensilios y objetos de cerámica. Los pueblos del valle tienen fácil acceso, están conectados entre sí, por lo que se pueden visitar con bastante facilidad y disfrutar de su paisaje, de su arquitectura popular y de su importante patrimonio cultural y artístico, destacando especialmente unas cuantas joyas del arte románico castellano. Para abandonar este singular valle hay que atravesar el no menos pintoresco desfiladero de la Horadada. El valle limita al norte con la sierra de Tesla, al oeste con la sierra de Tudanca, mientras que al sur se encuentran las estribaciones del páramo de Masa. Los amantes del senderismo encontrarán en este atractivo valle unas rutas verdaderamente insuperables.

53

La conocida como Merindad de Valdivielso está integrada por las siguientes 14 entidades locales: El Almiñé, Arroyo, Condado, Hoz de Valdivielso, Panizares, Población, Puente Arenas, Quecedo, Quintana de Valdivielso, Santa Olalla, Tartalés de los Montes, Toba de Valdivielso, Valdenoceda y Valhermosa, agrupadas todas en el Municipio de Merindad de Valdivielso, perteneciente al Partido judicial de Villarcayo. Fue repoblada en siglo IX por el conde Rodrigo, aunque pronto le siguieron un numeroso grupo de monjes, muchos de ellos eremitas, que se dispersaron por las numerosas cuevas de la zona, mientras que otros levantaron iglesias, creándose a su alrededor pequeños núcleos humanos formados por campesinos, que pronto pasaron a formar parte del incipiente Condado de Castilla. En el siglo XIII entra a depender de la jurisdicción del poderoso Monasterio de Oña, y sus regidores comienzan a celebrar sus reuniones en Quecedo, nombrada capital del Valle, bajo la sombra de una vieja encina que presidía las juntas bajo su escudo consistorial. En el siglo XIV el valle prácticamente se despobló  al ser asolado y diezmado a causa de una dura epidemia de peste que afectó al norte de la península. No se volvió a repoblar hasta los siglos XVI y XVII, en los que llegaron nuevas gentes que edificaron sus palacios y torres residenciales, en señal del poderío de sus dueños, que ahora podemos admirar dispersos por todo el valle (1). Hay que destacar especialmente el poderío que alcanzó en el valle la importante Casa de Velasco, que contaba además con el apoyo real, en especial por parte de Juan I de Castilla.

En la entrada del valle, sobre una pequeña loma, se encuentra el bonito pueblo de Quintana de Valdivielso, desde donde se domina una completa e impresionante panorámica del valle. En su entramado urbano, levantado en torno a su calle principal, se alternan las típicas viviendas montañesas de la zona, con otras luciendo escudos y blasones sobre sus fachadas de sillería. Entre estas últimas destacan la renacentista Torre-palacio de San Martín, mandada construir en siglo XVII por el Inquisidor del Santo Oficio en Logroño D. Juan Antonio Díaz Trechuelo y García de la Yedra, natural del municipio. Es de planta rectangular con tres cuerpos y en su fachada destacan hasta cinco escudos nobiliarios, el de los Inquisidores Díaz Trechuelo y Díaz de Rosas, el de la familia cántabra de los Zorrilla San Martín y otros dos del siglo XVIII, pertenecientes a familiares. Su nombre, no obstante, no es atribuible a la familia de los Zorrilla San Martín, sino por estar situada en el barrio de San Martín. Actualmente, después de una cuidadosa y costosa restauración, se ha convertido en una casa rural que dispone de varios y confortables apartamentos para alquilar, en los que poder pasar unos agradables días de turismo y descanso.

53

También cabe señalar el Colegio de Huérfanos, construido en el siglo XIX, fundado y financiado por Doña Mª Carmen Andino y la familia de los Huidobro; la Casa Grande, también del siglo XIX, es una casona montañesa perteneciente a los Huidobro, y al final del pueblo se encuentra la Torre de la Loja, del siglo XV, con cuatro alturas, rematadas por una cornisa sobre la que luce un atractivo conjunto almenado, con cubos en las esquinas.

53

También entre finales del XVI y principios del XVII se levantó la iglesia parroquial de San Millán Abad, se trata de un templo neoclásico de una sola nave con ábside y bóveda de crucería, dispone de cuatro pequeñas capillas, dos laterales y otras dos en el presbiterio, una de ellas  tiene un interesante retablo barroco.

eqewo

El Almiñé es otro pequeño y pintoresco pueblo del Valle de Valdivielso, muy cercano a Quintana, al que también se puede llegar  por una antigua calzada romana, construida hace unos dos mil años, que atraviesa el sinuoso Puerto de las Mazorras y acaba en el Páramo de Masa, esta ruta fue utilizada en la Edad Media para transportar el pescado de Cantabria a la llanura castellana y se la conocía como la Ruta del Pescado.

Su trazado urbano lo preside la calle principal, flanqueada por viejas casonas luciendo en sus fachadas escudos blasonados, aunque el edificio más destacado es su monumental iglesia parroquial de San Nicolás de Bari, una de las joyas románicas que atesora este singular valle y una extraordinaria muestra de la riqueza y esplendor que alcanzó el Arte Románico burgalés.

Su construcción se inició en el siglo XII, por lo que su origen es completamente románico, pero hasta su finalización, en el siglo XIV, se le fueron incorporando nuevos elementos que corresponden principalmente al gótico y al barroco. A partir de la acertada restauración de que fue objeto en el año 1996 se puede apreciar el imponente aspecto que hoy ofrece a sus visitantes.

De su primitiva estructura románica se conserva la nave y su espectacular torre campanario, muy similar a la de la cercana iglesia de San Pedro de Tejada. En el siglo XV se le fueron añadiendo el husillo de acceso a la torre y una capilla funeraria de estilo gótico, que mandó levantar la familia de origen judío Ruiz Beñe y Sarabia de Rueda, muy poderosa en toda la zona, quienes también construyeron la Torre de la Loja en la cercana Quintana y cuyos restos descansan en ella. Posteriormente, ya en la Edad Moderna, se le incorporó la actual portada plateresca de su fachada sur. También el primitivo ábside semicircular fue sustituido por una cabecera cuadrangular de estilo gótico.

eqewo

El interior es de una sola nave con dos tramos y un falso crucero con arco de medio punto que descansa sobre columnas con capiteles decorados con motivos vegetales, sobre los muros norte y sur también están adosados arcos ciegos de medio punto, descansando sobre pilastras. Esta magnífica iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural en marzo de 1983.

Desde El Almiñé, subiendo a pie por la bien conservada calzada romana, a más de 900 metros de altitud, sobre un verde prado desde el que se domina una amplia y bella perspectiva del valle,  nos encontraremos con la ermita de Nuestra Señora de la Hoz, también llamada de Santa Isabel, un amplio conjunto de edificios que se fueron construyendo anexos a la ermita, que habitualmente permanece cerrada, aunque por el mes de julio se celebra la popular romería de la Virgen de la Hoz, a la que acuden, además de los vecinos del valle, numerosos forasteros. Cerca de la ermita todavía existe un aljibe romano subterráneo, de unos 2000 años de antigüedad, que aún está en uso. Si el visitante viene en coche desde el Puerto de las Mazorras, puede llegar hasta la Ermita por una pista de tierra apisonada en muy buen estado de conservación. También existe un refugio de caminantes, para los aficionados al senderismo que quieran establecer la Ermita como centro de las numerosas y atractivas rutas que recorren este singular y fascinante Valle de Valdivielso.

eqewo

No muy lejos, después de dejar atrás la ermita, sobre una atalaya rocosa casi inaccesible y rodeada de espesa arboleda, se divisan los restos del castillo de Toba de Valdivielso, construido en el siglo XIV por el conde de Santa Gadea, que al parecer formaba parte de una línea defensiva contra la penetración musulmana, todavía se pueden ver restos de sus muros aferrados a las rocas. Para aquellos que se atrevan a encaramarse a los peñascos que lo rodean, el panorama del valle que aparece a sus pies es realmente impresionante.

El pequeño pueblo de Toba, prácticamente deshabitado, debe su nombre a la abundancia de roca porosa caliza que se utilizó en la construcción del castillo y también de algunas casonas blasonadas que aún permanecen en buen estado. Su iglesia parroquial es de origen románico, pero fue completamente reconstruida en el siglo XVIII.

“El castillo de Toba se está cayendo

Una pulga y un piojo lo están teniendo

Si la pulga se muere, el piojo vive

El castillo de Toba siempre está firme” (2)

 

Entre Toba y El Almiñé se encuentra Santa Olalla, otro diminuto pueblo de apenas veinte vecinos, que en su origen fue un monasterio dependiente de San Salvador de Oña, su iglesia parroquial de San Isidoro es del siglo XVI, aunque en el XVII se le incorporó una portada barroca y una torre-campanario con espadaña; de su interior destaca un espléndido retablo barroco con tallas de bella factura.

Al otro lado del Ebro, que se puede cruzar por uno de los cuatro puentes que unen las dos riberas, al cobijo de la Sierra de la Tesla, esperan al viajero otros sitios tan atractivos como Quecedo, la capital del valle, Puente Arenas, San Pedro de Tejada, Hoz, Arroyo y otros lugares de gran atractivo turístico, que completarán la visita a este singular Valle de Valdivielso.

eeq2e

NOTAS

  • Sobre la Historia y la Arquitectura del Valle se puede consultar la obra del P. Luciano Serrano “Apuntes descriptivos históricos y arqueológicos de la Merindad de Valdivielso”.
  • La poesía pertenece al escritor burgalés Inocencio Cadiñanos, autor entre otras obras de “Arquitectura fortificada de la provincia de Burgos”.

Autor Paco Blanco, Barcelona, marzo 2017

POR LOS CAÑONES DEL EBRO-EL VALLE DE SEDANO. -Por Francisco Blanco-.

En el siglo XIII se crea la Merindad de Burgos con Río Ubierna, a la que se incorpora en el 1352 el Alfoz de Siero, que estaba integrado por los siguientes pueblos y aldeas: Cartiguera, Covanera, Escalada, Gredilla de Sedano, Huidobro, Loma, Moradillo de Sedano, Mozuelos de Sedano, Noceda, Orbaneja del Castillo, Pesquera de Ebro, Quintanaloma, Quintanilla-Escalada, San Felices del Rudrón, Sedano, Tubilla del Agua, Turzo, Valdelateja y Villaescusa de Butrón.

Sedano, la capital y cabecera de este valle, es un pueblo señorial y acogedor, dominado desde lo más alto por su iglesia parroquial, a cuyos pies se extienden sus viejas calles y callejuelas, en las que abundan las señoriales casas de piedra blasonadas, como la de los Bustillo, los Guevara o los Huidobro.

El Valle de Sedano se enmarca dentro de este marco geográfico, abarcando un extenso territorio que ofrece al viajero unos extraordinarios enclaves paisajísticos y monumentales, con gran predominio del románico, que abarcan desde las desoladas y solitarias parameras, los profundos y misteriosos cañones excavados por su abundante cuenca fluvial, hasta los verdes y acogedores valles donde descansar y recrearse.

wsqwqwqwqwqwwqwwqwqwqLa iglesia de Santa María, está encaramada en lo alto de una roca, como una inexpugnable fortaleza, es de estilo gótico con una portada renacentista de la segunda mitad del XVII, rematada por un tímpano austeramente  decorado; en su interior destaca su retablo mayor, de estilo barroco, con tres calles enmarcadas por columnas salomónicas, en el que se venera una sencilla imagen de la Virgen, conocida popularmente como “La Morenita”, pues el color oscuro de la talla contrasta con el blanco ropaje con que está cubierta. Anualmente se celebra una popular romería en su honor, que tiene lugar por la Pascua de Pentecostés. Debajo de la iglesia, antes de llegar a la cima, se encuentra la “cueva de Emeregilda”, una señora que a pesar de tener casa y familia en el pueblo, prefirió vivir como una anacoreta, en la soledad de la cueva.u desperdigado caserío está integrado por los barrios de Lagos, Trascastro, Valdemoro, Barruelo y La Plaza, que ocupa el centro del pueblo, donde se levanta el Ayuntamiento, un edificio neoclásico con unos soportales formados por cinco arcos de medio punto. En el barrio de Valdemoro tuvo su casa el gran novelista vallisoletano Miguel Delibes, gran amante también de estas tierras, que visitaba con frecuencia y en las que practicaba sus deportes favoritos, que eran la caza y la pesca.

Los orígenes de Sedano son claramente medievales, aunque por esta zona también anduvieron visigodos y musulmanes. Desde el siglo XV el pueblo tiene jurisdicción de Señorío, concedido por los Reyes Católicos a favor del marqués de Aguilar de Campoo D. García Manrique de Lara, que fue su alcalde pedáneo con carácter sucesorio.

Para los viajeros curiosos está disponible el “Aula Arqueológica de Sedano” donde se explican los orígenes de los numerosos dólmenes funerarios, esparcidos por todo el valle desde el neolítico, que cuentan con una antigüedad que supera los 5.000 años.

Otro de los grandes atractivos de este singular valle, además de su belleza natural, es la presencia de numerosas joyas arquitectónicas del primitivo románico castellano, muchas de las cuales permanecen en un excelente estado de conservación, aunque, lamentablemente, otras muchas desaparecieron o están a punto de hacerlo.

rkeñfñewfeñflñe´fl

Muy cerca de Sedano el viajero se encontrara con Moradillo de Sedano, cuya iglesia de San Esteban fue levantada en la cima del monte Castro. Fue acabada hacia el año 1188 y lo más destacado, además de su airoso y homogéneo conjunto, es el Pantocrátor de su portada, que constituye una joya única en el románico burgalés, digna de ser admirada detenidamente y en la que se pueden admirar los Veinticuatro Ancianos del Apocalipsis, junto con la Anunciación y la Visitación de Nuestra Señora, la Matanza de los Inocentes, la Huida a Egipto y otras escenas bíblicas; los capiteles de sus columnas, curiosamente construidas en geométrico zig-zag, únicas en el románico español, están profusamente decorados con leones, grifos alados, dragones, jinetes y centauros femeninos, éstos últimos muy poco frecuentes en la icono grafía románica.(1)

axdxdaasxasxaxa

Esta singular iglesia, perteneciente al Arciprestazgo de Ubierna, fue declarada Monumento Nacional en el año 1931 y la pequeña aldea de Moradillo, enclavada en el valle del río Moradillo, en 1970, con apenas 20 vecinos, fue anexionada al municipio de Gredilla de Sedano.

Gredilla se encuentra también en el valle del río Moradillo y su nombre parece que significa “pueblo en cuesta”. Sus orígenes actuales son medievales, estando fechada su fundación hacia el año 947, pero algunos historiadores, como Sánchez Albornoz, afirman que su origen se remonta a la Edad de Hierro y su emplazamiento corresponde al de la antigua ciudad de Moreca, capital de la tribu cántabra de los morecanos, habitada por pastores cántabros que utilizaban sus numerosos castros y riscos como elementos defensivos.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Su vistosa iglesia parroquial de San Pedro y San Pablo, del siglo XII, es otra de las joyas del románico de este monumental Valle; se trata de un templo de una sola planta, con elegante portada, está cubierta por bóveda de medio cañón y dispone de un ábside semicircular y torre campanario. La portada está rematada por un tímpano con bellas esculturas, en cuyo centro se encuentra la Virgen María sentada en su trono y coronada, acompañada de San José, a sus pies está el Arcángel San Rafael de rodillas, dándole la “Buena Nueva”, también aparecen San Pedro y San Pablo. (2)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los capiteles de las columnas de sus ojivales ventanas están profusa y bellamente decorados con abundantes y originales motivos de todo tipo: geométricos, vegetales, animales, como grifos, arpías, leones, dragones y aves con el cuello entrelazado, apareciendo también algunas cabezas humanas, caprichosamente repartidas. En su interior destaca también la delicada ornamentación de los capiteles de la nave y el ábside, en los que se repiten los mismos motivos zoológicos.
Según la “Enciclopedia del Románico en Castilla y León”, cuyo principal impulsor es el famoso arquitecto y escritor cántabro “Peridis”, en la Comarca de los Páramos y las Loras hay catalogados hasta 51 monumentos románicos, entre iglesias, ermitas y otros restos.
Quintanilla de Escalada es un pequeño pueblo perteneciente al valle de Sedano, fundado en el siglo X (3), con jurisdicción de señorío desde 1480, perteneciente, como tantos otros pueblos del Valle, al Marqués de Aguilar de Campoo, que era su alcalde pedáneo. Estuvo integrado en el Alfoz de Siero y actualmente pertenece al municipio de Valdelateja. Sus fronteras naturales son el cercano paramo de Masa y los valles de Zamanzas , Valdebezana y Manzanedo, pertenecientes al Alfoz de Arreba, situado en la comarca de las Merindades. Está bañado por las aguas del Ebro y lo atraviesa la carretera que une Burgos y Santander, que se encuentran a 60 y 95 kilómetros respectivamente.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Se puede admirar su iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, construida a finales del siglo XIX bajo el mecenazgo de doña Manuela Díaz Bustamante, con el objetivo de reemplazar la antigua Abadía de San Martín de Escalada,  el primitivo templo románico del siglo XI, que en tiempos de Alfonso X el Sabio tenía jurisdicción de abadengo sobre Turzo, Cortiguera, Ayoluengo, Tubilla del Agua, Covanera y sus respectivos molinos. Con el paso del tiempo y el abandono a que fue sometida a partir del siglo XVI, en que fue anexionada a la Colegiata de Aguilar de Campoo, se fue deteriorando lentamente, hasta que en el siglo XVIII, acabó  convirtiéndose en un montón de ruinas, cuyas piedras fueron aprovechadas por los vecinos del pueblo para construir o reforzar sus casas. Actualmente, todavía se pueden apreciar en algunas de ellas restos de cornisas y canecillos románicos, igualmente, algunos capiteles fueron a parar a la cercana Ermita de San Roque. Su ubicación geográfica exacta corresponde a la zona donde se construyó la Estación de carga del petróleo de la Lora y durante su construcción, en los años ochenta del pasado siglo XX, también aparecieron algunas piedras y restos de adornos románicos que fueron a parar de forma incontrolada a diferentes manos.

A unos pocos kilómetros del casco urbano se encuentra la Ermita de San Roque, construida a principios del siglo XVII, cubierta con bóveda de piedra y madera, que aún se conserva en buen estado. En su interior destaca un retablo con la figura central de San Roque, acompañado de San Martín y San Sebastián sufriendo martirio. Poseía también una Cruz bizantina esmaltada, que actualmente se encuentra en el Museo de Burgos.

Siguiendo el curso del Ebro, a unos cinco kilómetros aguas abajo, en un recóndito y agreste paraje, rodeada de peñascos se encuentra la Ermita de Nuestra Señora del Ebro, que goza de una antigua y popular devoción por todo el Valle. Las primeras noticias documentadas sobre el templo datan del año 1244 y se refieren a una transacción entre la abadesa de las Huelgas y el obispo de Burgos, quien a su vez nombra a D. Rodrigo, un canónigo metropolitano, primer Abad de la ermita, quien a su vez dependía de la Abadía de San Martín. La Ermita ha sufrido numerosas transformaciones y en su interior hay un pequeño y abovedado retablo del siglo XVIII, en el que se conserva una preciosa talla medieval de la Virgen del Ebro; un pequeño altar lateral está presidido por la imagen de San Onofre. En el siglo XVI pasó a depender eclesiásticamente de la Colegiata palentina de Aguilar de Campoo. A la entrada de la ermita se yergue majestuoso un monumental y centenario olmo, cuyas medidas exceden con mucho lo normal, pues su grosor alcanza los cinco metros en su base y su altura se acerca a los veinticinco metros ¡todo un bello ejemplar!

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un kilómetro más lejos, siguiendo el curso del Ebro, en otro bello y solitario paraje se encuentra la llamada “Casa de Máquinas”, una pequeña central eléctrica construida en el año 1910 por la empresa burgalesa “El Porvenir de Burgos”, cuyos generadores se alimentan con el agua de un canal subterráneo que arranca en Quintanilla. Desde la década de los setenta su explotación está a cargo de Iberduero.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En la vecina Escalada, situada a la orilla izquierda de carretera de Santander, el viajero se encontrará con la monumental iglesia románica de Santa María la Mayor, levantada a finales del siglo XII, aunque poco después se llevó a cabo una importante transformación, en la que predominaron los elementos tardo-góticos. De su primitiva estructura se conserva la espadaña y su atractiva portada, rematada por varios arcos de medio punto, que se apoyan sobre doce columnas, rematadas por artísticos y bellamente ornamentados  capiteles. En el primer arco, situado sobre la puerta, se pueden admirar veintidós esculturas que parecen relacionadas con los Ancianos del Apocalipsis.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Su repoblación, como el resto de la zona, data de finales del siglo IX y principios del X, y fue hecha por gentes llegadas de la vecina Cantabria; eclesiásticamente dependía de la cercana Abadía de San Martín, en Quintanilla, e igualmente tenía jurisdicción de señorío, cuyo titular era el Marqués de Aguilar de Campoo, que era quien nombraba su alcalde pedáneo. Su aspecto urbanístico actual se fue perfilando entre los siglos XVI y XVII, pasada ya la amenaza musulmana, durante los que se construyeron, además de las ya existentes casas típicas montañesas, con solana y amplia balconada, otras casas de piedra con blasones heráldicos en sus fachadas, pertenecientes a miembros de la pequeña nobleza castellana. Cabe mencionar principalmente la Torre de los Gallo, un palacio-fortaleza con dos magníficas torres, que en siglo XVII mandó levantar D. Gregorio Gallo, obispo de Segovia, en el 1949 fue declarada Monumento Nacional. Otro edificio notable es la Casona de los Díez, construida en el siglo XIX por un indiano que hizo fortuna en el Perú, actualmente se ha convertido en un confortable hotel. Desde 1992 el pueblo está considerado  como Conjunto Histórico y Bien de Interés Cultural.

La gastronomía de esta atractiva comarca se basa, principalmente, en la utilización de sus productos naturales, tanto las verduras y hortalizas de sus huertas, como los derivados de la caza y la pesca, cuya abundancia es notoria, a esto hay que añadir los productos derivados de la matanza del cerdo, como chorizos, morcillas, lomos, jamones; son también dignos de mención la carne de bovino y de ovino: chuletones, chuletillas, cordero asado……, igualmente se elaboran exquisitos productos lácteos, como mantequillas, quesos y quesadas, en especial el famoso queso tierno de Burgos.

Dispone de numerosos y bien provistos restaurantes, donde el viajero podrá disfrutar de la tradicional cocina castellana, poco sofisticada pero abundante y de mucha enjundia. Platos tradicionales son las alubias rojas o la olla podrida, la sopa burgalesa, las manitas de cordero guisadas o las cabecillas asadas al horno, los riñones de ternera a la plancha, los callos,  y también la caza y la pesca, como codornices, perdices, conejos, liebres, truchas y cangrejos, sin dejar de mencionar la tradicional y apreciada cocina del bacalao. Los postres típicos tampoco escasean, sobresaliendo las yemas de canónigo, las almendras garrapiñadas, la miel, el arroz con leche, las torrijas……….; en cuanto a los vinos entre la variedad de tintos, blancos y claretes, jóvenes o con crianza, tanto de la cercana Rioja como los de la Ribera del Duero.

Toda una extraordinaria oferta paisajística, histórica, monumental y gastronómica, que se convertirá en una experiencia inolvidable para todos los visitantes de estas tierras:

Tierra encantada que refleja el alma

del recio pueblo castellano,

que sigue soñando con sus pasadas glorias,

que por estas tierras se fraguaron

NOTAS

  • La imaginativa y geométrica decoración de los capiteles de la iglesia de Moradillo, al igual que la cercana de Gredillo de Sedano y otros templos de la zona, recuerdan los del Monasterio de Santo Domingo de Silos y la posible intervención de su autor, “el Segunmdo Artista de Silos.
  • Parece ser que la cabeza actual de la Virgen, bastante desproporcionada, no es la original.
  • Según Fray Justo Pérez de Urbel en su “Historia del Condado de Castilla” fue fundado en el 866 por el conde Rodrigo de Castilla.

Autor Paco Blanco, Barcelona, marzo 2017

POR LOS CAÑONES DEL EBRO: VALDELATEJA, ORBANEJA DEL CASTILLO Y PESQUERA DE EBRO. -Por Francisco Blanco-.

maappa

El Ebro, como España, nace en las entrañas de la cordillera Cantábrica y penetra en tierras burgalesas después de haber formado uno de los mayores embalses del país, que lleva su mismo nombre. Se encuentra después con los páramos calcáreos de la Lora, en los que abre una brecha de más de 200 metros de profundidad, dejando sus escarpadas riberas ocupadas por ejércitos de árboles centenarios, entre los que predominan las norteñas encinas, junto con abundantes robledales y hayales; por el inmenso y azul cielo castellano, vuelan majestuosas las águilas perdiceras y las reales, los buitres leonados, los alimochos y el halcón peregrino; abajo, las aguas siguen impetuosas su tumultuoso curso de oeste a este, en ellas abundaba el rico cangrejo de río, hoy lamentablemente desaparecido, en su lugar se puede pescar la trucha y el barbo principalmente, junto con otras variedades, también se puede ver la nutria, nadando a los pies de sus numerosas cascadas, cerca de sus cuevas.

El espectacular panorama que estas impresionantes hoces y acantilados ofrecen al viajero se puede contemplar desde el formidable mirador de Castrosiero, en lo más alto del pueblo de Valdelateja,, donde se encuentra la ermita visigótica de Santa Centola y Santa Elena, mártires burgalesas del siglo III, que sufrieron martirio en tiempos del emperador Diocleciano; en el 1317, por orden de Alfonso XI, sus restos fueron trasladados a la catedral de Burgos. Posteriormente, en la parte baja se construyó otra pequeña ermita, dedicada a Santa Eulalia; más recientemente, ya en el siglo XX, sobre esta ermita se levantó la actual iglesia parroquial, utilizando también algunos restos de la ermita de Castrosiero, como la espadaña y la puerta de entrada, además de algunas imágenes como las de Santa Centola, Santa Elena y Santa Lucía.

En Valdelateja, las agitadas aguas del Rudrón se unen a las del Ebro, que continúan atravesando desfiladeros, gargantas y cañones por el noroeste de la provincia de Burgos y forman el espectacular paisaje natural conocido como “Los Cañones del Ebro”.

maappaer3r3r3225

El singular pueblo de Orbaneja del Castillo, declarado Conjunto Histórico en 1993, limita prácticamente por el noroeste con Cantabria, a cuya diócesis llegó a pertenecer, y está situado a unos 90 metros sobre el cauce del Ebro y el arroyo de Horca Menor, su pintoresco casco urbano se levanta sobre una ladera formada por una serie de sucesivas terrazas que, de hecho, le convierte en un espectacular mirador natural; las aguas del arroyo que nace en la Cueva del Agua se deslizan por estas terrazas, formando unas espectaculares cascadas que dividen al pueblo en dos partes, Villa y Puebla, y que van a caer en las aguas del Ebro, formando otro espectacular torrente. En épocas de deshielo o de fuertes lluvias, el caudal de las aguas aumenta considerablemente, saltando de terraza en terraza y ofreciendo un espectáculo único e irrepetible. La causa de esta especie de prodigio acuático se debe al enorme acuífero que existe en el subsuelo del cercano páramo de Bricia.

El origen del pueblo es medieval y durante mucho tiempo en él convivieron las tres culturas, árabe, judía y cristiana, destacando especialmente la presencia mozárabe. Los caballeros Templarios construyeron el convento y hospital de San Antón, destinado a atender a los peregrinos que elegían la ruta alternativa al Camino Francés de Santiago, que se desviaba por San Martín de Elines y Santa María de Cervatos, ambos en tierras cántabras. Los Reyes Católicos le concedieron jurisdicción de realengo, por lo que sus vecinos se vieron liberados del pago de numerosos impuestos. En lo más alto del pueblo se pueden ver algunos restos de la muralla almenada que formaba parte de su medieval castillo defensivo. Sus restos tienen como fondo unas enormes estructuras calcáreas, que parecen fantasmales ruinas.

Su conjunto urbano, con casas de piedra típicamente montañesas, de poca altura, con rústicas solanas de madera que se asoman a las estrechas calles del pueblo, levantadas escalonadamente sobre las diferentes terrazas de piedra toba y tan apiñadas que producen la sensación de estar suspendidas en el aire. Algunas son edificios singulares, como la casa de los marqueses de Aguilar, la Casa de los Canes, decorada con artísticos canecillos románicos ó la Casa de los Pobres, donde se acogía a los peregrinos enfermos.

Actualmente sus escasos vecinos viven de la actividad turística que genera el gran número de personan que le visitan, atraídas por la singularidad y belleza natural de todo su entorno. Los meses de invierno el pueblo se queda prácticamente deshabitado.

maappaer3r3r3225t44tw4twe4eteww

Pesquera de Ebro, como su nombre indica, es un lugar de pesca, se encuentra al sur del valle de Zamanzas, en el espacio natural conocido como las Hoces del Alto Ebro, en pleno cañón del Ebro. Se entra en el pueblo por un sólido puente medieval, perfectamente conservado, construido posiblemente a mediados del siglo X, coincidiendo con su fundación.

maappaer3r3r3225t44tw4twe4etewwrgrtwererterrrrrrrrrrrrrrrrr

Sus orígenes se remontan al siglo IX, siendo repoblado por orden del rey de Asturias Alfonso III el Magno, que lo destinó a lugar de pesca, donde parece que pasó algunas temporadas de descanso.

También se le conoce como “El Pueblo de los Escudos”, pues por sus dispersas calles abundan las casas de piedra blasonadas con escudos nobiliarios, pertenecientes a las familias hidalgas que las habitaron, destacando entre todas la calle de los Giles por su abundancia de casonas blasonadas; el origen de estas viejas mansiones corresponde principalmente a los siglos XVI, XVII y XVIII, en una de ellas, grabada en piedra se puede leer la siguiente leyenda: Iesús María. Esta es casa de placer i la gente de alegría. Año 1712”. Todo el entramado urbano confiere al pueblo un aspecto medieval que capta enseguida la atención y el interés del viajero. Por la calle de la Iglesia se sube hasta el centro del pueblo, donde se encuentra la iglesia parroquial de San Sebastián, un templo interesante para visitar, aunque parte de su contenido ha sido trasladado al Museo del Retablo de Burgos. En su exterior destacan su portada y su magnífica espadaña; en su explanada de entrada, dominando todo el entorno, se levanta la soberbia figura de un roble centenario totalmente petrificado.

maappaer3r3r3225t44tw4twe4etewwrgrtwererterrrrrrrrrrrrrrrrrr3rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

En su interior recibieron sepultura dos insignes naturales de la villa, el militar Pedro Merino, que en la célebre batalla  de San Quintín, donde los franceses fueron derrotados, hizo prisionero al Condestable de Francia, por lo que recibió una recompensa de 10.000 ducados. El otro fue el gran platero, también del siglo XVI, Lesmes Fernández del Moral, discípulo aventajado de Pompeyo Leoni y Juan de Arfe, que realizó varios encargos por cuenta de Felipe II, precisamente el vencedor de S. Quintín.

En el tema gastronómico predomina la tradicional y recia cocina castellana, no faltando por la zona magníficos sitios donde el viajero podrá disfrutar ampliamente con los paltos típicos de la zona, en los que siempre estará presente la exquisita trucha de río. De pasada, sin querer ser selectivo, recuerdo el Asador de Centola, el Mesón del Rudrón y el Mesón del Cañón, aunque la oferta es mucho más amplia. También abundan las hospederías y sitios donde descansar y disfrutar de las plácidas y silenciosas noches castellanas, armonizadas únicamente por el susurro de las profundas aguas del Ebro.

El pueblo fue declarado Conjunto Histórico en 1993.

¡Buen viaje!

Autor: Paco Blanco, Barcelona, febrero 2017

POR LA CUENCA DEL ARLANZÓN.-De Estépar a Pampliega-. Por Francisco Blanco.

27312397

El municipio de Estepar, perteneciente al Alfoz de Burgos y situado a unos 20 kilómetros de la capital, está formado por las siguientes 11 localidades: Arenillas de Muñó, Arroyo de Muñó, Estepar, Hormaza, Mazuelos de Muñó, Medinilla de la Dehesa, Pedrosa de Muñó, Quintanilla-Somunó, Vilviestre de Muñó, Villagutiérrez y Villavieja de Muñó. El origen del apellido Muñó se remonta al siglo IX, durante la repoblación de estas tierras iniciada por el Conde de Castilla, Munio Núñez, casado con Argilo de Trasmiera, quienes en el año 824 otorgaron la “Carta Puebla de Brañosera”, en la que se concedían numerosos privilegios a los primeros repobladores: “En el nombre de Dios, Yo, Munio Nuñez y mi mujer Argilo, buscando el Paraíso y hacer merced, hacemos una puebla en el lugar de Osos y Caza y traemos para poblar a Valerio y Felix, a Zonio, Cristuevalo y Cervello con todas su parentela y os damos para población el lugar que se llama Brañosera con sus montes y sus cauces de agua, fuentes, con los huertos de los valles y todos sus frutos”.

ee

En Arenillas de Muñó se puede admirar la torre defensiva de los Padilla, construida por esta familia en el siglo XV. Su esbelta torre del homenaje es de planta cuadrada y unos 18 metros de altura, rematada con una serie de matacanes almenados, con pequeñas aberturas en sus muros para los tiradores de ballesta. Muy cerca, en Mazuelo de Muñó, se levanta otra torre defensiva bastante bien conservada, levantada por el Marino Mayor de Burgos D. Pedro Carrillo de Toledo en el siglo XIV. La torre del homenaje, de planta cuadrada, tiene cuatro alturas y está rematada por un matacán con triple hilera de almenas caladas. Por tres de sus lados está rodeada por un recinto amurallado.

ee3

En Arroyo de Muñó se encuentra el templo de Nuestra Señora de Muñó, de estilo románico, aunque posteriormente se le han ido añadiendo numerosas modificaciones, como la portada y el ábside, que han pasado a ser góticos. El ábside es rectangular con contrafuertes y en su remate aparece la estatua de San Martín obispo.  La iglesia es de una sola planta, con bóveda de yesería sostenida por columnas rematadas con arcos. En su interior destaca su retablo mayor churrigueresco del 1730 y otro barroco, presidido por la Virgen con el Niño. Se encuentran también un Crucificado románico y una pila bautismal renacentista. Otras tallas e imágenes, junto con otros objetos de culto, como cálices, custodias y diversas reliquias se pueden ver en el Museo Diocesano, instalado en la misma iglesia, que actualmente está dedicada a San Martín Obispo.

ee45

La historia de Estepar se cubre de negras sombras a partir del 18 de Julio de 1936, fatídica fecha en la que España se partió en dos y la violencia se apoderó de sus pueblos y sus ciudades. En la provincia de Burgos, como en el resto, se cometieron muchas tropelías, muchas personas fueron perseguidas y asesinadas por el simple hecho de no coincidir con la ideología que imponía el bando que había resultado vencedor. En Burgos y provincia, todo hay que decirlo, una gran mayoría de burgaleses apoyaron sin reservas al bando anti republicano que se había sublevado y que impuso su voluntad por la fuerza de las armas, llevando a cabo una implacable y sangrienta represión, cometiendo numerosos crímenes, de los que muchos continúan impunes.

A Estepar le cayó el macabro honor de ser uno de los focos donde la represión franquista actuó con mayor intensidad y ensañamiento. El Monte Estepar se ha hecho tristemente famoso por ser el escenario de los numerosos e inicuos fusilamientos llevados a cabo durante la represión franquista de la pasada Guerra Civil, cuyos cuerpos fueron inhumados por las diferentes fosas comunes dispersas por este paraje de nuestra provincia. La memoria de las víctimas ha estado durante muchos años sometida al silencio, el oscurantismo y la indiferencia oficial, hasta que en la segunda decena del siglo XXI apareció la “Coordinadora para la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos”, dirigida por un experto grupo investigadores y apoyada por numerosos voluntarios, que han comenzado los trabajos de exhumación de los cuerpos de las víctimas, todavía no cuantificadas, y la recuperación de objetos personales y documentos, que permitan recuperar su memoria y devolverlas, a ellas y a sus familiares, una parte de su honra y dignidad, tan injustamente pisoteadas.

ee457tu675

Pampliega, la antigua Pampilica romana, está situada en una ladera sobre el Arlanzón, que la riega y atraviesa y que se cruza por un viejo puente medieval. Su paisaje urbano está presidido por la imponente figura de su iglesia parroquial.

Según Tolomeo, en el siglo II a. C. ya había presencia romana en este lugar, al que se llamó Pompeyica en honor al emperador Pompeyo, pero fueron los visigodos los que tuvieron una estancia más estable y duradera. Según parece, en el año 642 el noble Chindasvinto fue proclamado aquí rey de la España visigoda, después de que fuera depuesto su predecesor Tulga. También fue el lugar donde se retiró, después de ser destituido por Ervigio, el famoso rey Wanba, fallecido en el año 688, que la había concedido algunos privilegios. Ya por entonces se celebraba un mercado semanal que se mantuvo durante toda la Edad Media. La repoblación de estas tierras, después de la invasión musulmana, comenzó a finales del siglo IX, de forma prácticamente simultánea a la de la cercana Castrojeriz y otras localidades de la fértil vega del bajo Arlanzón. En el llamado Cerro del Castillo existía una fortaleza defensiva cuyas murallas rodeaban toda la localidad; actualmente del castillo tan sólo quedan algunas dispersas ruinas, mientras que de sus murallas se conserva la restaurada puerta de Presencio, pero han desaparecido las de Burgos, en el norte y la del Saetín en el oeste.

ee457tu675t4tewtetttw

Hacia el año 1150 el rey Alfonso VII la concedió jurisdicción de realengo, junto con  la carta de abadengo al monasterio  benedictino de San Vicente, hoy desaparecido, donde precisamente se encontraba la tumba del rey Wamba (1). Alfonso X, hacia el 1274 mandó trasladar los restos de Wamba a la iglesia toledana de Santa Leocadia, donde también reposaban los de su antecesor Chindasvinto, a cambio concedió al pueblo un mercado semanal, junto a generosos fueros y privilegios, finalmente, en el año 1845 los restos de ambos monarcas fueron introducidos en una arqueta forrada de terciopelo y trasladados a la sacristía de la catedral de Toledo, donde todavía se conservan. Sobre el traslado del rey Wamba se hizo popular una leyenda según la cual, ante la oposición de los pampliegueños al traslado, el rey les colmó de favores para que el día del traslado “se hicieran los dormidos”, por lo que a Pampliega se la conocía como “El Pueblo de los Dormidos”.

A principios del año 1297 el rey Fernando IV la convierte en señorío al cederla al magnate castellano D. García Fernández de Villamayor y su esposa Doña Mayor Arias , señores de Villadelmiro, Villamayor de los Montes y otras muchas localidades (2), todas pertenecientes a la vega del Arlanzón. Doña Teresa, al quedarse viuda, en el año 1331 la vendió a la ciudad de Burgos, pasando desde entonces a formar parte del Concejo burgalés, que no elaboró sus ordenanzas municipales hasta el año 1429. En el año 1562 se empezaron a construir las primeras bodegas subterráneas, en las que se elaboraba el vino que posteriormente se vendía en la capital burgalesa; estas bodegas, enclavadas principalmente en el subsuelo de la Plaza Mayor y la de las Verduras, han sido recientemente sometidas a una rigurosa investigación arqueológica. En el 1683 el concejo del pueblo fue encarcelado por negarse a depositar en el Ayuntamiento las armas de la ciudad.

898989889898989898989894tewtetttw

La imagen que primero impresiona a los que visitan Pampliega es su monumental iglesia parroquial de San Pedro ex Cátedra. Su origen es de finales del siglo XIII, del que tan sólo se conservan dos capillas laterales, la actual configuración la empezó a adquirir en el siglo XVI, estando su remodelación a cargo del arquitecto burgalés Juan de Vallejo, concluyéndose con la construcción de la torre, que recuerda la del Hospital del Rey de Burgos. La iglesia es de estilo gótico isabelino, con elementos renacentistas y consta de una sola nave con crucero y la torre dispone de un pórtico del siglo XVII, todo construido con piedra de sillería. En su interior destaca el retablo mayor con cuatro calles, obra del escultor Domingo de Amberes, en su calle central se encuentran las imágenes de San Pedro, la Asunción y el Calvario; en los laterales se encuentran las de San Roque y el rococó de Nuestra Señora del Rosario. También es de destacar su púlpito de piedra decorado con medallones, en los que aparecen San Pedro, San Pablo y San Andrés, obra del escultor vasco Martín de Ochoa, que también construyó el coro abovedado, con dos tribunas laterales. Actualmente dispone de un órgano y la Coral de Pampliega ofrece numerosas jornadas musicales.

Durante muchos años, la historia y el desarrollo de Pampliega ha permanecido ligado a su producción agrícola, además del comercio y las relaciones con la ciudad de Burgos. En la actualidad, después del masivo éxodo rural, se trata de una pequeña localidad castellana de unos 500 habitantes, cuya economía está basada en las pequeñas explotaciones agrícolas y algunas pequeñas empresas, como la Sociedad Ecológica Wamba, con 4,5 hectáreas de viñedos propios, cuya producción, que comenzó en el 2005, les permite embotellar unos vinos que no dejan de mejorar en calidad y que cada vez tienen mejor aceptación en el mercado. A esto hay que añadir su atractiva oferta turística, tanto en el tema histórico y monumental como en el gastronómico, en el que destacan los tradicionales productos de la recia cocina castellana. El benigno clima de los meses de estío y la natural hospitalidad de los pampliegueños convertirá la visita en una agradable experiencia.

El Arlanzón continua su curso de 131 kilómetros, hasta unirse con el Arlanza, otro río con historia, en la palentina localidad de Quintana del Puente.

NOTAS 

  • El Ayuntamiento de Pampliega y el Arzobispado de Burgos han realizado una reclamación conjunta a la Diócesis de Toledo de los restos del rey Wamba, que permanecen en la catedral de Toledo desde que fueran trasladados allí por orden del rey Alfonso XI.
  • En Villamayor de los Montes existe un monasterio cisterciense femenino, en el que conservan los archivos personales de D. García Fernández. Fue fundado en el 1223 y estaba bajo la jurisdicción del Monasterio de las Huelgas.

Autor Paco Blanco, Barcelona, enero 2017

 

POR LA CUENCA DEL ARLANZÓN: GAMONAL Y BURGOS. -Por Francisco Blanco-.

wldjw

Después de abandonar Ibeas de Juarros, siguiendo por el Camino Francés de la Ruta Jacobea, a unos 14 kilómetros el viajero se encontrará con el populoso barrio burgalés de Gamonal de Río Pico, cuyo nombre se debe a la abundancia de gamones por sus campos, una planta herbácea con muchas flores, que se utilizaba como forraje para el ganado. Está situado en una extensa vega regada por el río Arlanzón y sus afluentes Vena y Pico. El barrio se incorporó a la ciudad de Burgos en el año 1955.

Pero antes de convertirse en el  barrio periférico más poblado de Burgos, la historia de Gamonal se remonta al siglo XI, en que el año 1075 el rey de Castilla Alfonso VI, también conocido como “el Bravo”, suprimió el obispado de Oca, cuya sede, desde la destrucción por los árabes en el siglo VIII de la primera, situada en la actual Villafranca Montes de Oca, había residido en Amaya, Valpuesta, Muñó, Sasamón y Oña, trasladándola a Gamonal y creando la Diócesis episcopal de Burgos, al tiempo que hacía a la ciudad la concesión de unos terrenos sobre los que se empezó a levantar la futura catedral. La nueva diócesis de Gamonal, que tenía jurisdicción de realengo,  fue confirmada por el papa Urbano II en el año 1095.

ty4

 

Parece que el lugar elegido para erigir la nueva sede se debió a la milagrosa aparición en las cercanías de una imagen de Santa María, curiosamente, el hallazgo tuvo lugar en un enclave situado en pleno Camino de Santiago, por el que desfilaban miles de peregrinos.

Sobre la primitiva iglesia románica del siglo XI, de la que apenas queda un capitel recientemente descubierto, se erigió el magnífico templo gótico de Santa María la Real y Antigua de Gamonal, que el viajero podrá contemplar justo a la entrada del populoso barrio del mismo nombre. Menos legendario parece ser que los terrenos sobre  los que se levantó fueron una cesión real, hecha a la nueva sede episcopal por las infantas Doña Urraca y Doña Elvira, hermanas del rey Alfonso, que trajeron para que la rigiera al obispo D. Simón. Naturalmente, la nueva iglesia era paso obligado para los peregrinos que se dirigían a Santiago, lo cual incrementó masivamente la devoción por la Virgen María, a la que los peregrinos se paraban a visitar y a encomendarla sus rogativas. También se construyó un Hospital para atender a los peregrinos enfermos. La afluencia de romeros fue tanta que, para atenderla mejor, en el siglo XIII se crea la “Cofradía de Nuestra Señora de Gamonal”, también llamada de los Caballeros, por pertenecer sus cofrades a nobles familias burgalesas. Uno de sus primeros cofrades fue nada menos que el marino burgalés D. Ramón Bonifaz, Almirante de Castilla, conquistador de Sevilla y creador de la Armada Castellana, muerto en el 1256 y enterrado en el desaparecido Monasterio de San Francisco de Burgos.

La actual iglesia pertenece al más puro estilo gótico burgalés. Su construcción, sobre los restos de la antigua iglesia románica, comienza a principios  del siglo XIV y se concluye en el XVI. Tiene forma de cruz latina, de una sola nave con dos capillas laterales y bóveda de crucería. Está orientada hacia Oriente, tal como era costumbre de la época y su puerta principal, de original tracería mudéjar con motivos geométricos, está protegida por un atrio de imponente aspecto. En el tímpano de la entrada, sostenido por un arco adintelado, está representada una bella escena de la Coronación de la Virgen, con el Hijo sentado en su trono, en presencia de San Pedro y San Juan, arrodillados y con las manos juntas en actitud orante, en el centro destaca el escudo real de Castilla y León.

ewe

La torre, de piedra rojiza, es cuadrangular, sostenida por contrafuertes, con ventanales laterales gemelos, de grandes dimensiones, que proporcionan luz solar al interior del templo. En su parte superior está el campanario con cuatro troneras y un reloj en el centro, que fue incorporado en el siglo XVII y al que se accede por una escalera de husillo.

Delante de la iglesia se levanta una cruz del siglo XVI, que servía como mojón señalizador del Camino de Santiago, decorada con las típicas vieiras que simbolizan el Camino de Santiago.

Actualmente es la iglesia parroquial del Barrio de Gamonal y celebra sus fiestas el día dos de febrero, festividad de la Presentación del Niño Jesús en el Templo y la Purificación de Nuestra Señora, popularmente conocida como “Fiesta de las Candelas”.

dqwd

En el “Censo de los Millones” de 1591, en el que se relacionan los territorios que integraban el Reino de Castilla, aparece la “Cuadrilla de Gamonal”, que incluía las siguientes localidades, pertenecientes todas al “Alfoz de Burgos”: Quintanapalla, Castañares, Villayuda, Villalbal, Hurones, Cotar, Mijaradas y Rubena, que contaban con 188 vecinos “pecheros”, obligados a pagar impuestos.

El 9 noviembre de 1808, Napoleón, al frente de su Guardia Imperial y de cinco Cuerpos de Ejército integrados por 20.000 infantes, 4.000 jinetes y una poderosa artillería, se dispone a apoderarse de la importante plaza de Burgos. Enfrente, en la llanura de Gamonal y prácticamente a pecho descubierto, le salen al paso 6.000 infantes, muchos de ellos bisoños, 2.500 jinetes y 4 piezas de artillería, mandados por el general D. Ramón Patiño, Conde de Belveder, un militar aristócrata más experto en los salones de la Corte madrileña que en campañas militares. En la mañana del día 10 los franceses arrollaron a los españoles sin demasiados esfuerzos, causándoles unos 2.000 muertos, el resto, incluido el general Patiño, tuvieron que huir a toda prisa para poder salvarse. Tan sólo  las valerosas Guardias Walonas, mandadas por D. Vicente Genaro de Quesada (1), opusieron una tenaz y heroica resistencia, formando un cuadro, que fue diezmado hasta quedar únicamente 74 supervivientes, casi todos heridos, a los que no les quedó otra opción que rendirse. El día 11 Napoleón entraba en Burgos, instalándose en el Consulado del Mar del Paseo del Espolón, mientras sus tropas se entregaban al saqueo de la ciudad y a la vejación de sus vecinos.

Más recientemente, entre el 9 y el 17 de enero del 2014, Gamonal saltó al primer plano de la actualidad española, al ser protagonista de un serio enfrentamiento entre los vecinos del Barrio y el Ayuntamiento de Burgos, que ocasionaron una serie de manifestaciones y disturbios en los que en algunos casos hizo aparición la violencia. La raíz del conflicto hay que buscarla en la oposición de la mayoría de los vecinos, representados por la “Asociación de Vecinos las Eras de Gamonal”, a la política urbanística del Consistorio burgalés, al que acusaban de dar prioridad a algunos intereses particulares y desatender las verdaderas necesidades del Barrio. En muchas ciudades españolas se produjeron manifestaciones de solidaridad con los vecinos de Gamonal. Finalmente, el día 17 el alcalde de Burgos (2) anunció el cese definitivo de las obras del proyecto urbanístico origen del conflicto. ¡El movimiento de protesta popular había salido vencedor!

3er32e

Según los “Anales Castellanos Primeros”, “en el año 882 el conde Diego repobló Burgos y Ubierna por mandato de nuestro señor Alfonso. El rey Alfonso reinó 41 años y se fue por los siglos en el mes de diciembre y le sucedió en el reino su hijo García”.

Se refiere naturalmente al conde D. Diego Rodríguez Porcelos, II Conde de Castilla, hijo del legendario conde D. Rodrigo, repoblador de Amaya en el 860, que en el 866 ayudó a su sobrino, el rey Alfonso III, a recuperar el trono de Asturias que le había arrebatado Fruela Bermúdez, convirtiéndose en hombre de confianza y consejero del rey asturiano, que le nombró Conde de Castilla y de Álava. A su muerte, ocurrida en el 873, le sucedió su hijo Diego, que se instaló en el castillo de Pancorbo y también contó con la confianza del rey asturiano, al que acompañó en algunas campañas contra el emir Muhammad I por tierras extremeñas.

ed

En Pancorbo, el año 882 tuvo que resistir las acometidas del Emir cordobés, apoyado por los Banu Qasi (3), según nos cuenta la “Crónica Albeldense”: “Luego pasó a los confines de Castilla, al castillo de Pancorbo, y allí empezó a luchar por su propia voluntad, pero al tercer día se retiró de allí muy maltrecho. El conde era Diego”.

La tregua acordada entre Alfonso III y el emir Muhammad I, permitió que el Condado castellano continuase su expansión hacia el sur, llegando hasta el río Arlanzón, en cuyas orillas, el año 884 fundó las ciudades de Ubierna y Burgos y muy posiblemente, tal como indica su nombre, Villadiego. Según la “Crónica Najerense”, el conde Diego Rodríguez murió en Cornudilla (4) el 31 de enero del 885, en un enfrentamiento con Muhammad ben Lubb, caudillo árabe de la familia de los Banu Qasi que dominaba una zona de La Rioja. Al morir fue sucedido en el Condado de Castilla por el conde Munio Núñez, pues sus tres hijos varones Gómez, Gonzalo y Fernando Díaz eran todavía muy jóvenes, más adelante Fernando Díaz fue Conde de Lantarón y Cerezo.

Con todo lo expuesto, la fecha más probable de la fundación de Burgos se puede establecer en el año 884, tal como apuntan los “Anales Compostelanos”, el “Chronicon Burgensis” y la “Crónica Najerense”. Las primeras construcciones realizadas por el conde Diego Rodríguez, seguramente fueron dos torres defensivas situadas en un alto que domina la ciudad, actualmente conocido como el  Cerro de San Miguel, que acabó convirtiéndose en un castillo amurallado. Sobre sus laderas  fueron apareciendo pequeños y dispersos asentamientos humanos, generalmente agrupados en torno a alguna ermita o iglesia, entre estas últimas se encontraba la de Santa María la Blanca, fundada por el mismo conde Diego Rodríguez, que aun hoy sigue siendo la patrona de la ciudad y que fue destruida, junto con el Castillo y muchas casas del barrio, durante la invasión napoleónica.

eddwqqedqwedwqqq

de Otra de las primeras iglesias burgalesas fue la de San Lorenzo el Viejo, fundada por el propio Fernán González, en la que, según la tradición, el “Buen Conde” armaba a sus caballeros. Durante los primeros años del siglo XIII, mientras se levantaba la actual catedral gótica, la iglesia acogió al Cabildo catedralicio. Debido a su mal estado, fue demolida en el año 1783 y parte de sus restos se utilizaron para construir la torre de la actual iglesia barroca del mismo nombre, finalizada en el 1694, que pasó a ser sede de la Compañía de Jesús. La actual iglesia de San Lorenzo está enclavada entre las calles de San Lorenzo y Almirante Bonifaz.

En el año 934, al igual que el Monasterio de Cardeña, Burgos fue asolada por las huestes de Abd-al-Rahamán III, durante la “aceifa” que éste llevó a cabo por tierras de La Rioja y el Condado de Castilla, llegando hasta San Esteban de Gormaz y Osma.

Pocos años más tarde, en el  941, está documentalmente acreditada la existencia en Burgos de un Concejo, que, entre otras cosas,  entabló varios litigios por el agua con el cercano y poderoso Monasterio de San Pedro de Cardeña. A partir de aquí, Burgos se va configurando como el núcleo urbano más importante del emergente Condado Castilla, en el que los Condes establecieron su residencia habitual, entre ellos Fernán González, a quien el rey de León Ramiro II destituyó de su cargo el año 944, enviando a Burgos para sustituirle a su hijo el infante D. Sancho, que más tarde sería rey con el nombre de Sancho I el Craso. Fernán González recuperó el favor del Rey asturiano y el título de Conde de Castilla en el 945, en que regresó a Burgos, cabeza del Alfoz del mismo nombre, donde acabaron estableciendo su residencia numerosos magnates y dignatarios eclesiásticos, incluido el Obispo de Oca, hasta que, ya en el siglo XI el rey Alfonso VI traslade a Burgos esta sede episcopal, aunque el nuevo obispo no disponía aun ni de iglesia ni de palacio propios, instalándose en la iglesia románica de San Esteban, situada en las cercanías del palacio condal (5). Para entonces ya eran muchos los peregrinos que entraban en la ciudad, situada en pleno Camino de Santiago y tenían que pasar, para abandonarla, por delante de la citada iglesia de San Esteban.

e21e2

Alfonso VI y su esposa Doña Constanza de Borgoña fueron grandes protectores de la ciudad de Burgos, a la que el rey el año 1073 concedió la jurisdicción de realengo. Otro acontecimiento importante para el futuro de la ciudad fue la llegada, el año 1080 por petición personal de la reina, del monje benedictino francés Adelmus, procedente del monasterio “Domus Dei” de la Auvernia francesa. Este monje francés se convirtió en consejero del rey y confesor de la reina, pero también llevó a cabo una intensa labor benéfica y también de saneamiento y urbanización de la ciudad, en plena fase de expansión, siendo el impulsor del encauzamiento de las aguas de los tres ríos que la atravesaban, el Pico, el Vena y el Arlanzón, que se estancaban o la inundaban con frecuencia, provocando epidemias o inundaciones. Tal fue su dedicación y tan fructífera su labor, que los burgaleses no tardaron en aclamarle como su santo Patrón con el nombre de Lesmes. San Lesmes  murió en Burgos el 30 de enero del 1097, siendo enterrado en el mismo Monasterio que había fundado (6).

El rey Alfonso también premio su labor nombrándole Abad del Monasterio de San Juan, su hospital y su iglesia, donde se atendía a los numerosos romeros que llegaban a la ciudad por el Camino de Santiago, penetrando en ella precisamente por la Puerta de San Juan, adosada a la muralla este, después de cruzar el puente del mismo nombre sobre el río Vena, poco antes de desembocar en el Arlanzón. Por esta puerta, formada por un sencillo arco de medio punto, se accedía a la calle de La Puebla, que llegaba hasta la Plaza del Mercado, en la que durante el siglo XV los Velasco construyeron el Palacio de los Condestables de Castilla, popularmente conocida como Casa del Cordón; daba también a la calle de San Juan, en cuyo comienzo se encontraba la Posada de las Almas, muy frecuentada por los peregrinos. Siguiendo por la calle de San Juan se llegaba hasta la de Avellanos que enlazaba con la Vejarrúa o Rúa de los Caballeros, hoy de Fernán González, que era la arteria principal de la ciudad, donde residían los magnates de la nobleza local, la alta jerarquía eclesiástica y los ricos mercaderes, que tenían en ella sus suntuosos y blasonados palacios.

43253454325

Se abandonaba la ciudad por el Arco de San Martín, abierto en su muralla a finales del siglo XIII, de estilo mudéjar, formado por un arco de herradura flanqueado por dos cubos defensivos, por donde los peregrinos abandonaban la ciudad. También por esta puerta acostumbraban a entrar en Burgos los reyes de Castilla, hasta que el 21 de febrero de 1520 lo hiciera por última vez el emperador Carlos I de España y V de Alemania. En la misma calle se puede admirar la iglesia de San Nicolás de Bari, levantada a principios del sigl0 XV sobre los restos de otra iglesia románica. Se trata de otra de las joyas del gótico burgalés, en la que brilla con luz propia el monumental retablo renacentista, una de las más bellas obras realizadas por Simón de Colonia y su hijo Francisco.

Por cierto que los Colonia también tuvieron su propia casa en la actual calle de Fernán González, actualmente conocida como el Palacio de Castilfalé, justo enfrente de la catedralicia puerta de la Coronería o Alta de los Apóstoles, realizada en el siglo XIII por el maestro Enrique.

También Alfonso VIII, el de Las Navas, contribuyó de forma notable, junto con su esposa Doña Leonor de Plantagenet, en aumentar la proyección de la ciudad burgalesa en todos los ámbitos, al instalar su corte en su recinto urbano, con lo que adquirió el rango de “Civitas Regia”. Además, en las afueras de la ciudad, no muy lejos del margen izquierdo del Arlanzón, fundaron el Real Monasterio de las Huelgas, en el que ambos recibieron sepultura.

Por el norte se accedía a la ciudad por el Arco de San Gil, en la ladera del Cerro de San Miguel, puerta amurallada defendida por dos torreones, actualmente inexistentes, que en siglo XVI fue reformada por Juan de Vallejo.

dfeqwfe

Adosada a la muralla se levanta la iglesia de San Gil Abad, de grandes dimensiones con planta de cruz latina, tres naves y crucero, todo de piedra labrada. Su construcción se inició en el siglo XIII, pero se fue  ampliando durante muchos años, gracias a las numerosas capillas que se la fueron añadiendo, merced a la iniciativa privada de algunas poderosas familias de la ciudad, hasta convertirse en el templo de mayores dimensiones de la ciudad, después de la catedral, siendo su interior de gran variedad de estilos, con gran valor artístico y arquitectónico, aunque su exterior fachada gótica resulta  de gran sobriedad, destacando un gran rosetón. Entre las numerosas capillas de carácter funerario, hay que destacar la construida a partir de 1563 por Juan de Vallejo, gracias al mecenazgo del canónigo burgalés D. Pedro de Encinas, bajo la advocación de la Cruz, aunque en el 1836 se la empezó a conocer como “Capilla del Santísimo Cristo de las Santas Gotas”.

3ty54ttr45trwetrwet

Se trata de una conmovedora talla medieval, regalo del papa Inocencio III al fundador de la Orden Trinitaria San Juan de Mata, que la trajo a Burgos depositándola, a principios del siglo XIII, en el convento de la Santísima Trinidad, situado extramuros de la ciudad, muy cercano al Arco de San Gil, desde donde se divisaba y vigilaba; la desamortización de Mendizábal fue, entre otras, la causa de la desaparición del convento y de que la valiosa figura de Cristo en la Cruz fuese a parar a la citada capilla de San Gil. El hecho milagroso ocurrió en el reinado de Pedro I de Castilla, también llamado “El Cruel” y “El Justiciero”, durante su enfrentamiento con sus hermanastros los Trastamara, hijos de su padre D. Alfonso XI y de su concubina Doña Leonor de Guzmán, que aspiraban a arrebatarle la corona de su cabeza y colocársela a D. Enrique, jefe de la familia, que acabaría, después de quitarle la vida, reinando como Enrique II “el de las Mercedes”. Estando D. Pedro en Burgos, se enteró de que los Trastamara, acompañados por una poderosa tropa de mercenarios franceses, habían invadido Álava y La Rioja y se acercaban a toda marcha dispuestos a apoderarse también de Burgos y de su persona; el rey, presa del pánico, no se le ocurrió otra cosa para defender la ciudad que mandar derruir el convento de la Trinidad, cercano a la muralla y a la puerta de San Gil, aduciendo que su sólida construcción podría convertirse en una fortaleza que serviría de fortín a los asaltantes. Dio comienzo el derribo del convento hasta que al llegar a la capilla de la Magdalena, donde se veneraba la imagen del Cristo, se encontraron con Sor María Jesús, una joven monja trinitaria, postrada llorando a los pies de la imagen, rogándola que impidiera semejante tropelía. Justo en ese momento, se desprendió una piedra de la bóveda que golpeó la cabeza del Cristo, de la que inmediatamente empezaron a brotar gotas de sangre. A la atribulada Sor María Jesús no se le ocurrió otra cosa que utilizar su toca para proteger la pierna de la imagen, donde cayó la primera gota, cuya huella aún se puede apreciar, el resto de las gotas fueron recogidas por la monjil toca, hasta un total de dieciséis, que se convirtieron en sagradas y veneradas reliquias. Con el transcurrir de los años, algunas de estas gotas fueron regaladas a diferentes personajes históricos, como  los Condestables de Castilla, el Duque de Lerma ó  el ya citado rey Felipe IV. El resto permanecen en una urna de plata que se conserva en la citada capilla de la iglesia de San Gil, objeto de veneración popular. Otra gota, como todavía se puede apreciar, quedó colgando de la nariz del Santísimo Cristo. De su culto se ocupa actualmente la Real Hermandad de la Sangre de Cristo y Nuestra Señora de los Dolores, que las sacan en procesión por la iglesia cada tres de mayo.

Otra capilla funeraria muy notable es la de la Natividad, cuya obra la inició el maestro Juan de Matienzo, en el 1529, bajo el mecenazgo de D. Juan de Castro y su esposa Doña Inés de Lerma. Es de estilo plateresco con algunos elementos tardo góticos.

423rr4r4r4r44r4r44r4r4r

Se accede por un elegante arco sostenido por pilastras, obra de Juan de Vallejo, su interior es de un gran valor arquitectónico, cubierto por una artística bóveda octogonal estrellada,  destacando su monumental retablo plateresco, formado por doce magníficas escenas relativas a la Natividad de la Virgen María.

En el ángulo de entrada que forma con la muralla se levanta un cubo, en cuyo interior se elevaba una escalera de caracol que conducía a la casa de las conocidas  como “Emparedadas de San Gil”, señoras de clase distinguida que vivían  alejadas del mundo, recogidas y dedicadas a la vida cristiana y contemplativa, la escalera también conducía a una tribuna, desde donde las “Recogidas”, como también se las llamaba, asistían a la misa y demás ceremonias del culto.

La iglesia de San Gil fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931 y actualmente está considerada como Bien de Interés Cultural (BIC).

En el 1217 el rey Fernando III el Santo confirma a Burgos los Fueros del Albedrío, que en la práctica ya estaban vigentes desde que Fernán González declarara independiente al Condado de Castilla del reino de León, quemando las antiguas leyes visigóticas y adoptando el “Fuero Juzgo”. Éste mismo monarca, casado en Burgos el año 1219 con Doña Blanca de Suabia, se convirtió en el gran mecenas de la ciudad. Atendiendo la iniciativa del por entonces obispo D. Mauricio, en el año 1221 coloca la primera piedra de la que con el tiempo se convertiría en una de las más bellas catedrales góticas de Europa, destinada a ser “Madre y Cabeza” de todas las iglesias de Castilla; entre sus primeros artífices cabe mencionar al maestro Enrique, de origen francés, que ya había trabajado en la de León y el maestro de obras Juan Pérez, ambos pertenecientes a la escuela normanda del “gótico radiante”. La nave principal se terminó en el 1230 y ese mismo año fue abierta al público como nueva sede episcopal, cuyo solemne acto de inauguración fue presidido por el propio Fernando III el Santo. La ceremonia de su consagración  se celebró en el año 1260. En el 1269 se celebraba con gran solemnidad la boda del infante D. Fernando de la Cerda, nieto de Fernando III e hijo de Alfonso X el Sabio, otro gran protector de la ciudad de Burgos, con la princesa Doña Blanca de Francia, hija del rey San Luis. En el 1284, tras el borrascoso proceso de sucesión que se desencadenó a la muerte de Alfonso X, Sancho IV, su segundo hijo varón, se convirtió en el nuevo rey de Castilla. El nuevo monarca también colaboró al desarrollo de Burgos, a través de mercedes y donaciones que permitieron continuar con las costosas obras de la magna fábrica catedralicia. En agradecimiento, el Cabildo catedralicio burgalés aprobó por unanimidad considerar a los monarcas castellanos como Canónigos de Honor de la Diócesis.

Otros artífices destacados, además de los citados Maestro Enrique y Juan Pérez, fueron  el cantero Aparicio Pérez, pariente del anterior, y los maestros de obras Pedro Sánchez, Martín Fernández y su hijo Juan Fernández, con los que a principios del siglo XV se dio por finalizado lo que se podría definir como el primer proyecto catedralicio.

El año 1435, procedente del Concilio de Basilea, llegó a Burgos D. Alonso de Cartagena, apodado el “Burguense” nuevo obispo de la sede episcopal burgalesa, nombrado por el papa Eugenio IV para suceder a su padre el judío converso D. Pedro de Santamaría, ambos naturales de Burgos. El nuevo obispo era un eminente humanista, polígrafo e historiador y llegaba acompañado por un selecto número de personalidades, elegidas por él mismo durante su estancia en Basilea, entre las que se encontraba el famoso arquitecto alemán D. Hans de Colonia, artífice de las innovadoras agujas de la catedral de Colonia.

tyteryreyreryyeryeryryreyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

Hablar de Hans (ó Juan) de Colonia es hablar también de una de las etapas más prósperas y fascinantes de la historia de Burgos. A partir de su matrimonio con la burgalesa María Fernández, hija del maestro cantero Juan Fernández, fue el fundador de una dinastía de grandes artistas, que contribuyeron como pocos a engrandecer la ciudad de Burgos, mediante la construcción  de singulares monumentos artísticos. Juan de Colonia fue el artífice de las dos estilizadas agujas que coronan la fachada principal de la catedral, verdaderas filigranas arquitectónicas de gran belleza, cuyas obras finalizaron en el año 1458, siendo D. Luis de Acuña obispo de Burgos. Este mismo obispo encargó a Colonia levantar la estructura del primitivo cimborrio, que se derrumbó estrepitosamente el año 1539. Gracias a las generosas aportaciones de la nobleza, la poderosa jerarquía eclesiástica, los ricos mercaderes y también del pueblo llano, el nuevo cimborrio, una extraordinaria obra técnica de Juan de Vallejo, otro genial arquitecto burgalés formado en la escuela de los Colonia, quedó concluido en el 1576.

4t34t34t3t

El Condestable de Castilla D. Pedro Fernández de Velasco y su esposa, Doña Mencía de Mendoza y Figueroa, en el año 1482 decidieron construirse su propia capilla funeraria dentro del recinto de la catedral, actualmente conocida como capilla de la Purificación o de Los Condestables. El proyecto se lo encargaron al arquitecto burgalés Simón de Colonia, hijo de Juan de Colonia. Su fachada exterior puede considerarse como el segundo ábside de la catedral, decorado con grandes escudos, destacando el de los Velasco, sostenidos por ángeles, leones y soldados. La estructura exterior fue finalizada por otro arquitecto de la familia, Francisco de Colonia, hijo de Simón, en el 1523. En su interior destaca el impresionante retablo principal, de estilo plateresco, obra de Felipe de Vigarny el “Borgoñón” y del escultor burgalés Diego de  Siloé. La posterior policromía se debe al pintor francés León Picardo. Delante del retablo se encuentra el no menos impresionante sepulcro de los Condestables fundadores, obra también de Felipe de Vigarny, con las figuras yacentes labradas en mármol de Carrara, tendidas sobre una cama de piedra de jaspe.

A lo largo del tiempo, a su clásico diseño original de cruz latina, con tres naves y un ábside, se le han ido incorporando hasta 14 capillas, la última fue la de Santa Tecla, finalizada en el 1740, impulsada por el arzobispo D. Manuel de Samaniego, en la que destaca un bellísimo retablo barroco, obra de Juan de Arteche, finalizada en el 1740. A  estas que hay que añadir otras 4 que se encuentran en el claustro superior, bajo cuyas arcadas ciegas se encuentran numerosas esculturas y  monumentos funerarios de ilustres personajes relacionados con el devenir del templo. En el año 1899 se inició la restauración del claustro, llevada a cabo por el arquitecto D. Vicente Lampérez.

En el año 1921, coincidiendo con el VII centenario de su fundación y gracias a la iniciativa del ilustre filólogo y medievalista D. Ramón Menéndez Pidal, justo en el centro del crucero, bajo la luz cenital del impresionante cimborrio, una sencilla lápida de mármol rojo cubrió para siempre los restos del proto-héroe burgalés D. Rodrigo Díaz de Vivar, el invicto Cid Campeador, y los de su esposa Doña Jimena. El 8 de abril de 1885 fue declarada Monumento Nacional y el 31 de octubre de 1984 la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad.

A finales del pasado siglo XX, como consecuencia de haberse producido algunos desprendimientos en la fachada principal, se inició una profunda, larga y costosa restauración que, afortunadamente, la ha devuelto todo su esplendor. Antes de abandonar la catedral por la puerta de Santa María, en lo alto de la nave de la derecha según se sale, se divisa un gran reloj manejado por una grotesca figura humana, que señala las horas tocando una campana y sacando la lengua; a su lado, otra figura más pequeña se encarga de los cuartos. Se trata del famoso Papamoscas y su fiel Martinillos.

5t3636t3

En tiempos de Carlos III, el año 1788, el Paseo del Espolón,  situado entre los puentes de San Pablo y Santa María, sobre la orilla derecha del Arlanzón, se embelleció con el regalo que hizo el monarca a la ciudad de cuatro estatuas neoclásicas procedentes del Palacio Real de Madrid, representando las figuras de Fernán González, Alfonso XI, Fernando I y Enrique III, todos ellos motores de su desarrollo histórico. Años después, en el siglo XIX, la reina Isabel II hizo donación de otras cuatro estatuas, las de Teodorico I, Alfonso VI, Juan II y San Millán de la Cogolla, que se repartieron por el mismo paseo. La ornamentación de este atractivo y popular paseo se completa con artísticas fuentes y estanques, que reciben sombra de numerosas acacias y tilos y el paseo central está cubierto por una tupida bóveda formada por las copas entrelazadas de numerosos plátanos orientales, que proporcionan una agradable sombra a los numerosos paseantes que lo recorren en el verano. En el centro se levanta un artístico templete de música y en su tramo final, cerca del Arco de Santa María, desde 1941 se alza la estatua del pintor D. Marceliano Santamaría.

Por los arcos de la Casa Consistorial, desde el Paseo del Espolón se puede acceder a la Plaza Mayor, antigua plaza del Mercado, presidida desde su centro por la figura ecuestre del rey D. Carlos III, también llamada del “Rey Moro”, por el color que el bronce la confiere. El 16 de marzo del 1763, el citado monarca dictó una Real Orden por la que favorecía el comercio de la lana, una de las principales bases de la economía burgalesa. Un rico comerciante burgalés, D. Antonio Tomé, a quien dicha ordenanza favorecía abiertamente sus intereses, concibió la idea de erigir un monumento al monarca como prueba y testimonio de su gratitud. Puesto manos a la obra, encargó el proyecto a D. Domingo Urquiza, fundidor mayor de la Real Casa de la Moneda, que vació la estatua en bronce y una vez trasladada a Burgos, fue colocada en el sitio que actualmente ocupa. (7)

Al comienzo del Espolón, por el lado del puente de San Pablo, antiguamente llamado de “Los Trece Caballeros”, se levantan el Palacio de la Diputación y el Teatro Principal; el primero fue construido durante el reinado de Isabel II, entre los años 1864 y 1869. Sus artífices fueron los arquitectos burgaleses Luis Villanueva y Ángel Calleja, es de planta cuadrangular y estilo neoclásico y el material empleado, como en tantos otros monumentos burgaleses, procedía de Hontoria de la Cantera. Su interior es de gran suntuosidad, destacando una magnífica escalera imperial y en sus dependencias se pueden admirar destacadas obras de conocidos artistas burgaleses. Se puede acceder también al Archivo de la Diputación de Burgos (ADBU), que contiene obras de tanto valor como el “Catastro del Marqués de la Ensenada” o el archivo del Consulado del Mar. En cuanto al Teatro Principal, se trata de uno de los referentes culturales de la ciudad, en el que está instalado el Instituto Municipal de Cultura y otras dependencias del Ayuntamiento. Es un edificio también de estilo isabelino o neoclásico, como su vecino, construido entre los años 1843 y 1858, en el que fue inaugurado, siendo su principal artífice D. Francisco de Angoitia, aunque también intervinieron otros importantes arquitectos como D. Bernardino Martínez de Velasco y el ya citado D. Juan Villanueva. Hasta 1956, en que fue declarado en ruinas, fue el escenario de numerosos espectáculos tanto musicales, como teatrales y cinematográficos. Desde su reapertura  en el año 1997, después de la fiel reforma llevada a cabo por el arquitecto cántabro José María Pérez González, más conocido por “Peridis”, ha vuelto a recuperar sus antiguas actividades, a las que se han añadido otras nuevas, como la de Sala de Exposiciones, ahora bajo la dirección del Ayuntamiento burgalés. Casi enfrente a estos dos edificios singulares, en la llamada plaza del Mío Cid, se levanta, imponente y altiva, la estatua ecuestre del Cid Campeador a caballo y con la espada en ristre, emblema carismático de la ciudad, obra del escultor Juan Cristóbal, inaugurada en 1953.

6543663

Al otro extremo del Espolón, frente al puente de Santa María, se encuentra la puerta conocida como “Arco de Santa María”, la principal de las doce puertas que configuraban la antigua ciudad amurallada, construida en el siglo XI como torre defensiva, por ella abandonó el Cid la ciudad, camino del destierro al que le había condenado su rey D. Alfonso VI. En el siglo XIV, adosada a la torre, se construyó la puerta actual, que fue remodelada totalmente en el siglo XVI, entre los años 1536 y 1553, siendo sus artífices los arquitectos y escultores burgaleses Juan de Vallejo y Francisco de Colonia, que utilizaron materiales procedentes de Hontoria de la Cantera, en especial la piedra caliza blanca. La nueva puerta se convirtió en un monumental arco triunfal con un gran retablo encima con seis hornacinas, distribuidas en dos cuerpos y tres calles y  rematado con  almenas como si fuera un castillo. En 1943 fue declarado Monumento Histórico-Artístico.

En las hornacinas se encuentran las figuras de los Jueces de Castilla, Laín Calvo y Nuño Rasura, los condes Diego Porcelos, fundador de la ciudad y Fernán González, artífice de la independencia de Castilla, el invicto Cid Campeador y presidiendo el conjunto el emperador Carlos I, a quien la ciudad dedicó el Arco tras finalizar la guerra de los Comuneros, tal vez como disculpa por haber pertenecido en ese bando durante los primeros tiempos del levantamiento comunero. En lo más alto del Arco se encuentra la imagen de la Virgen Santa María, patrona y protectora de la ciudad. El autor de las estatuas es el escultor vasco Ochoa de Arteaga.

43t4tteterterte

Contiguo al Espolón se entra en el paseo de la Isla, igualmente paralelo al margen derecho del Arlanzón, que por su lado derecho se prolonga por el paseo de los Cubos, formado por los restos de la antigua muralla medieval; siguiendo recto se llega al barrio de San Pedro y al Puente de Malatos, que los peregrinos tenían que atravesar para seguir por el Camino de Santiago; también les llevaba al Hospital del Rey o del Emperador, donde podían descansar y donde se atendían los enfermos. Actualmente, en este Hospital del Rey se entra por la llamada “Puerta de los Romeros”, un espléndido monumento plateresco mandado erigir por el emperador Carlos V en el 1526, tal vez agradecido o como compensación por la fidelidad mostrada por la ciudad burgalesa. En dicha puerta se pueden admirar la figura del Apóstol Santiago vestido de Peregrino en una hornacina y los blasones heráldicos de Alfonso VIII y los Reyes Católicos, traspasada la puerta se encuentra la casa conocida como “Casa de los Fueros Viejos” o de los “Romeros”, también de la misma época y estilo.

También la dinastía Trastamara favoreció el desarrollo de la ciudad. De hecho, el primer Trastamara, que llegó a reinar en España en el año 1369, con el nombre de Enrique II “el de las Mercedes”, lo hizo después de dar muerte en Montiel, el 23 de marzo del1369, a su hermanastro y rey legítimo, Pedro I “el Cruel”, quien había nacido en Burgos en el 1334 y coronado rey de Castilla en el 1350, con tan sólo 16 años, pero que pronto empezó  a tener conflictos con sus numerosos hermanos bastardos, hijos ilegítimos de su padre Alfonso XI y su concubina Doña Leonor de Guzmán, que también aspiraban a la corona de Castilla, dando origen a una larga guerra civil entre los dos bandos, en la que intervinieron navarros, aragoneses, ingleses y franceses. A comienzos del 1366 D. Pedro se había fortificado en el casillo de Burgos, pero ante la inminente llegada de D. Enrique, su mortal enemigo, a quien acompañaban las mesnadas de Bertrán Duguesclin, huyó cobardemente hacia Sevilla, dejando la ciudad a merced de su rival, que  fue recibido con entusiasmo por los burgaleses, que le aclamaron “muy de grado por su rey e por su señor”, llegando a ser coronado solemnemente, cum multa gloria”,  en el Monasterio de las Huelgas el mes de abril. El apelativo de “el de las Mercedes”, lo debe D. Enrique a los muchos privilegios y prebendas que tuvo que repartir para asegurarse el apoyo y la fidelidad de las ciudades y la nobleza castellana, siendo la familia burgalesa de los Velasco una de las más favorecidas. También sus sucesores, desde D. Juan I, que creó el Consejo Real de Castilla con sede en Burgos; su hijo Enrique III “El Doliente”, nacido en Burgos, a quienes las Cortes de Briviesca nombraron primer “Príncipe de Asturias” en el 1388 y posteriormente mandó que le construyeran un pabellón de caza en el margen izquierdo del Arlanzón, para su uso y disfrute; Juan II, que convirtió dicho pabellón en el monasterio cartujo de la Cartuja de Miraflores, cuya construcción la inició Juan de Colonia y la acabó su hijo Simón, su sepulcro y el de su segunda esposa, Isabel de Portugal, ambos de alabastro, se encuentran frente al altar mayor de su iglesia, genial obra de Gil de Siloé y uno de los monumentos funerarios más impresionantes del gótico español, a su izquierda se halla otro sepulcro, obra del mismo autor, con la figura orante de su hijo, el infante D. Alfonso, proclamado rey de España en la conocida como “Farsa de Ávila”, la ciudad de Burgos fue testigo excepcional de los enfrentamientos que mantuvieron el rey Juan II y su Condestable, D. Álvaro de Luna; otro de sus hijos, Enrique IV, también llamado “El Impotente”, rey de Castilla desde el 1454, tuvo dos esposas, Blanca de Navarra, con la que no tuvo descendencia, y Juana de Portugal, con la que tuvo una hija, la infanta Juana, más conocida como “La Beltraneja”, cuyo nacimiento fue el origen de un largo y polémico enfrentamiento dinástico entre hermanos, que ocasionó una guerra civil entre los partidarios del rey y su hija Juana y los de sus hermanos Alfonso e Isabel, esta última declarada por una buena parte de la nobleza aspirante a heredar la corona de Castilla. En setiembre de 1464 la ciudad de Burgos hizo público un Manifiesto, en que se acusaba al Condestable D. Beltrán de la Cueva de ser el verdadero padre de la princesa Juana, a la que declaraba ilegítima, creando una comisión entre la nobleza, con D. Juan de Pacheco como jefe, para que se hiciera cargo de la gobernación del reino. Se acababa de iniciar la guerra civil por la sucesión del reino.

Doña Juana y su esposo D. Alfonso V de Portugal, que se habían casado en Arévalo en el mes de mayo del 1475, al tiempo que se proclamaban reyes de Castilla y León, marcharon después hacia la ciudad de Burgos, gobernada por los Estúñiga, partidarios suyos, que se habían instalado en su castillo, cuyo alcaide era D. Diego de Estúñiga, contando también con el apoyo del obispo D. Luis de Acuña y Osorio, pero la falta de acometividad y la inacción del rey portugués permitió que se les adelantasen las tropas del infante D. Fernando de Aragón, esposo de Doña Isabel, que puso cerco al castillo de Burgos, que se rindió en el mes de enero de 1476, después de garantizar a sus defensores que no habría represalias a cambio de la fidelidad de los burgaleses a la reina Isabel, como así ocurrió, pues los Estúñiga se retiraron a sus propiedades de Plasencia y el obispo Acuña, después de un corto destierro, permaneció en su sede episcopal hasta su muerte, ocurrida en el 1495. Su sepulcro se encuentra en el centro de la Capilla de Santa Ana, de la catedral burgalesa, encargada por el  mismo obispo a los escultores Juan y Francisco de Colonia, que la terminaron el 1485.

egrrgrgsdgsggdsgdsgsdddddddddddddddddddddddddddddddd

El sepulcro está realizado en alabastro, y en él  se ve la figura yacente del obispo vestido de pontifical, con el báculo en la mano y con la  mitra en la cabeza, que descansa sobre dos almohadones delicadamente adornados. Se trata de otra de las geniales obras del escultor burgalés Diego de Siloé, que lo finalizó hacia el año 1520.

Los Reyes Católicos también tomaron bajo su protección a la ciudad de Burgos, en la que fundaron el Consulado del Mar, también conocido como “Universidad de Contratación”, que convirtió la ciudad en el centro económico y administrativo de todo el comercio español con Flandes.

A finales de 1496 llegaron a la ciudad los Reyes Católicos, con el objetivo de preparar la boda del Príncipe de Asturias, su hijo el infante D. Juan de Aragón y Castilla, con la infanta Doña Margarita de Austria, hija del emperador de Alemania, D. Maximiliano I.

La solemne ceremonia de la boda, a la que acudió un nutrido y lujoso séquito, se celebró con gran boato en la Catedral, el 15 de marzo del 1497, festividad del Domingo de Ramos, con tal motivo, por las calles de la ciudad tuvieron lugar numerosas justas, torneos, corridas de toros y otros festejos, que hicieron las delicias de os burgaleses. Sin embargo, el Destino no iba a ser muy generoso con este príncipe, que fallecía en Salamanca, el 4 de octubre de ese  mismo año, cuando sólo contaba 19 años de edad, pasando el título de Príncipe de Asturias a su hermana, Doña Juana de Aragón y Castilla, casada en el 1496 con el hermano de la viuda, D. Felipe de Austria, que falleció en el 1506 en el Palacio de los Condestables de Burgos, durante una visita que ambos realizaron a la ciudad después de ser proclamados reyes de Casilla. Como ya se ha visto, el emperador Carlos V también fue un benefactor de la ciudad castellana, al igual que el resto de los Austria; por ejemplo, Felipe II quiso canonizar al Cid Campeador y el duque de Lerma, válido de Felipe III, realizó importantes reformas en el Castillo burgalés, donde el rey pasó algunas jornadas de descanso; a Felipe IV le regalaron, a petición propia y de su esposa Isabel de Borbón, una de las dieciséis gotas que derramó la imagen del Santo Cristo de Burgos; su hijo, Carlos II, pasó la luna de miel con su primera esposa, María Luisa de Orleans, hospedados en el palacio de los Condestables de Castilla. Con la llegada de la nueva dinastía francesa de los Borbones no se puede decir que Burgos quedase abandonada de los favores reales, pero evidentemente bajaron de intensidad, debido en parte al rígido centralismo impuesto por sus respectivos monarcas y sus gobiernos, y también por el imparable declinar en que iba sumiéndose la ciudad, a falta de actividad, iniciativas y proyectos que la revitalizaran. No obstante, puede decirse, sin riesgo de errar, que no escasearon las visitas a nuestra ciudad, aunque fueran breves y esporádicas, de numerosos y distinguidos miembros de la familia Borbón.

A principios del siglo XIX, Burgos fue de las primeras ciudades españolas que invadieron los ejércitos napoleónicos, en su intentona de apoderarse de la Península, ya en noviembre de1807 se originó un tumultuoso movimiento de protesta, por la carestía de la vida que la presencia francesa había provocado y el 18 de abril del siguiente año tuvo lugar, desde primeras horas de la mañana, un levantamiento popular por las calles de la ciudad, precedente del famoso “2 de Mayo” madrileño, en el que perdieron la vida tres ciudadanos burgaleses (8).

5667egrrgrgsdgsggd

Antes de que el general Castaños infligiera a los engreídos franceses el 19 de setiembre de 1808 su primer varapalo, muchos paisanos y militares de todas las clases sociales buscaron integrarse en el incipiente ejército español, dispuestos a luchar contra el invasor hasta conseguir su total expulsión del suelo patrio; de Burgos lo hicieron entre otros el Capitán General D. Gregorio de la Cuesta; D. Antonio Valdés y Pardo Bazán, insigne marino burgalés y D. Francisco Fernández de Castro, Marqués de Barriolucio y presidente de la Junta de Burgos, creada en Salas de los Infantes con el firme propósito de combatir la ocupación francesa. El 22 de setiembre del 1808 el Consejo de Castilla proclamaba en Burgos un decreto en el que se anulaba la abdicación que había hecho Fernando VII a favor de Napoleón. Pero, después de la catastrófica batalla de Gamonal, las tropas francesas, esta vez encabezadas por el propio Napoleón, volvieron a ocupar Burgos y sus zonas colindantes, como el Castillo, San Pedro de Cardeña, la Cartuja de Miraflores, el Monasterio de las Huelgas, cometiendo numerosos abusos y tropelías y apoderándose de cuanto se ponía a su alcance. Cerca de seis años permanecieron los franceses como amos y señores de nuestra  ciudad, una dura experiencia para sus habitantes, como refleja el informe realizado por la Junta Municipal en el año 1820, con el restaurado Fernando VII sentado en el trono español: “…en los seis años que constantemente la ocuparon los ejércitos franceses, además de los inmensos daños que consiguientes a la esclavitud sufrió de su tiránico gobierno, fue tal el destrozo de sus edificios que hoy se ve en falta de más de 800 casas, cinco parroquias magníficas y nueve conventos que arruinaron dentro de su casco, sin contar otros muchos que dejaron maltratados y de muy costosa reparación; con los materiales de estos hermosos edificios, fortificaron un hermoso castillo, que existía en la cima de una montaña que domina la ciudad… a costa de los pobres habitantes… que hicieron servir como bestias de carga, para que pusiesen al pie de las fortificaciones los mismos despojos que habían constituido su abrigo y habitación…”.

Las consecuencias de la guerra resultaron nefastas y negativas para la ciudad, dando paso a un largo periodo de escasez, hambre y endeudamiento, provocando el cierre de numerosos comercios, talleres y pequeñas industrias, que tardarán muchos años en recuperarse. Eso sin contar con la destrucción de muchos monumentos y la desaparición de un gran número de obras de arte y archivos municipales, eclesiásticos, militares y civiles. En el mes de setiembre de 1837 Burgos sufrió otra fuerte convulsión, al llegar noticias procedentes del sublevado País Vasco sobre la formación de una poderosa expedición de castigo por tierras de La Rioja y las dos Castillas, cuyo objetivo final era apoderarse de Madrid. Al frente figuraba el Pretendiente D. Carlos V (9), con sus generales Uranga y Zaratiegui, figurando en su Plana Mayor varios burgaleses, como el famoso cura D. Jerónimo Merino, héroe de la pasada Guerra de la Independencia, D. Francisco López Barricón, obispo de Mondoñedo y el brigadier Balmaseda, tristemente célebre por sus crueles y sanguinarias tropelías. De  la defensa de la ciudad se hizo cargo el general Escalera, que ordenó fortificar la parte de la muralla que unía las puertas de San Gil y San Esteban, e instaló baterías de cañones en el Espolón y frente al Palacio de la Audiencia. La expedición carlista no llegó a atacar la ciudad, penetrando en la provincia por Cillaperlata y desviándose hacia Roa, en la que causaron grandes destrozos, dirigiéndose después hacia Lerma, que ocuparon militarmente. El 31 de agosto de 1839 se daba por finalizada la guerra mediante el llamado “Abrazo de Vergara”, entre el general carlista Maroto y el liberal Espartero. Se empezó a recuperar la normalidad y a restañar las numerosas heridas abiertas por la contienda, muchas de ellas aún sangrantes. Burgos no sufrió directamente el impacto bélico, pero sí numerosos pueblos y comarcas de su provincia, a los que se tuvo que ayudar mediante numerosos y cuantiosos empréstitos, subvenciones y donaciones, que dejaron angustiosamente esquilmadas las arcas municipales y los bolsillos de los burgaleses. Incluso la abadesa de las Huelgas participó en dichas ayudas con una generosa y desinteresada aportación.

Burgos, en los comienzos  del siglo XX era una pequeña ciudad provinciana, poco industrializada, con mucha historia pero con poca actividad e impermeable al progreso, en la que dominaban tres estamentos muy bien definidos y consolidados: la Iglesia, el Ejército y la Burguesía comerciante y rural, dentro de estos tres estamentos una élite muy selecta y cerrada, con gran poder económico, dirigía los destinos de la ciudad: el político, el económico y el social, y lo hacía, lógicamente, atendiendo en primer lugar a sus intereses de clase. En consecuencia, predominaba una gran desigualdad social entre sus ciudadanos, de los que prácticamente el 90% vivía en el umbral de la pobreza ó en situaciones extremamente precarias.

A principios de los años treinta el pueblo español obligó a la familia real a abandonar el país, aunque el rey Alfonso XIII se negó a abdicar de su corona. En su lugar se quiso instaurar una república popular ¡pero no pudo ser!. En el treinta y seis se levantaron contra ella una buena parte del Ejército, con la bendición de la Iglesia y la colaboración de la aristocracia, los grandes terratenientes y la alta burguesía, que veían peligrar sus privilegios de casta. La guerra civil estalló con gran carga de odio y de violencia y los españoles empezaron a matarse los unos a los otros. Esta vez Burgos no quedó al margen, sino  que se implicó  completamente, apoyando sin reserva al bando rebelde. Durante tres años se convirtió en la “Capital de la Cruzada”, desde donde se inició el “Glorioso Movimiento Nacional” y desde donde el general Franco, “Caudillo de España por la Gracia de Dios”, dirigió las maniobras de la guerra, instalado en el neogótico Palacio de la Isla, propiedad del banquero D. Juan Muguiro. (10)

566

La posguerra fue especialmente dura para los burgaleses, que vieron como se esfumaban los pasados aires de grandeza y en su lugar quedaban unas infraestructuras seriamente dañadas y un espectacular endeudamiento, casi imposible de asumir. A los discursos superfluos, las grandes manifestaciones políticas y religiosas, los ostentosos actos públicos y desfiles militares, les sucedieron el vacío, la escasez, la pobreza……

La actual ciudad de Burgos, la del siglo XXI, es una ciudad moderna, atractiva y monumental a la que vale la pena visitar y conocer. Es verdad que los burgaleses todavía se despiertan con el incesante tañido de las campanas de sus numerosas iglesias y conventos, que les invitan al recogimiento y la oración. Pero sus calles, perfectamente urbanizadas, invitan al paseo y se llenan de gente alegre, acogedora y activa, dispuesta a pasarlo bien y disfrutar de los pequeños placeres que hacen la vida más agradable.

Dispone igualmente de unas amplias y cuidadas zonas verdes, en las que se puede pasear plácidamente, disfrutar de una acogedora sombra, entrar en contacto con la naturaleza y olvidarse momentáneamente del fragor del ajetreo urbano. Además del ya citado Paseo de la Isla, se puede visitar el vetusto Parral, donde cada año tiene lugar la popular fiesta burgalesa del Curpillos; el de la Quinta, a lo largo del margen izquierdo del Arlanzón, que se completa con los de la Fuente del Prior y Fuentes Blancas, a los que durante los meses estivales acuden numerosas familias burgalesas a disfrutar de una auténtica jornada campestre.

Desde fechas cercanas, a los innumerables atractivos monumentales y arquitectónicos de la ciudad, hay que añadir los nuevos y modernos equipamientos que configuran el Complejo de la Evolución Humana, integrado por el Museo de la Evolución Humana, el Auditorio y el Palacio de Exposiciones y Congresos, un extraordinario proyecto llevado a buen fin por La Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento y la Diputación burgalesas, que constituye un valioso impulso a la actividad cultural y científica de Burgos, que ha alcanzado, además, una gran proyección mundial.

La gastronomía burgalesa es otro de los agradables atractivos que Burgos ofrece a sus visitantes, basada en una cocina tradicional que utiliza como base productos propios de gran calidad, muy típicos de esta tierra, como pueden ser el cerdo, el cordero, el queso, la morcilla, el vino, las famosas alubias rojas de Ibeas, que se pueden saborear en numerosos restaurantes y casas de comidas, para todos los gustos y bolsillos. Además de esta cocina tradicional, también se puede disfrutar de una nueva cocina, moderna y creativa, en la que destaca la gran variedad de tapas y de pinchos, que aportan nuevos ingredientes, nuevos sabores y mucha creatividad en su presentación. El “tapeo” es un auténtico deporte gastronómico que se puede practicar en todo el centro histórico de Burgos, como la Plaza Mayor, la famosa calle de San Lorenzo ó de los Herreros y las aledañas como la Paloma, la Flora, Avellanos, San Juan, la Puebla o la plaza de la Libertad. Durante las Fiestas Patronales de San Pedro, se celebra la feria “De tapas por Burgos”, en la que los taberneros burgaleses ofrecen a sus clientes nuevas e imaginativas propuestas de tapas y pinchos, tanto fríos como calientes, acompañadas del rico vino de la Ribera del Duero, y a un precio fijo y asequible, que deja muy satisfecha a la numerosa clientela.

En el mes de mayo del 2008, promovido por el Instituto Municipal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento burgalés, se empezó a celebrar, con inusitado éxito, la Noche Blanca de Burgos, una celebración cultural y de ocio, abierta a todos los burgaleses, con numerosos espacios públicos y cerrados como escenario, en los que tienen lugar variadas y originales manifestaciones artísticas de todo tipo. La sugerente oferta hostelera, que se mantiene toda la noche, con una gran afluencia de animados ciudadanos, contribuye a que estas noches se hagan inolvidables.

Una visita a la ciudad de Burgos producirá siempre buenas sensaciones y dejará agradables recuerdos en el visitante, tal es la profusión de sus atractivos turísticos. 

NOTAS 

  • Vicente Genaro de Quesada, que recibió seis heridas en dicha batalla, era un cubano hijo de españoles, que ya había participado en el Levantamiento del 2 de Mayo en Madrid. La Guardia Walona, o Guardias Españolas de Infantería, se encontraba de guarnición en Burgos. Con Fernando VII fue Gobernador de Santander.
  • El alcalde de Burgos era D. Javier Lacalle, del Partido Popular.
  • La poderosa familia de los Banu Qasi dominaban Navarra y parte de La Rioja.
  • Cornudilla es un pequeño pueblo de La Bureba, que pertenecía al Monasterio de San Salvador de Oña.
  • El palacio donde residían los Condes parece que se encontraba en el solar donde actualmente se encuentra el Monumento a Fernán González.
  • Actualmente su sepulcro se encuentra en la iglesia gótica de San Lesmes, que se levantó en el siglo XIV, sobre los restos de la primitiva iglesia, enfrente del Hospital de San Juan
  • Datos extraídos de “Memorias de una burgalesa” de Mª Cruz Ebro.
  • Ver “El 2 de Mayo Burgalés” de D. Eloy García de Quevedo, ronista de la ciudad.
  • Se trata del infante D. Carlos María Isidro de Borbón, hermano de Fernando VII.
  • Actualmente se encuentra el Instituto Castellano y Leonés de la lengua

Autor Paco Blanco, Barcelona, enero 2017