LA BUREBA (comarca provincial)

 

LA BUREBA es una región natural, con personalidad propia, geográfica y humana. Su extensión abarca unos 1.000 km cuadrados. Su altura media sobre el nivel del mar ronda los 700 metros.

La limitan y detienen al norte la Mesa de Oña, al este la barrera caliza de los Obarenes, 3o kilómetros de rocas y pinares entre la Horadada y el desfiladero de Pancorbo, al oeste la paramera de Altotero sobre Poza de la Sal, y al sur la subida a la Brújula y las estribaciones de la Sierra de la Demanda.

Por el centro, de sur a norte, discurre pacífico el río Oca, que brota en los Montes de su nombre y recorre 70 kilómetros hasta entregar sus aguas al Ebro. El clima templado, de corte mediterráneo, la tierra fértil y el agua suficiente dieron vida a los más de cien pueblos que embellecen el paisaje con sus casas humildes y sus robustas iglesias de piedra.

Observando el terreno diluvial, “parece evidente la existencia en tiempos prehistóricos de un lago neocénico, desecado, que ha dejado abundante terreno de sedimentación, muy a propósito para el cultivo de cereales”.

El nombre

El origen del topónimo, a juicio de numerosos historiadores, lo encontramos en las cuatro aras dedicadas al dios celta Vurovio, aparecidas a comienzos de los años setenta en el término de Barcina de los Montes, y que se guardan en los claustros de la iglesia de San Salvador de Oña. Vurovio era, pues,  una deidad de los antiguos pobladores de la zona en la época prerromana (ss. VI-II a. de C.), la tribu celta de los autrigones. Este teónimo, al parecer,  fue derivando paulatinamente hasta convertirse en “Bureba”, dando así nombre a la comarca.

Sin embargo, es justo precisar  que hasta mediados del s. XIII, con la llegada de la lengua romance, no aparece en la documentación el término Bureba. Anteriormente, las referencias a este territorio han sido diversas: Villa de Orobi (863), Boruevan (867), Borovia (975), Borova (1054), Boroviam (1106), Borovie (1156), Buruva (1169), Voroviam (1198), Burueva (1230), Borueva (1237) y, menos frecuente, Borovie.   

Los primeros pobladores de la Bureba: los Autrigones

Entre los siglos VI y II antes de Cristo ocuparon pacíficamente las tierras comprendidas entre el nacimiento del Oca y el Cantábrico. Con más precisión: se asentaron en un amplio rectángulo vertical, formado por la cuenca del Ebro y sus afluentes, es decir, en las regiones de Belorado, Briviesca, Miranda de Ebro, Villarcayo, buena parte de Sedano, Mena, Sopuerta…, hasta Castro Urdiales y Laredo.

La presencia romana en la Bureba

Las legiones romanas penetraron en la Bureba por el desfiladero de Pancorbo posteriormente al año 154* antes de Cristo y pactaron con los Autrigones, que se mantuvieron como pueblo romanizado. En Briviesca anudaron las dos grandes vías militares: la de Aquitania a Astorga y la de Astorga a Italia. Pero, además, desde Briviesca partía la llamada vía marítima que, pasando por Oña, recorría de sur a norte el rectángulo de los Autrigones y terminaba en el Puerto de Castro Urdiales.

Terminada felizmente la guerra romano-cántabra en el año 19 antes de Cristo con el sometimiento total de los cántabros, los romanos, que habían tropezado en Poza con el tesoro de la sal, empezaron a explotar sus salinas en el siglo I.

Fin del Imperio romano: los visigodos y los árabes

A los años pacíficos de los Autrigones romanizados siguieron en el siglo III las incursiones de los pueblos germánicos -que hunden definitivamente el Imperio- y la presencia visigoda a partir del siglo V, que cristianiza el territorio y lo enriquece con numerosas fundaciones monásticas.

En el siglo VIII se produce la invasión árabe. Los berberiscos aprovechando las sólidas calzadas romanas, madrugaron para llegar temprano a dominar la Bureba. El sur del Ebro se pobló de fortalezas árabes -la de Pancorbo entre ellas- y durante un largo siglo mermó la población pues, aunque muchos cristianos prefirieron quedarse en sus tierras, otros se refugiaron en las montañas cántabras.

Alfonso I (739-757) aprovechó con decisión y energía, la sublevación general de los bereberes el año 741 y el hambre espantosa del año 750 para despoblar la meseta norte, destruir los poblados construidos y llevarse a las montañas a cuantos habitantes encuentra en la llanura. La Bureba quedó, prácticamente, desertizada.

Así siguieron las cosas hasta la Reconquista. El Conde don Rodrigo cruza el Ebro el año 855 y va contrarrestando el poderío árabe con nuevas fortalezas. Las posiciones se consolidan más tarde, durante el gobierno del conde Diego Porcelos, en los últimos lustros del siglo IX, especialmente tras la conquista de Ibrillos, que permite iniciar la repoblación de toda la Bureba.

Sobre este hecho, afirma Ortega Valcárcel: “La Bureba es una región nacida con la repoblación del altomedievo, que se ha hecho a lo largo de la Edad Media, en la cual cristaliza en sus caracteres más importantes […]. La Bureba surge con el avance repoblador más que conquistador de los primeros momentos de la Reconquista […]. La repoblación de la Bureba es consecuencia de tres esfuerzos coherentes y complementados, de diverso valor e influencia. Son la Iglesia, la Nobleza y el Campesinado. Los tres proceden del Norte y bajan a las tierras burebanas desde los valles del Ebro -Losa, Valdivielso, etc.- y desde las altas tierras de los Obarenes y Macizo de Masa – Sedano […]. Iglesia y Nobleza, en el deseo de activar económicamente sus propiedades, favorecen la repoblación atrayendo campesinos, a los cuales se adscribe la tenencia de la tierra por censos, mediante la garantía de una permanencia, de un fruto continuado, de una renta”.

La repoblación de la Bureba se hace, pues, definitiva a finales del siglo IX. A la seguridad de los pobladores contribuyó poco después, y en gran manera, el Conde Sancho García que formó un fuerte ejército con “los castellanos refugiados en las montañas de Burgos desde los comienzos de la Reconquista y los que poblaban la comarca de la Bureba”.

Los alfoces burgaleses al comienzo de la repoblación

La palabra alfoz es de origen árabe (‘al-hauz’) siendo su significado el de cantón o distrito. El alfoz era en sus inicios un distrito dependiente siempre de un castillo, no de una villa ni de una urbe ni del concejo de las mismas; el régimen jurídico del alfoz corría a cargo del tenente del castillo, que a su vez era un delegado unipersonal del conde en cuyo territorio estaba incluso el alfoz.

O sea, que el gobierno del reino, al menos en lo que atañe a Castilla (al Norte del Río Duero), constaba de tres escalones jerárquicos: el rey que gobernaba la totalidad del reino, bajo él los condes regían partes importantes del mismo reino, y luego los condados se dividían en distritos llamados alfoces o suburbios a cuyo frente se hallaba el tenente del castillo que constituía la cabeza y daba nombre al alfoz; debajo del alfoz podían existir otras fortalezas o torres, siempre subordinadas al castillo principal.

Propiamente, los alfoces vendrían a ser organismos territoriales que tendrían fundamentalmente una función militar en un “territorio de frontera”.

Esta división administrativa, existente ya en el siglo IX, continuó hasta el siglo XII, época en que surgirá una nueva figura: La Merindad.

 El alfoz de Poza

Era uno de los cuatro alfoces que integrarían más tarde la Merindad de la Bureba; los otros tres fueron Pancorbo, Briviesca y Monasterio. 

Incluyendo Oña, que inicialmente no perteneció al alfoz de Poza,  y es dudosa su integración posterior en el mismo, resultaría un total de 43 lugares: Abajas, Aguas Cándidas, Arconada, Bárcena de Bureba, Barrio de Díaz Ruiz, Los Barrios de Bureba, Bentretea, Cantabrana, Carcedo de Bureba, Castellanos de Bureba, Castil de Lences, Cornudilla, Hermosilla, Hozabejas, Lences, Lermilla, Llano de Bureba, Movilla, Navas de Bureba, Ojeda, Oña, Padrones de Bureba, La Parte, Piérnigas, Pino de Bureba, Poza de la Sal, Quintanabureba (antes Quintanayuso), Quintanaopio, Quintanarruz, Quintanaurria, Quintanilla cabe Rojas, Río-Quintanilla, Rojas, Rublacedo de Abajo, Rublacedo de Arriba, Rucandio, Salas, Salinillas de Bureba, Solduengo, Terminón, Terrazos, Valdearnedo y Las Vesgas.

*Dato aportado y razonado en comentario inferior. 

-Texto expresamente cedido a Burgospedia por Cironte. Visita su sitio.

Hablan de ello.

Anuncios

9 Respuestas a “LA BUREBA (comarca provincial)

  1. Me interesa la historia de la comarcade la Bureba, ¿ quines fueron los primeros pobladores? .
    Tambien el Romanico de esa zona.

  2. Para la primera cuestión, sugiero visitar el sitio (apartado Historia). Para la segunda -el románico- en el apartado Noticias hay 3 vídeos sobre el tema.
    Saludos.

  3. Eva Edith Torres Quintanilla

    Busco información acerca de mis bisabuelos los cuales vivieron en Las Vesgas por el año 1896, ese año nacio mi abuelo Toribio Quintanilla. Tal vez pueda conseguir alguna información, desde ya estaré muy agradecida

  4. Quiero hacer un apunte. Hay constancia fehaciente de presencia humana en la Bureba bastante anterior a la cultura de los castros. Han sido encontrados en una cueva de Barcina petroglifos fechados en el paleolítico superior. También otros restos del neolitico o la primera edad del cobre cerca de Cubo de Bureba, como un hacha pulimentada de fibrolita.

  5. Un matiz a lo publicado en cuanto a la presencia romana en la Bureba, donde se dice que las legiones romanas llegaron a la Bureba en el 218 ac. No es posible que esto sea cierto si tenemos en cuenta que los romanos llegan a la peninsula a consecuencia de la Segunda Guerra Púnica que se inicia con la toma de Sagunto por parte de Anibal a finales de diciembre del año 219 ac y que el primer desembarco romano en hispania es en Ampurias en el 218 ac de la mano de Publio Cornelio Escipion y su hermano Cneo. A partir de esa fecha y tras la derrota de los cartagineses en el año 201 ac en que los romanos toman Akra Leuke (Alicante) y rinden Cartago comienza la consquista de la peninsula por parte de los romanos que en el caso de la Bureba llega remontando el Ebro a lo largo de los años sucesivos.
    En cuanto a La Rioja, la llegada de los romanos y el inicio de la conquista se produce en torno al 187 a.C. con resistencia por parte de los celtíberos de La Rioja Baja y sin enfrentamiento directo por por parte de los berones. La conquista de la Rioja Alta vendría años despues de modo que la de la Bureba deberiamos ubicarla en una fecha posterior al 154 ac en que el dominio romano abarca buena parte de La Rioja actual y el 133 en que cae Numancia.

  6. Jorge Rodríguez F. B.

    Señores:
    Me gustaría saber de dónde proviene el apellido Bureba. A mí me corresponde como segundo de mi padre. Saludos desde México.

  7. Pingback: Extra “La Bureba” en El Correo de Burgos | Villatuelda, un pueblo en el valle del Esgueva

  8. Pingback: BURGOS INÉDITO: TEODORO SAINZ RUEDA. UN BURGALÉS EN LA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA. -Por Francisco Blanco- | Burgospedia la enciclopedia del conocimiento burgalés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s