Archivo de la categoría: Burgos curioso

HACE 25 AÑOS: COJ´91, CEREMONIA INAUGURAL EN “EL PLANTÍO”. -Por Jesus Ignacio Delgado Barriuso-.

COJ´91.-Clausura.-El-Plantío-Burgos-21-07-1991

LA LLAMA OLÍMPICA Y EL ESCUDO DEL REAL BURGOS COMPARTEN HONORES

Por: Jesús Ignacio Delgado Barriuso

Durante la temporada he recordado con artículos especiales algunas de las gestas del Real Burgos en Primera con motivo de conmemorarse el 25º Aniversario del debút de la entidad en la élite del fútbol español.

En esta ocasión, y en un año olímpico como 2016, rememoro un excepcional acontecimiento acaecido en el entonces Estadio del Real Burgos, una vez concluida la Liga 1990/01, y cinco días antes de la presentación oficial de la escuadra rojipardilla para la siguiente temporada 1991/92.

El 13 de julio de 1991, ahora hace 25 años, “El Plantío” fue el escenario de un magno evento: la Ceremonia inaugural de la I Concentración Olímpica de la Juventud “Príncipe de Asturias”. Además el estadio pardicarmesí era sede, junto con el “El Montecillo” de Aranda de Duero, de la competición de fútbol. Asimismo nuestra ciudad acogió un Simposio Olímpico los días 12 y 13 de julio. Fue el precedente de los actuales Juegos Olímpicos de la Juventud, de los que se han celebrado dos ediciones a partir de 2010, en sus versiones de invierno y de verano.

En 1991 continuábamos disfrutando de la época aúrea del fútbol burgalés, y en un año de gran expectación ante los cercanos Juegos Olímpicos de Barcelona´92, Burgos acogía la inauguración de unos Juegos Olímpicos de menor dimensión, pero anunciados como el acontecimiento deportivo juvenil más importante del siglo, colmando de felicidad al burgalesismo deportivo.

Se habría esperado que ese privilegio correspondiera a un estadio con más aforo, más estético, cómodo y funcional como el “Nuevo José Zorrilla”, ubicado además en la capital de una región extremadamente centralista, pero el reciente palmarés de nuestro fútbol contaba mucho. Burgos encadenaba ocho años de esplendor futbolístico gracias al Real Burgos, que desde su fundación el 4 de agosto de 1983, había mejorado año tras año sus resultados deportivos con tres ascensos y una reciente y holgadísima permanencia en Primera División. Méritos deportivos que unidos a la infraestructura económica y hostelera de nuestra ciudad resultaron argumentos suficientes para que los ideólogos de la Concentración -los burgaleses Lesmes Peña Hurtado, Vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE) y Vicente Orden Vígara, Director General de Deportes de la Junta de Castilla y León-, convencieran al Comité Organizador.

COJ´91.-Ceremonia-Inaugural.-El-Plantío-Burgos-13-07-1991-1024x625

CEREMONIA INAUGURAL

La presencia del joven Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón en la Ceremonia inaugural estaba confirmada desde hacía meses, e incluso el Comité Organizador confiaba que el entonces Rey de España Juan Carlos I, Presidente de Honor de estos Juegos Olímpicos Juveniles, le acompañase, dado que se había mostrado muy identificado, receptivo e interesado por el evento en la reciente visita del citado Comité al Palacio de la Zarzuela. Finalmente no se concretó la presencia de Su Majestad, e incluso dos días antes la Casa Real envió un comunicado al Gobernador Civil de la provincia de Burgos disculpando la no asistencia del Príncipe Felipe, lo que entristeció sobremanera a los organizadores.

Ante la ausencia del Jefe del Estado y su Heredero, la ceremonia fue presidida por el nuevo Presidente de Castilla y León -se habían celebrado las elecciones autonómicas y municipales el día 26 de mayo-, Juan José Lucas, acompañado de Juan Antonio Samaranch, Presidente del COI, Carlos Ferrer Salat Presidente del COE y Javier Gómez Navarro, Secretario de Estado para el Deporte. Asistieron el Consejero de Cultura de la Junta y Presidente del Comité Organizador, Francisco Javier León De la Riva; el Gobernador Civil de la provincia de Burgos, Francisco Cruz de Castro; el reelegido Alcalde de Burgos, José María Peña San Martín; el nuevo Presidente de la Diputación Provincial de Burgos, Vicente Orden Vígara -elegido tras su reciente cargo de Director General de Deportes- , y el ex Vicepresidente del COE por los deportes no olímpicos, Lesmes Peña Hurtado. Así como los alcaldes de las ciudades de las diferentes sedes deportivas y culturales. También ocuparon el palco de autoridades el Presidente de la RFEF, Angel María Villar -que entonces solo llevaba tres años al frente del fútbol español-, y los representantes de las federaciones internacionales de los siete deportes en liza. Antonio Martínez Laredo, manifestó que no asistiría por no haber recibido un Saluda Oficial invitándole al acto, como Presidente del Real Burgos, club titular del Estadio que acogía el espectáculo.

COJ´91.-Ceremonia-Inaugural.-El-Plantío-Burgos-13-07-1991-7-768x419

El Estadio “El Plantío”, que hace 25 años ya era una instalación vieja, fea incómoda y obsoleta -únicamente se habían acometido reformas en relación a la seguridad y en los vestuarios tras el ascenso del Real Burgos-, presentaba no obstante una coqueta apariencia, engalanado con cintas rojas, negras, azules, verdes, y amarillas (colores olímpicos) que pendían desde la cubierta de Lateral hasta las de los Fondos. De los voladizos de los cuatro graderíos colgaban catorce potentes altavoces de color verde. Sobre el césped los aros olímpicos de formato colosal ocupaban parte del terreno desde la banda de Tribuna hasta la zona media. Desde el centro del rectángulo de juego emergía un escenario circular, cubierto por catorce paneles abatibles en los que se representaban alternativamente las modalidades deportivas, los emblemas de la COJ´91, de los comités y las federaciones, que serian desplegados en el momento de la actuación musical, descubriendo además la antorcha emblema de la COJ´91 en tamaño gigante. Rodeando el conjunto descrito y formando un gran arco, 34 columnas blancas con las banderas de los países participantes. Delante del escenario otras dos columnas de mayor tamaño simbolizaban a las sedes culturales de Soria y Segovia.

En las gradas -todavía sin butacas, las cuales se colocaron en agosto y por las que el Real Burgos pagó 20 millones de pesetas (120.000 €)- aproximadamente 7.000 espectadores en una tarde muy calurosa en la que el habitual viento del nordeste de las noches veraniegas de Burgos afortunadamente no quiso unirse a la celebración.

Los precios de las entradas para la ceremonia y partido inaugural y resto de encuentros de la competición de fútbol fueron estos: Tribuna, 500 pesetas (3 €); Lateral y Fondos 300 pesetas (2 €) e infantiles 150 pesetas (0,90 €).

Instantánea-1-15-04-2016-20-53-copia-300x221

A las 18:30 horas se puso en marcha el protocolo. La Reina de las Fiestas de Burgos, Sofía Martínez Vielva, con un liviano vestido de sacerdotisa griega, acompañada de las seis damas de honor, ataviadas como vestales, procedió al encendido de la antorcha olímpica en el Altar Mayor de la Catedral de Burgos con rescoldos del brasero de la Sacristía de la Basílica. No se prendió en Olimpia, pero la llama de la paz surgió desde las entrañas del mayor símbolo de la historia, el arte y la espiritualidad burgalesa, elementos suficientes para avivar entre los participantes los sentimientos de la deportividad y de la fe en los triunfos y en las medallas. El cortejo olímpico desfiló por la nave central y por la nave de la Epístola y en la Puerta de Santa María entregó la antorcha al primer relevista, el cual casi es arrollado al inicio de su carrera por un vehículo que surgió de improviso en la plaza del Rey San Fernando. Resulta que se celebraba una boda y era el coche de la novia, denotando la falta de coordinación entre la organización de la Delegación Sede de Burgos y el Cabildo.

LA ANTORCHA LLEGA AL ESTADIO “EL PLANTÍO”

Seis relevistas pasearon la antorcha por el centro de la ciudad hasta la llegada al Estadio, portada por la atleta burgalesa Carmen Debenga, que accedió por el túnel de vestuarios, dirigiéndose directamente -en vez de haber dado la vuelta al rectángulo de juego- al pebetero situado en la esquina entre la Tribuna y el Fondo Sur. Ganó las escaleras y solemnemente acercó la antorcha al pebetero, encendiéndose la llama de la paz, ante la aclamación de todos los espectadores. La llama alumbraría físicamente el Estadio “El Plantío” durante nueve días y por extensión simbólica todas las sedes de las competiciones. También iluminó la presentación oficial más insólita del Real Burgos (temporada 1991/92) el día 18 de julio -jornada de descanso de la competición de fútbol- al desarrollarse en un “Plantío” en el que ondeaba la bandera de los aros multicolores y ardía la llama olímpica en el pebetero.

COJ´91.-Ceremonia-Inaugural.-El-Plantío-Burgos-13-07-1991-2-768x751

A continuación desfilaron los deportistas de los países participantes, con sus abanderados, excepto Argelia que solo concurría en futbol y renunció a competir por la presencia de la Selección de Israel. Permanecieron en el Estadio y presenciaron la ceremonia en el Fondo Sur.

Seguidamente, presentación de las provincias con sede artístico cultural, Soria y Segovia, mediante unos actores que ataviados y caracterizados al uso, representaban a todas las bellas artes y la cultura, formando sendos corros alrededor de las dos columnas correspondientes a las referidas ciudades.

La bandera olímpica iba a aparecer desde el aire para ser entregada al veterano campeón palentino Mariano Haro, encargado de izarla, pero el parapente sobrevoló el Estadio y no aterrizó sobre el césped. El ex atleta recibió la bandera de forma menos espectacular y vistosa. Durante el izado de las banderas olímpica, de la COJ´91 y de la FIFA, inexplicablemente no sonó el himno de los Juegos Olímpicos. A la derecha del pebetero y la bandera olímpica, campeaba contemplando el evento el escudo luminoso de neón del Real Burgos.

Prosiguió la ceremonia con la lectura del Juramento Olímpico a cargo del capitán de la Selección Española de Futbol, Juanlu.

A continuación las autoridades procedieron a emitir sus discursos. El Alcalde de Burgos, José María Peña, señalaba que: “Deseamos el máximo éxito a la Concentración Olímpica que se consolidará, siendo Burgos el punto de partida”.

Juan José Lucas, Presidente de la Junta indicó: “Una vez más Castilla y León ofrece a la humanidad una nueva idea sobre uno de los fenómenos más grandes del mundo como es el deporte”.

Ambos precedieron al Presidente del COI, Juan Antonio Samaranch que inauguró la convocatoria olímpica juvenil con estas palabras: “Para mí es un honor, y una gran alegría declarar abiertos estos Juegos Deportivos de la I Concentración Olímpica de la Juventud Príncipe de Asturias, en Castilla y León”

Para revestir de glamour estos actos, o frivolizarles -según opiniones-, clausuró la Ceremonia la actuación de Olé Olé, el grupo de la explosiva Marta Sánchez, la cual se encontraba en el cenit de su popularidad. Titular de una portentosa voz, sin embargo, diversos motivos extra musicales la habían convertido en un fenómeno social y mediático. Considerada el sex symbol nacional desde el año 1988, por su provocativa imagen era un personaje habitual no solo de las portadas de papel couché, sino también de la prensa seria. Una extravagante y polémica iniciativa del Ministerio de Defensa había propiciado dos actuaciones desinteresadas de la atractiva vocalista para los marineros españoles de reemplazo -el servicio militar todavía era obligatorio- en la Fragata Numancia en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) y en las corbetas Diana e Infanta Cristina en Safaga (Egipto) en la Nochebuena y Navidad de 1990. Dotaciones enviadas al Golfo Pérsico para velar por el cumplimiento del bloqueo de Naciones Unidas sobre Irak en los meses anteriores al inicio de la Guerra del Golfo. Además era la primera comparecencia de Marta Sánchez tras el célebre reportaje de Interviú, publicado en junio de ese mismo año 1991 (el mejor pagado y record de ventas -1.300.000 ejemplares- de la sensacionalista publicación). Las fotos de la citada revista motivaron tal revuelo en el país que la escultural cantante estuvo fuera de España casi un mes, reapareciendo públicamente en Burgos. Por las referidas circunstancias, se notaba una curiosidad inusitada y ajena a lo deportivo entre los espectadores ante la intervención de la exuberante artista en la Ceremonia inaugural. Tras la tercera y última canción, la llama del emblema gigante de la COJ´91 emprendió el vuelo, seguido de la clásica suelta de palomas.

Lo más innovador de la Ceremonia inaugural de Burgos fue el escenario circular y la actuación de una estrella musical y mediática, 25 años antes que en la final de la Champions League de 2016 Alicia Keys actuara asimismo en un escenario en el centro del césped del Estadio “San Siro” de Milán. También 25 años atrás, la representación en grandes volúmenes de los aros olímpicos y de la antorcha en el centro del escenario resultó novedosa, habiendo visto ahora en las ceremonias de la última Eurocopa de Naciones 2016, la presencia del Trofeo en enorme formato, al estilo de los empleados en aquella ocasión.

Pese a que el concierto solo duró quince minutos, ya se acumulaba un considerable retraso. El remate de los despropósitos se produjo con el desalojo del escenario por medio de una enorme grúa extensible. Los operarios emplearon casi tres cuartos de hora, con lo que el partido inaugural España-Uruguay previsto para la 20:00 horas comenzó una hora y cuarto más tarde. Con un presupuesto de 45 millones de pesetas (270.000 €) para la Ceremonia, los responsables de la empresa pública COJ´91 SA, tendrían que haber ofrecido unos actos más lucidos, espectaculares y fastuosos, y sobre todo garantizado que no se produjeran errores, ni las descoordinaciones que se cometieron.

COJ´91.-Ceremonia-Inaugural.-El-Plantío-Burgos-13-07-1991-5-1

“El Plantío” y actuación completa de Marta Sánchez con Olé Olé, en estos enlaces:

enlace 1

enlace 2

GESTACIÓN DEL EVENTO

El germen de este acontecimiento surge en el año 1987. Una vez elaborado el proyecto por Vicente Orden Vígara, el Presidente de la Junta de Castilla y León, José María Aznar presenta el mismo a Carlos Ferrer Salat (Presidente del COE), que se predispuso a respaldar la iniciativa. Sin embargo, el Consejo Superior de Deportes (CSD), no se mostró favorable, siendo decisiva la intervención del Secretario de Estado para el Deporte, Javier Gómez Navarro para obtener el beneplácito del CSD.

El espaldarazo definitivo lo efectuó el Comité Olímpico Internacional (COI) que además de permitir la organización de la Concentración, el 20 de junio de 1988, acordó que tuviera la denominación de Olímpica, autorizando la utilización de la bandera olímpica y de los diferentes símbolos (aros olímpicos, antorcha y llama). Las dificultades fueron siendo superadas por la persistencia y tesón del ya fallecido Vicente Orden Vígara.

También en junio de 1988 la Casa Real accedía a que el Rey Juan Carlos I fuera el Presidente de Honor y a que tuviese la denominación de “Príncipe de Asturias”.

El 21 de junio de 1989 se firma el Convenio de colaboración entre la Junta de Castilla y León, CSD y COE

El 16 de marzo de 1990 se constituye la empresa pública Concentración Olímpica de la Juventud 1991 SA (COJ´91 SA), con un capital del 60 millones de pesetas (360.600 €) aportados íntegramente por la Junta de Castilla y León.

El día 2 de julio el Rey recibía en el Palacio de la Zarzuela al Comité Organizador, acompañado de Javier Gómez Navarro, Secretario de Estado para el Deporte. Le entregaron la medalla de oro de la concentración, el Trofeo y la Memoria de actividades.

Fue designado Presidente el Comité Organizador y del Consejo de Administración de la precitada empresa pública, el Consejero de Cultura y Bienestar de la Junta Franciso Javier León de la Riva, que luego se convirtió en Alcalde de Valladolid desde 1995 a 2015.

El presupuesto de la Concentración alcanzó los 751.685.148 pesetas (4.517.720 €)

La Junta de Castilla y León sufragó gran parte del mismo, ya que aportó como subvención directa 340 millones de pesetas (2.043.441 €), como ha quedado dicho cubrió íntegramente con 60 millones de pesetas (360.600 €) todo el capital social de la empresa pública constituida para organizar el evento, e invirtió 54 millones de pesetas (324.546 €) para la compra del 60% de las entradas que repartió entre los clubes de base de la región. Asimismo se responsabilizaba del posible déficit, que efectivamente se produjo en la cuantía de 23.700.000 (142.400 €) y que tuvo que abonar al liquidar la empresa pública el 20 de octubre de 1993. Déficit asumido y justificado por la Junta por el interés social de la actividad, según afirmaron. El coste final para la Junta de Castilla y León fue de 477.700.000 millones (2.871.000 €)

El CSD aportó 200 millones de pesetas (1.202.000 €), y el COI asignó la menor cuantía: 10 millones de pesetas (60.000 €).

Por derechos de imagen y publicidad se obtuvieron 49.300.000 pesetas (296.000 €). Los patrocinadores oficiales fueron Renault y Caja Salamanca y Soria.

Con la venta de entradas en las diferentes sedes se recaudó la menor partida, aunque las fuentes consultadas no especifican las cantidades.

CARACTERÍSTICAS DE LA I CONCENTRACIÓN

Desde la Junta de Castilla y León se presentó a los medios informativos la I Concentración Olímpica de la Juventud como: “Un vehículo para promocionar el deporte en la región, estimular los jóvenes valores deportivos y extender el olimpismo entre la juventud, creando conciencia olímpica, aprovechando el impacto ambiental de Barcelona´92, sirviendo asimismo de vía de a apoyo y de campo de ensayo para Barcelona y acontecimiento pionero de futuras convocatorias”. “También se pretende dar a conocer la Comunidad de Castilla y León, mostrando al mundo entero nuestro patrimonio artístico y cultural y la belleza de la región”.

Participaban 34 países, aportando casi 2.500 jóvenes deportistas con edades comprendidas entre los 16 y 21 años, que competirían en siete modalidades deportivas con versiones masculina y femenina, salvo en la competición de fútbol.

España se convirtió en el país que más deportistas presentó con 222 participantes seguida de la antigua URSS 200, Francia 147, Italia 115 y Bélgica 113.

El Comité Organizador estimaba que cada una de las modalidades deportivas tendría en potencia el nivel de unos campeonatos del mundo de la categoría. En balonmano comparecían las ocho mejores selecciones clasificadas del Mundial Juvenil de 1989 en masculino y femenino. En piragüismo las 16 mejores selecciones del último Mundial y las tres mejores de los Juegos iberoamericanos.

Países participantes: España, Francia, Italia, Bélgica, Estadios Unidos, URSS, Gran Bretaña, Australia, Alemania, Canadá, Grecia, Irlanda, Polonia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Holanda, Portugal, Bulgaria, Cuba, Brasil, Hungría, Checoslovaquia, Rumania, China, Argelia, Uruguay, Israel, Argentina, Japón, Yugoslavia.

COJ´91.-Medalla-conmemorativa-Burgos-13-a-21-de-julio-1991.-2-275x300COJ´91.-Logo-oficial-y-sedes-Burgos-13-a-21-de-julio-1991.-199x300

SIETE SEDES DEPORTIVAS Y DOS CULTURALES

El COE deseaba que las competiciones se desarrollasen en dos o tres sedes, figurando Burgos como sede del atletismo, fútbol y natación. El proyecto evolucionó determinando nueve deportes y nueve sedes, con una sede en cada una de las provincias, pero Segovia y Soria se descolgaron por la carencia de instalaciones acordes y la escasez de alojamientos, obteniendo como consolación la designación de sedes culturales de la Concentración. De forma que la distribución de sedes y deportes quedó de la manera siguiente.

Ávila: natación, Escuela General de la Policía

Aranda de Duero: fútbol, Estadio “El Montecillo”

Burgos: fútbol, Estadio “El Plantío”

León: balonmano, “Palacio de los Deportes”, “Pabellón Universitario” y Estadio “Hispánico”

Palencia: voleibol, Polideportivo “Municipal” y Polideportivo de la “Juventud”

Salamanca: atletismo, Pistas anexas al Estadio “Helmántico”

Valladolid: baloncesto, Pabellón “Pisuerga” y Polideportivo “Huerta del Rey”

Zamora: piragüismo, Lago de Sanabria.

Segovia: conciertos, danza, teatro, exposiciones y conferencias.

Soria: conciertos, danza, teatro, exposiciones y conferencias.

COJ´91.-Soria-sede-cultural-Burgos-13-a-21-de-julio-1991.-300x172COJ´91.-Modalidades-deportivas-Burgos-13-a-21-de-julio-1991.-300x170

COMPETICIÓN DE FÚTBOL: BURGOS Y ARANDA DE DUERO

Burgos y Aranda de Duero se configuraron como sedes de la Competición de fútbol en la que participarían ocho selecciones. Se ejecutaron obras en los accesos a los “Campos de Pallafría”, donde entrenarían las selecciones. En “El Montecillo” se acometieron pequeñas reformas en los vestuarios, y se acondicionó una nueva enfermería y una sala de prensa.

La Delegación Sede de Burgos tenía como Presidente al Alcalde José María Peña, y como Secretario Gerente al Vicepresidente de la Federación de Castilla y León de Futbol, Marcelino Maté. También la integraban Teodoro Tejedor, Jaime Ruíz, Juan González y Manuel Illera.

Se recurrió a la figura de los voluntarios para el desarrollo de la Concentración Olímpica, y en Burgos para las sedes de fútbol fueron adscritos 80 (50 en Burgos y 30 en Aranda de Duero), Todos los cuales ya habían sido admitidos como voluntarios para Barcelona´92, por lo que esta experiencia les sirvió como excelente banco de pruebas. Estuvieron coordinados por el deportista burgalés Evaristo Pérez Torices, persona enteramente vinculada al baloncesto.

El 26 de marzo de 1991, la víspera del partido amistoso España-Hungría de selecciones sub 21 celebrado en “El Plantío” se procedió al sorteo de los partidos, con la presencia de directivos, técnicos y jugadores de la RFEF, de la Delegación Provincial de Fútbol de Burgos y del Comité Organizador.

Se establecieron dos grupos

Grupo A: Brasil, Argentina, Colombia y Portugal

Grupo B: España, Uruguay, URSS y Argelia

Y el día 27 de marzo, en los prolegómenos del referido encuentro amistoso, 200 jóvenes burgaleses representaron sobre el césped de “El Plantío” la antorcha olímpica (logo de la COJ´91).

Solo unos días antes al inicio de las competiciones la antigua URSS, Brasil y Colombia anuncian que no presentan selección de fútbol. El 8 de julio desde la Delegación Sede de Burgos informan que son sustituidos por Israel, Méjico y la antigua Checoslovaquia, por lo que los grupos quedan configurados así:

Grupo A: Argentina, Méjico, Israel y Portugal

Grupo B: España, Uruguay, Argelia y Checoslovaquia

Argelia se retiró el mismo día de la inauguración al enterarse en ese momento de que Israel sustituía a la URSS, dejando incompleto el grupo B

Selección Española de Fútbol

Porteros: Julio Iglesias y Notario.

Defensas: Carballo, Arquero, Navarro, Franqué, Juanlu, Luci y Millán.

Medios: Oscar García, Julen Guerrero, Toril, Recio, Mendieta, Juanma y Macón.

Delanteros: Bidaurrazaga, Patri, Quique y Martos.

El seleccionador de este combinado olímpico fue el burgalés Jesús Pereda, que a su llegada a la Ciudad del Cid manifestaba. “Es una mala época para participar en estos Juegos Olímpicos, los futbolistas estaban de vacaciones y les falta la preparación adecuada. Venimos a competir y si no ganamos no pasará absolutamente nada. No conozco a los seleccionados de los otros equipos, pero me imagino que todos los países vendrán con una gran selección. Tengo presente la idea de dejar todo lo bueno en mi tierra”.

Habían participado en el reciente Mundial sub21: Juanlu, Luci, Oscar García y Recio.

Julio Iglesias fue campeón del Mundial sub 16

De los seleccionados para esta competición olímpica Toril (Real Madrid), Macón (Real Valladolid) Mendieta (Valencia CF) y Julen Guerrero (Athlétic Bilbao) destacaron las siguientes temporadas en Primera División, alcanzando varias convocatorias para la Selección absoluta los dos últimos.

Alfonso, que ya había debutado en Primera División con el Real Madrid y con el que se contaba, finalmente no fue convocado.

Ayudante del seleccionador: José Luis Gutiérrez

Delegado y Jefe de Expedición de la Selección Española Olímpica de fútbol : Marcelino Maté.

COJ´91.-Mascota-oficial-Burgos-13-a-21-de-julio-1991.-263x300

Como selección favorita comparecía Portugal, campeona del reciente Mundial sub21 celebrado en junio de 1991, pero perdió esa condición, pues no vino ninguno de los jugadores que conquistaron el título, ya que convocaron a los que iban a participar en el Campeonato de Europa sub 18 de 1992. El seleccionador portugués era Carlos Queiros, que en la temporada 2003/04 entrenaría al Real Madrid.

El Ayuntamiento de Burgos y la Diputación ofrecieron sendas recepciones oficiales a los representantes de las selecciones olímpicas y a todos los árbitros; el día 14 la efectuó el Consistorio burgalés en el Monasterio de San Juan, y el día 18 hizo lo propio la Corporación Provincial en Briviesca. El día 16 de julio la RFEF agasajó con una comida oficial a los representantes de las selecciones y a los árbitros en el Mesón del Cid.

España solo jugó dos partidos en la primera fase al descolgarse Argelia del Grupo B. Ganó a Uruguay en el encuentro inaugural de “El Plantío” (1-0) y perdió en Aranda de Duero el día 15 de julio con Checoslovaquia (0-3). Pero con solo una victoria quedó segunda, ya que Uruguay no ganó ningún partido, lo que permitió al combinado español acceder a la semifinal. Argentina fue primera del Grupo A, siendo el rival de España en semifinales en partido disputado en “El Montecillo”. El combinado de Jesús Pereda perdió ante los argentinos, y conquistó la medalla de bronce al derrotar a Israel en la Final de consolación (2-1).

PARTIDO INAUGURAL EN “EL PLANTÍO”

Estadio “El Plantío”, 13 de julio de 1991

6.500 espectadores aproximadamente

España 1 – Uruguay 0

España: Julio Iglesias, Carballo, Franqué (Millán, m.60), Juanlu, Luci, Oscar García (Navarro, m.87), Julen Guerrero, Toril, Mendieta, Patri y Quique (Martos, m.46).

Uruguay: Rodríguez, López, Genta, Madruga, Benítez, Díaz, Domínguez, Macchi, Pérez (González, m.62), Delgado (Diservi, m.65), Correa y Goñi (Silva, m.46).

Arbitro: Abel Genjo (Argentina)

Comenzó con hora y cuarto de retraso, por los motivos ya descritos, y varios centenares de espectadores abandonaron el estadio al final de la Ceremonia y al principio de la segunda parte. En la segunda mitad el palco se quedo casi vacío, permaneciendo solamente Vicente Orden Vígara y Angel María Villar. No se escucharon los himnos nacionales, ni se facilitaron las alineaciones, ni las sustituciones por megafonía.

COJ´91.-Ceremonia-Inaugural.-El-Plantío-Burgos-13-07-1991-4-300x212

Los muchachos de Jesús Pereda, pese a que era el primer partido que competían juntos, desplegaron un juego espectacular. Lograron hilvanar bonitas jugadas, y triangulaciones, creando numerosas ocasiones de gol desde el principio hasta el final del primer periodo. El dominio de los españoles fue abrumador, con un fútbol de ataque total, contabilizando hasta seis claras ocasiones. La primera ya en el minuto dos: Oscar García en disparo lejano tras recoger el rechace de una falta que el mismo había lanzado. A los cinco minutos, el tiro de Mendieta desde fuera del área sale rozando el larguero de la meta de Fondo Norte. En el minuto ocho Patri combina con Julen Guerrero que solo dentro del área cruza excesivamente el balón. En el minuto 18 sensacional jugada de Julen Guerrero, iniciando el control desde la banda de Tribuna regatea hasta tres rivales, lanzando un pase en profundidad sobre Quique, cuyo disparo despeja el meta uruguayo a corner. En el 23, Patri, Mendieta y Oscar García trenzan una gran jugada, rematando este último muy ajustado, y en el 37 Patri, solo delante del cancerbero uruguayo se entretiene demasiado. El público burgalés que vibraba con esta selección olímpica, animó con gritos de España, España durante varias fases del encuentro. En la segunda mitad el combinado español perdió el ritmo, y pese a seguir dominando, no desarrolló la profundidad, rapidez y virtuosismo del primer tiempo. El gol de la victoria no llegó hasta el tramo final, por medio de Patri en el minuto 80, que muy hábil sorprendió al guardameta Rodríguez que estaba distraído colocando la barrera y ni siquiera pudo estirarse. Fue un tiro raso y ajustado al poste derecho, como consecuencia de una falta al borde del área de la portería del Fondo Sur, cometida sobre Martos. Supuso el mejor partido de España en la competición, Julen Guerrero y Mendieta, con varios detalles técnicos, dejaron la impronta de los grandes jugadores en que se convertirían.

Eran más de las 23:00 horas, completábamos casi cinco horas de jornada inaugural y a continuación estaba programada la disputa del encuentro Checoslovaquia-Argelia, que no pudo verificarse como consecuencia la ya señalada retirada de Argelia por motivos políticos. De no surgir esa imprevista espantada, el segundo partido hubiera terminado más allá de la una de la madrugada, horario insólito en “El Plantío”. Hubiese sido extraña la sensación de salir del estadio burgalés a esa hora.

La Delegación Sede de Burgos reunida con representantes del resto de selecciones del grupo, acordó el descanso de la selección que se enfrentase con Argelia, sin otorgar los puntos por incomparecencia del rival.

SEMIFINALES DE FÚTBOL

Las semifinales de la competición de fútbol se celebraron el día 19 de julio de 1991 en cada una de las subsedes.

Estadio “El Plantío” de Burgos.

Espectadores: 1.200

Checoslovaquia 0 – Israel 0

Obtuvo el pase a la final la antigua Checoslovaquia en la tanda de penaltis.

COJ´91.-El-Montecillo-Aranda-de-Duero.-Semifinal.-19-07-1991

Estadio “El Montecillo” de Aranda de Duero.

Espectadores: 4.000

España 0 – Argentina 1

España: Julio Iglesias, Carballo (Millán, m. 75), Franque (Santi, m.56), Juanlu, Luci, Oscar García, Julen Guerrero (Mendieta, m.46), Toril (Macón, m.61), Arquero, Quique y Martos. Gol de Paz en el minuto 64.

Argentina: Díaz, Almeida, Lemma, Medero, Fontana, Michelini, Asad, Paz (Lavallen, m.63), Morales, Bassedas y Delgado (Casiano, m.69).

El dominio fue alterno durante la primera parte. En la segunda fue superior España, aunque los argentinos acertaron es su primera ocasión que materializó Paz en el minuto 64 tras escaparse de dos defensas y batir a Julio Iglesias en su salida. Después de marcar, los albicelestes estrellaron dos lanzamientos de falta en la cruceta y en el poste. El combinado argentino se aprovechó de la condescendencia del colegiado portugués Joao Pinto, que no sancionó la excesiva dureza con la que se emplearon. Solamente fue expulsado Bassedas en el minuto 75.

SIMPOSIO OLÍMPICO

Los días 12 y 13 de julio de celebró un Simposio Olímpico en el Monasterio de las Bernardas. Intervinieron Conrado Durantez, miembro del COE y Presidente de la Academia Olímpica Española y los representantes de las federaciones internacionales de las diferentes modalidades deportivas. El Comisario Técnico de la Federación Internacional de Baloncesto, Bernard Lejade; el Vicepresidente de la Federación Internacional de Voleibol, Ricardo Russomando; el Vicepresidente de la Federación Internacional de Balonmano, Alberto de San Román; el Presidente de la Federación Internacional de Piragüismo, Sergio Orst; el Presidente de la Federación Internacional de Natación, Mustapha Larfoui; y Juan Manuel de Hoz de la Federación Internacional de Atletismo. Hubo que lamentar la no asistencia de ningún representante de la FIFA. Presentes Carlos Ferrer Salat, Presidente del COE y Javier Gómez Navarro, Secretario de Estado para el Deporte.

COJ´91.-Simposio-Olímpico-Burgos-13-07-1991-3-300x197

Juan Antonio Samaranch, Presidente del COI, asistió a la segunda jornada y clausuró el Simposio el día 13 de julio por la mañana. La principal conclusión del Congreso fue la propuesta de continuidad de las concentraciones: “Dado el inicial éxito participativo se aconseja su consagración reclamando la máxima atención y ayuda de los Comités Olímpicos Nacionales y del COI”.

Se celebrarían los años anteriores a los Juegos Olímpicos, con lo cual la II Concentración se señalaba para el año 1995 como cita previa a los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

Se aconsejaba la creación de una Comisión que elegiría los nuevos deportes y unificaría las edades de los competidores, según cada deporte.

Llegado su turno, Carlos Ferrer Salat, Presidente del COE, señaló: “El movimiento olímpico es algo más que unos juegos, es una institución educativa de formación y solidaridad a través del deporte, por lo que animo a que esta Concentración Olímpica de la Juventud tenga continuidad en futuras ocasiones”.

Juan Antonio Samaranch, Presidente del COI, manifestó en su intervención: “Soy partidario de que esta iniciativa tenga continuidad en próximos años. Pido una mejor coordinación con el COI para que este acontecimiento tenga una mayor repercusión en futuras ocasiones”.

Pero esa vocación de continuidad refrendada por el máximo responsable del deporte olímpico mundial no se cumplió, y no se volvió a organizar ninguna Concentración Olímpica en diecinueve años. No es hasta 2010 cuando se celebran unos Juegos Olímpicos de la Juventud, en Singapur, habiendo tenido continuidad en 2014 en Nanjing (China). En 2018 se desarrollarán en Buenos Aires. También se han convocado en la modalidad invierno, habiendo tenido efecto en febrero de 2016 en Lillehammer (Noruega).

CLAUSURA DE LOS JUEGOS

La jornada de clausura se desarrolló en la matinal del domingo día 21 de julio de 1991, coincidiendo con los programados partidos de la competición de fútbol, para el tercer y cuarto puesto y de la Final, y no contemplaba actos especiales. Se celebraron en unos horarios poco habituales para un acontecimiento de ese nivel. A las 10:00 horas se disputó la Final de Consolación y a partir de las 12:00 horas la Gran Final.

En el palco de autoridades solo estuvieron presentes el Alcalde de Burgos, José María Peña y el Presidente de la Diputación y ex director General de Deportes de la Junta, Vicente Orden Vígara.

Poco público en el Estadio “El Plantío” (1.200 espectadores aproximadamente), influyendo el extraño horario señalado.

Final de consolación: España 2 – Israel 1

España: Julio Iglesias, Arquero, Navarro, Millán, Juanlu, Oscar García, Julen Guerrero, Macón, Toril, Mendieta (Carballo, m. 76), Quique y Martos.

Israel: Liran, Ben, Ofer, Sagi, Alon (Eyal, m.46), Yishak, Shlomo, Cahen, Shay, Amir y Merdechay

Arbitro: Abel Genjo (Argentina).

España se impuso a Israel, con goles de Macón (m.57) y de Oscar García (m.78), que remontaron el tanto inicial de Sagi de penalti, en el minuto 22, para los hebreos. Tras el descanso, el combinado olímpico nacional recuperó por momentos el excelente juego desarrollado en la jornada inaugural, aunque contribuyó más en la remontada la furia, el coraje y la ilusión. Incluso pudo anotar un tercero por medio de Carballo, en gran jugada personal.

COJ´91.-Clausura.-El-Plantío-Burgos-21-07-1991-2

Final: Checoslovaquia 0 – Argentina 1

Checoslovaquia: Miroslav, Michal ,Tomas, Peter (Radim, m.77), Votava, Martin, Norbert, Marek, Gabriel, Svedik (Stefan, m.62), y Berger.

Argentina: Díaz, Almeida, Lemma, Medero, Fontana, Michelini, Asad, Paz, Morales, Delgado (Lavallen, m.64) y Casiano.

Arbitro: Arie Frost (Israelí)

Estas dos selecciones que no habían perdido ningún encuentro, decepcionaron en la Final, aburriendo al escaso público congregado. El exceso de precauciones, impidió presenciar un juego vistoso. Apenas crearon ocasiones de gol. El tanto de la victoria lo consiguió Asad en el minuto 57, con un arriesgado remate de cabeza, tras centro de Delgado, ante la loca salida con los puños por delante del meta Miroslav.

El Alcalde burgalés, José María Peña impuso las medallas y entregó el Trofeo -una réplica de la antorcha, emblema del logo oficial- al capitán de la selección campeona.

Se clausuró la I Concentración Olímpica con el protocolo de arriado de las banderas olímpica, de la COJ´91 y de la FIFA por la Reina de las Fiestas de San Pedro y San Pablo de 1991, Sofía Martínez Vielva, una de sus damas de Honor y el jugador Arquero de la Selección Española.

LA ANTIGUA URSS DOMINÓ EL MEDALLERO

Oro Plata Bronce

Atletismo

URSS 18 9 6

Gran Bretaña 8 8 5

USA 3 4

Francia 3 2 3

España 1 3 4

Piragüismo

España 2 1 3

Natación

España 1

Fútbol

Masculino Argentina Checoslovaquia España

Baloncesto

Masculino Italia España Argentina

Femenino Australia España URSS

Balonmano

Masculino URSS Suecia España

Femenino URSS Dinamarca Corea

Voleibol

Masculino URSS España

Femenino Japón URSS

BALANCE DE LA I CONCENTRACIÓN OLÍMPICA

En términos generales el balance de la I Concentración Olímpica de la Juventud de 1991 fue considerado como negativo, tanto en el plano económico, como en el deportivo. Los errores y falta de coordinación en la Ceremonia inaugural fueron tan alarmantes que lastraron el desarrollo posterior. El día antes de la clausura, el Grupo socialista de las Cortes de Castilla y León emitía un comunicado criticando duramente los fallos de la jornada inaugural, con largos retrasos, la ausencia del Himno Olímpico y de los himnos de las selecciones, y el descontrol organizativo, así como la escasez de público en las diferentes sedes a lo largo de toda la Concentración.

Es cierto que salvo en la ceremonia inaugural y en los dos partidos de la selección española de fútbol en Aranda de Duero -llenando “El Montecillo” con 4.000 espectadores-, el voleibol en Palencia y el atletismo en Salamanca que también tuvieron bastante aceptación, la nota predominante fue la reducida afluencia de público.

El Comité Organizador , la Junta de Castilla y León y sobre todo la empresa pública COJ´91 SA no fueron capaces de promocionar a gran escala el acontecimiento, lo que tuvo como consecuencia el escaso poder de convocatoria de espectadores de la región y del resto de España. Tampoco apuntalaron una mayor presencia informativa, pues tuvo una repercusión insignificante en televisión y en los demás medios de comunicación. Ni siquiera la prensa deportiva dedicó páginas especiales a esta inédita Concentración Olímpica. En la edición oficial del Programa de las Fiestas de San Pedro y San Pablo de 1991, aparecía una página dedicada al evento.

Vicente Orden Vígara, que acumulaba cuatro años de gestiones personales, trabajo e ilusión, manifestaba después de la clausura:

“Me siento muy satisfecho y sobre todo muy orgulloso por el hecho de que la Ceremonia Inaugural y la clausura se llevaran a cabo en Burgos. Ha sido la culminación de los sueños que se iniciaron al llegar a la Dirección General de Deportes y Juventud, aunque me entristece que el Estadio no estuviese a rebosar el día de la inauguración. Muchas autoridades deportivas nos han comentado que ha sido el acontecimiento más importante del mundo en el aspecto deportivo juvenil. Lo que ha ocurrido es que no lo hemos sabido vender. Si la Concentración se hubiese celebrado en otro lugar de España la divulgación de la misma habría sido mayor. Estoy muy satisfecho porque la máxima autoridad del mundo en materia deportiva se ha comprometido a que a partir de este instante se cree una Comisión para que vuelva a repetirse en el año 1995. Ha constituido un verdadero éxito deportivo y no entiendo las críticas de ciertos partidos políticos”.

Pudo incidir igualmente que en esas mismas fechas también se estaban celebrando los Juegos del Mediterráneo y los Juegos Universitarios o Universiada. También durante el año 1991 tuvieron lugar los Juegos Panamericanos y los Juegos Africanos.

Transcurridos cinco lustros, la valoración tiene que ser positiva, puesto que gracias a la pionera Competición Juvenil internacional que acogimos, Burgos forma parte de la historia del movimiento olímpico, como precursora de los actuales Juegos Olímpicos de la Juventud. A muchos burgaleses aquella I Concentración Olímpica nos dejó un grato recuerdo, sobre todo porque nuestra memoria lo vincula con los años dorados del Real Burgos, que la siguiente temporada obtendría su mejor clasificación, con opciones de UEFA hasta la penúltima jornada. Ilusionaba que el escudo del Real Burgos durante nueve días compartiera honores con la llama de la paz y con la bandera olímpica. Pero aquellos años de felicidad, esplendor e ilusión -adornados con la disputa en el estadio burgalés de unos Juegos Olímpicos juveniles-, desgraciadamente no se han vuelto a repetir. Retiraron y destruyeron el escudo luminoso de la entidad rojipardilla, dejando de campear en “El Plantío”-pero no en nuestros corazones-, y el pebetero, por su parte, se encuentra desubicado, arrumbado y polvoriento en los almacenes municipales, donde quizás sueñe con aquellos gloriosos y lejanos días.

A pesar de no competir en ninguna categoría durante quince largos años, con un trabajo abnegado, constante y silencioso, el Presidente Juan Antonio Gallego ha conseguido que otra llama -la del Real Burgos- se mantenga encendida, a la espera de recobrar su intenso brillo y resplandor.

¡¡ADELANTE REAL BURGOS!!

Documentación: Jesús Ignacio Delgado Barriuso

COJ´91.-Clausura.-El-Plantío-Burgos-21-07-1991

ELVIRA. LA BURGALESA MÁS UNIVERSAL GRACIAS A MOZART. -Por Alejandro Yagüe.-

n

Todas los días, los nombres de Burgos y de Elvira se cantan en algún teatro de òpera, o en algún Conservatorio del mundo. Mozart lo ha hecho posible con su extraordinaria ópera “Don Giovanni”. En Europa, el Don Juan Tenorio que se conoce es el mozartiano, que viene documentado en el mundo teatral de Italia, de Francia, de Alemania y de Inglaterra, y en la programación de los más importantes teatros de ópera. Tirso de Molina, a partir de 1630, dió a conocer una de las mejores y mayores leyendas de la historia de la literatura que influyó en toda la cultura universal: “el burlador de Sevilla”

En España, únicamente el Don Juan Tenorio es conocido dos siglos más tarde a través de Zorrilla (1844). Tirso de Molina con su Tenorio triunfó en el teatro. ¿Que pasó en los doscientos años que transcurrieron entre Tirso de Molina y Zorrilla?. La respuesta nos la dan los teatros de ópera de toda Europa.

El Burlador de Sevilla, el Don Juan Tenorio español, el Don Giovanni, es el mismo personaje, y es el héroe de todos los libretistas de ópera que recrean al personaje español con nuevas historias. Da Ponte, el libretista
de Mozart, conoció previamente el Don Giovanni de Bertati (con música de Gazzaniga) en la que también
aparece Elvira y Burgos (1787) y posiblemente conocía también la historia de Doña Elvira en las óperas dedicadas tanto a Fernán González como al Cid.

¿Quien fue la más célebre amante de Don Giovanni? Doña Elvira. Los burgaleses
no se enteraron y no se lo creen todavía. Doña Elvira es la “donna di Burgos abbandonata da Don Giovanni”. Este personaje no aparece en Mozart por casualidad. Suponemos que a partir de ahora,
cuando la ópera Don Giovanni de Mozart se represente en Burgos, el público burgalés va a identificarse con el personaje de Elvira y no va a pensar que se trata de una “morcilla”.

Los hechos históricos españoles aparecieron en  las primeras obras de la
literatura española, se transformaron en obras de teatro, y durante siglos se pasearon
por los escenarios de los más importantes teatros  de ópera de Europa, mientras la
cultura española, en general, permaneció ignorante a tal acontecimiento.

España carecía de teatros de ópera y por lo tanto, no se enteraba de nada.

Doña Elvira nos va a servir de enlace para analizar gran parte del gran patrimonio operístico relacionado con Burgos, que es enorme.

Características de la Elvira burgalesa:

1- En el “Burlador de Sevilla” de Tirso de Molina, año 1630, el personaje principal femenino
es Isabella. También lo es posteriormente en las óperas, que tienen por temática a Don Juan Tenorio
de Cicognini, Calegari, Tritto, Gardi y otros.
2- Los personajes de Elvira y de Ximena, aparecen ya en las obras, con referencias al Cid, de Guillén
de Castro (siglo XVII).
Elvira es también un personaje de Corneille (1606 – 1684) en su obra “Le Cid”, que tuvo una gran influencia         en obras de teatro y en óperas posteriores. Así se extendió por todo Europa el error
de indicar que las obras con referencias cidianas tenían como escenario a Sevilla. Hay que tener en
cuenta que El Cid vivió en el siglo XI y Sevilla fue conquistada a los árabes en el siglo XIII. Y además fué            conquistada  por burgaleses. Entre ellos estaba el almirante Bonifaz.
3- Elvira es la hermana de Fernán González en las óperas que llevan como título
“La fede ne’ tradimenti” (La fe en las traiciones). Toda una serie de óperas como podremos analizar
más adelante.
4- Elvira, en Molière (1682), ha sido monja y aparece por primera vez en su “Don Juan”.
5- Elvira, en “Don Giovanni” de Bertati  (1787, música de Gazzaniga) aparece junto a Ximena.
Esta obra influyó en la ópera “Don Giovanni” de Mozart.
Elvira, en el libreto mozartiano, creado por Da Ponte, aparece como “Donna di Burgos abbandonata
de Don Giovanni”. Así figura en el reparto de personajes.
6- Elvira, es heroína de la ópera “I puritani” (Bellini).
Elvira, es heroína de la ópera “Ernani”(Verdi).
Elvira, es un carácter en la ópera “La italiana en Argel (Rossini)”.
7- Elvira, en Baudelaire (1821-1867), es la esposa legítima que se describe como “magra, casta y
siempre en espera de poder recuperar a su esposo y redimirlo”.
8- Elvira aparece en el Estudiante de Salamanca (1840), de Espronceda.
Es un poema narrativo publicado en 1840. Su argumento incluye a  Don Juan Tenorio, la locura
de la  protagonista y la visión de su propio entierro. En su momento el poema era vanguardista.
9- Elvira es Inés, en Don Juan Tenorio de Zorrilla (1844) La versión más conocida en España.
10- Elvira es Margarita, en “Margarita la tornera” de Zorrilla.

En el libreto de Don Giovanni (recuerdo que está escrito por Da Ponte con música de Mozart) hay más referencias burgalesas. En un determinado momento, Doña Elvira recuerda a Don Giovanni que “a
los tres días te alejaste de Burgos”. De esta forma se identifica en esta ópera la figura de Don Juan Tenorio
con la del burgalés Pedro I el Cruel. Se menciona también el matrimonio de Pedro el Cruel y
Doña Blanca de Borbón.  A los tres días el rey abandonó a su esposa. Es un hecho histórico y
la boda se celebró en Valladolid, pero todos los libretistas de ópera vincularon este hecho con
la ciudad de Burgos, patria de Pedro I de Castilla, que fuera de España sólo  es conocido  como
“el Cruel”.

dwqe

ANUNCIO DE CERVEZA SAN MIGUEL 2015: el lado más hipster de Burgos

 

Hipster es una palabra usada para describir un grupo de personas, por lo general entre el final de la adolescencia y principios de los treinta. Su estilo de vida es alternativo y prefieren la moda, el arte, la música, la comida y las películas que están fuera de lo común.
Un hipster también podría ser descrito como “a la moda”, “bohemio” o “cool”.

EL MISTERIO DE LA PUERTA DEL SOL -Primera película sonora del cine español-

fef

EL MISTERIO DE LA PUERTA DEL SOL es el título de una película que está considerada cono la primera sonora del cine español. Fue recuperada, datada y recostruida hace solo unos años por la Filmoteca Nacional.

Fue producida por un empresario burgalés nacido en Belorado y de nombre Feliciano Manuel Vitores. Rodada en los años 20, el empresario se determinó a rodarla después de haber reunido las 18000 pesetas necesarias para hacerlo posible. La película se rodó entre octubre y noviembre de 1929.

Contrató después como director y guionista a Francisco Elías que tenía experiencia como director de películas mudas. Contrató a actores de moda como: Juan de Orduña,Teresa Penella, Anita Moreno, Jack Castello y Antonio Barber.

Los exteriores se grabaron en la Puerta del Sol y en la Gran Vía mientras que los interiores fueron filmados en un hotel propiedad del empresario en Ciudad Lineal así como en los talleres de dos periódicos: el Heraldo de Madrid y El Liberal. El filme narra la rocambolesca historia de Pompello Pimpollo (Juan de Orduña) y Rodolfo Bambolino (Antonio Barbero), dos linotipistas que prueban suerte como actores durante la visita a Madrid del director Edward S. Carawa (Jack Castello) y su estrella, Lía de Golfi (Anita Moreno). Al ser rechazados,  planean la muerte violenta de uno de ellos con el fin de llamar la atención.

La película se estrenó en el Coliseo Castilla de Burgos en enero de 1930. Posiblemente por ser burgalés el productor, la crítica fue benigna en la prensa de la época. Así se expresaba Diario de Burgos tras el estreno: «La sincronización conseguida es perfecta; la palabra se corresponde exactamente con los movimientos de los labios. La amplitud precisa de los sonidos es algo más difícil de conseguir (…) La lucha que el señor Vitores ha emprendido por la producción española de la película hablada es digna de aliento y estímulo, y el rasgo de ofrecer a Burgos la virginidad de su primera obra es de agradecer y de aplaudir»

fm

-Puedes verla on line

SIMILITUDES ENTRE EL HIMNO DEL CLUB DEPORTIVO MAGALLANES DE CHILE Y LA CANCIÓN BURGALESA. (Escuchar).

HIMNO DEL CLUB DEPORTIVO MAGALLANES.

CANCIÓN  BURGALESA BURGALESA.

 

Son las mujeres de la tierra del Cid,
castigadoras de corazones, que con su gracia y su modo de andar,
oiga usted, mire usted, que de fijo verá una mujer ideal.

Con su mirar y su modo de andar,
dan a entender lo que saben querer, luciendo su mantón de seda de crespón,
luciendo va la mucha sal que Dios les dio.

Burgalesa, burgalesa, manojito de claveles,
para pintar tus encantos en el mundo no hay pinceles.
Burgalesa, burgalesa, tú que besas con amor,
Bésame con embeleso,
porque con tus besos me muero de amor.

La Burgalesas no perdonan jamás si sus quereres son traicionados,
ellas se vengan y saben matar
al hombre que un día de una de ellas se quiso burlar.

Con su mirar y su modo de andar,
dan a entender lo que saben querer, luciendo su mantón de seda de crespón,
luciendo va la mucha sal que Dios les dio.

Burgalesa, burgalesa, manojito de claveles,
para pintar tus encantos en el mundo no hay pinceles.
Burgalesa, burgalesa, tú que besas con amor,
Bésame con embeleso,
porque con tus besos me muero de amor.

EL JINETE JUSTICIERO -Por Francisco Blanco-

La siguiente historia, absolutamente real, tuvo lugar a mediados de los años sesenta del pasado siglo,  en una provinciana y  vetusta ciudad de la vieja Castilla, famosa por su catedral, su cordero y sus morcillas. Se inicia una Noche Vieja, poco antes de las doce campanadas y finaliza  el día de Año Nuevo, pasado el mediodía. Su conocimiento llegó hasta mí en forma de carta remitida por uno de los dos protagonistas principales de los hechos, ambos grandes amigos míos, y estoy seguro que, de no haberme impedido mis deberes militares para con la Patria estar presente, yo hubiese sido el tercero.  La transcripción, con los nombres de las personas y los sitios cambiados por resultar irrelevantes, va a ser prácticamente literal, tan sólo con algunos retoques a las expresiones demasiado salidas de tono o a algunas referencias solamente comprensibles para mí:

“Amigo Diego: sitúate unos cuantos días atrás y pásatelo en grande, lástima que no estuvieras, como puedes imaginarte te echamos de menos:

Hoy es nochevieja y cuando he salido de trabajar me encontraba verdaderamente extenuado. Cuando muere el año el Banco, en su ferviente deseo de vislumbrar en plenas facultades a sus paupérrimos esclavos, ofrece, generosamente, desorbitantes cantidades de trabajo a estos desventurados espíritus, que padecen la tiranía ejercida por las gentes deleznables, esas que, en la avaricia y el engaño, se recrean como el hombre en la mujer. Además, a la fatiga de tantas horas amarrado a la mesa de trabajo, se añadían los efectos, aun no superados, de la movida noche anterior. La suma de ambas circunstancias me inducían, lógicamente, a pensar que lo más sensato sería mitigar mi lamentable estado físico yéndome a la cama. Pero,…..era nochevieja. Además, nuestro amigo Narciso me esperaba. En realidad la noche anterior habíamos quedado en celebrarla juntos. De todas formas se lo planteé por teléfono:

-Me gustaría correrme una juerga contigo, pero estoy hecho polvo.

-Haz lo que quieras, me da igual, pero decídete pronto porque van a dar las once y hay que cenar. Me contestó el muy hipócrita. Por fin accedí claudicando, o al revés, no estoy muy seguro.

-Está bien. Nos vemos, pero verás que nochecita te espera.

Ni él, ni tampoco yo, a pesar de mi amenazador augurio, podíamos sospechar que, una vez consumados los hechos de la larga noche, se erigiría en el más fidedigno representante de la más cómica heroicidad, prácticamente en un ídolo.

Cenamos en “El Rimbo”-ya lo conoces-con champán, así nos evitábamos el cambiar de bebida para celebrar las campanadas de las doce. A continuación, dentro ya del nuevo año, empezamos con el coñac, dos, tres copas……Los cascos empezaban a estar calientes. Aparecieron Jaime y Vicente, ya sabes, dos chupatintas, dos borrachos,……dos filósofos. Continuamos con las copas: diez, doce, quince……, no sé, perdí la cuenta. Posteriormente, ya beodos, en un taxi nos dirigimos al “Casino Militar”, a bailar……, ¡a bailar la trompa!. Según Narciso, nuestra entrada fue majestuosa. Eramos-decía-los importantes, los mejores, los irresistibles. -¡Qué borracho está!- pensé. Transcurrieron los bailes, no te lo vas a creer, (yo casi tampoco), pero no me perdí ni uno, y sin dejar de beber. Por nuestros gaznates se iban derramando, incesantemente, toda clase de bebidas: whisky, más coñac, más champán, cerveza, cubalibres…….aquello era una auténtica sinfonía báquica, amigo Diego.

Bueno, también transcurrieron las horas y la Aurora empezaba a brindarnos su presencia, supongo que algo avergonzada por el espectáculo que ofrecíamos. La gente empezaba a abandonar el lugar del estiércol, en el que, con sus eventuales desmanes, tanto se habían asemejado a las bestias. Iban quedando los rezagados, los renuentes a abandonar su borrachera y regresar a la vulgaridad cotidiana, -¡Quedamos los grandes!- exclamó con alguna dificultad Narciso, mucho más borracho.

Uno de los rezagados, mejor dicho, uno de los grandes, añadía a su descomunal borrachera un enorme cabreo: Su abrigo había desaparecido, no lo encontraban, no estaba en la guardarropía. Él exhibía airado el resguardo, dando algún que otro  traspiés y clamando con voz cavernosa y vacilante: ¡Exijo que me devuelvan el abrigo!. ¡Yo quiero mi abrigo!-. Posiblemente, en la  alcohólica desbandada, algún devoto de Baco, y de lo ajeno, se había apropiado de la prenda.

Tanto Narciso como yo conocíamos de vista al perjudicado, (seguro que tú también), pero fue él, Narciso, quien tomó la iniciativa. Sumergido totalmente en su enorme borrachera, conmovido su justiciero espíritu, desatada su veta altruista, se erigió en defensor del perjudicado. Yo le observaba. Sus puños estaban rabiosamente cerrados, su mirada resplandecía, no por la fuerza de su ira, sino como la que se refleja en la jeta de un idiota, sus ojos achispados, más pequeños que de costumbre, bailaban sin rumbo. Eso sí,  sus labios se contraían en un rictus que ponía de manifiesto su desmedida aflicción. Por medio de gestos y de entrecortadas palabras, que cada vez salían de su boca con más dificultad, dio a entender al interfecto que allí estaba él para enmendar el entuerto. Iba a ser su paladín. El Jinete Justiciero en implacable lucha contra el Mal.

La causa estaba abierta y había que afrontarla de inmediato, in situ, o sea, en el lugar de los hechos. Los empleados del Casino, (todos soldados de reemplazo), que evidenciaban claramente que no eran abstemios, trataban de eludir el asunto declinando responsabilidades. La furia de Narciso aumentó; increíblemente sus pasos parecían firmes, pero cuando intentaba expresar su firmeza con palabras, estas se convertían en ininteligibles balbuceos; el despojado le seguía vacilante, gritando cada vez con menos fuerza: ¡Quiero mi abrigo, yo quiero mi abrigo!. Al fin, -hacía rato que lo estaba esperando- Narciso se volvió hacia mí y adiviné más que entendí, por la expresión de su congestionado rostro, la súplica que me lanzaba: ¡Quintín, tienes que ayudarme, no podemos consentir que se consume este hecho execrable!.

¡El Jinete Justiciero, incapacitado para expresar sus brillantes tesis, pero firme en su objetivo reparador, pedía ayuda!.

Ya conoces mi peculiar y temeraria facilidad para crear situaciones conflictivas, así que no desperdicié la ocasión, además, previsoramente, durante la actuación de Narciso había adquirido una botella de ginebra, a la que ya había tanteado, de modo que la fuente de inspiración la tenía asegurada. Me puse manos a la obra:

-¡Aquí no se mueve nadie hasta que aparezca el abrigo-. Grité con voz potente, pero serena y firme. Como puedes fácilmente imaginar-seguro que ya lo has hecho-yo también estaba completamente borracho, pero, -también lo sabes-, cuando esto ocurre, dentro de mí se dispara un extraño resorte que me hace caminar erguido y arrogante y hablar como un Demóstenes.

-Esto se va a solucionar de inmediato-continué-requiero la presencia de la autoridad competente.

-Eso, eso, -aplaudió Narciso con entusiasmo-, que venga la autoridad,….. la autoridad. Yo tengo carnet militar y puedo hacer uso de él si las circunstancias lo requiriesen. (Como bien sabes hizo el servicio militar en las milicias universitarias y alcanzó el grado de sargento de complemento).

La comedia continuaba. Un numeroso grupo de rezagados beodos nos rodeaba expectante. Algunos exponían sus puntos de vista:

-¡Esto es un atropello!.

-¡Un abuso descarado!.

-¡Qué venga la Fuerza Pública!.

-¡Qué venga!.

-¡Un momento!-intervine para elevar un poco más la temperatura-Estamos en un recinto militar y por lo tanto este hecho delictivo está dentro de la jurisdicción militar. ¡Qué se presente el oficial de guardia!.

-Eso- ratificó Narciso enardecido, recuperando la iniciativa cual insigne corifeo-¡exijo que se presente el oficial de guardia!.

El color de los rostros de los “empleados-soldados” iba evolucionando rápidamente de un subido carmesí a un pálido ceniciento. La perspectiva de que apareciese un superior por el escenario del crimen no les resultaba muy halagüeña. Los dulces efluvios del vino empezaron a destilar gotas de amargo sudor. Nadie osó pronunciar palabra. Desconocían su paradero, argumentaron al fin.

-¡Yo sé donde está!-clamó uno del coro- ¡En el bar de la Bolera!.

Con Narciso al frente, la báquica comitiva se dirigió al mencionado bar. Al menos-pensé-podremos echar unos tragos. Esto empieza a ponerse pesado, la representación debe llegar a su término.

El militar requerido resultó ser un capitán de mediana edad y mediana estatura, con negro y poblado bigote y cara de pocos amigos. Estaba instalado en lo alto de un taburete, con el codo derecho apoyado sobre la barra; con el dedo pulgar y el índice de su mano izquierda hacia girar una copa de anís casi vacía; delante de sus narices se encontraba una botella bastante terciada de “Anís de las Cadenas”. ¡El  oficial de guardia había pescado una hermosa “merluza”!: La representación-pronostiqué-vuelve a cobrar interés. Va a merecer la pena presenciar el desenlace.

-¡Qué cojones es esto!-bramó, aulló, rebuznó el militar con voz aguardentosa que olía fuertemente a anís.

Narciso y su coral de borrachos se indignaron: -Venimos aquí en busca de justicia, este honrado ciudadano ha sido despojado de su prenda de abrigo impunemente en un recinto militar y exigimos una reparación. No nos iremos de aquí hasta que usted haga algo en ese sentido.- Era la voz de Narciso, medio inteligible, la que interpelaba a aquel militar ebrio y cabreado.- Se había puesto de puntillas para estar más cerca de su oponente, haciendo hincapié en sus argumentaciones con el dedo índice de su mano derecha en alto. ¡Aplausos!. ¡Jaleos!. ¡Bravo por Narciso!. El Jinete Justiciero dominaba la situación, la causa estaba ganada. Pero la reacción del capitán no fue la esperada:

-¡O se callan todos ustedes de una puta vez o llamo al cuerpo de guardia y los encierro a todos en el calabozo!. Bramó, aulló, rebuznó de nuevo el militar, dando un puñetazo sobre la barra que hizo tambalear la botella. Todos enmudecieron, algunos empezaron a recular; el propietario del abrigo perdido quedó inmóvil, con los ojos y la boca muy abiertos, aparentemente concentrado en un indeterminado punto del local. El Jinete Justiciero parecía desarmado, ¡pobre Narciso!, los brillantes  argumentos elaborados por su intelecto acababan de ser barridos por los de la fuerza bruta. Sus pies volvieron a posarse en el suelo, su dedo índice dejó de apuntar al cielo y su cabeza cayó abatida, como si aquél le hubiese abandonado. Estaba a punto de dar media vuelta y tirar la toalla. Yo lo impedí. Tenia que hacerlo, no cabía otra opción. Seguro que tú lo entiendes.

Durante la brillante exhortación de nuestro amigo Narciso me había perdido en el laberinto de mis pensamientos-¿qué hace aquí toda esta gente?-me preguntaba-¡Necios, somos todos unos necios!.

La actitud soberbia y agresiva de aquel militar ebrio me hizo regresar a aquella irreal situación. Volví  a colocarme en el centro de la comedia. Con mi característica sangre fría, mirándole fija y burlonamente a los ojos, me acerqué a él y le susurré:

-Me llamo Quintín de la Cámara y soy  cuñado del general Arconada, tal vez usted prefiera explicarse con él a atender las razones de estas buenas gentes, que vienen aquí a reclamar algo que fue sustraído en el Casino de Oficiales.

Acusó el impacto de mis palabras, su mano izquierda dejó de girar la copa y el codo se separó de la barra. Me miró, me sopesó-le seguí contemplando burlona y fijamente-apoyó su mentón sobre el puño-ya no me suelta la hostia-. Me volvió a mirar-ahora sí, ¡me acojoné!.- Pero no; debió reconsiderar la situación y esta vez ya no bramó, ni aulló ni rebuznó, tan sólo gritó dirigiéndose al grupo:

-Está bien, explíquense ustedes. ¿Qué es lo qué ha ocurrido?.

Volvieron las explicaciones, las conjeturas…..El dueño del abrigo exhibió su resguardo-Yo sólo quiero recuperar mi abrigo-afirmó. El ambiente estaba distendido, la comedia llegaba a su fin. Narciso rebosaba satisfacción, gracias a él se iba a hacer justicia.

-Les doy mi palabra de militar que si no aparece ese abrigo en dos días le será compensado en efectivo. Soy el capitán Galindo. Buenos días, señores.-Se volvió hacia mí y se despidió con un: Salude en mi nombre al general.

El Jinete Justiciero botaba de puro gozo. Su autoestima, mezclada con enormes cantidades de alcohol, le lanzaba a estados de euforia indescriptibles. ¡Era el más grande!, ¡era el mejor!.

Los apretones de manos, las felicitaciones, las enhorabuenas, le llovían. Se había convertido en un ídolo. El ídolo de un grupo de borrachos a quienes los efectos etílicos conferían el aspecto de vacilantes fantasmas, sorprendidos, ”in fragantis”, por la purificadora  luz del sol.

Porque, con todo este ajetreo, estábamos en pleno día y, más concretamente, en el día de “Año Nuevo”. Había que celebrarlo: Volver a vivir. Volver a beber……..

Entramos en un bar, “El Mayoral”, creo: Todos están borrachos-pensé-pero parecen felices. Especialmente Narciso. Se sentía un héroe, un triunfador, contaba sin cesar el episodio del abrigo desaparecido. Aquello iba a hacer HISTORIA, así, con mayúsculas.

Volví a sentirme rodeado de extraños-¿Qué hacía yo allí, entre toda aquella gente?.

Repentinamente, como surgiendo de ocultos y etéreos mundos, a mi lado apareció un nuevo y misterioso personaje. Te confieso, amigo Diego, que me asustó. Percibí ese agudo cosquilleo que el miedo nos produce en la boca del estómago. Aquel personaje  empezó a llamarme poderosamente la atención: Era un hombre extremadamente delgado, de una altura muy similar a la mía, su rostro, duro y demacrado, estaba sombreado por una cerrada barba; sin duda hacia muchas horas que no se afeitaba. Iba enfundado en un grueso abrigo, bufanda al cuello y un sombrero de fieltro encasquetado en su cabeza, sus ojos reflejaban tristeza y hastío. Cuando pidió un coñac percibí claramente que estaba borracho, tan borracho como yo. No le quitaba ojo, me sentía hipnotizado, el tampoco apartaba de mí la vista. Me miraba constantemente, insistentemente, escudriñándome, metiéndose profundamente en mi interior. Quedé inerte, entregado, angustiado, dominado por el pánico. Sentí ganas de pedir auxilio, de llamar en mi ayuda al Jinete Justiciero, pero…..percibí algo extraño en el ambiente. Reinaba un silencio sepulcral, todos los presentes callaban y nos miraban expectantes. La tensión se hizo insostenible, algo iba a explotar dentro de mí, era inminente, inevitable. De repente, aquel siniestro personaje, sin dejar de mirarme fijamente a los ojos, estalló en una sonora y aterradora  carcajada que hizo que, como por magia, se disiparan todos los vapores producidos por las grandes cantidades de bebidas injeridas:

¡Estaba delante de un espejo!. Era mi propia imagen la que me miraba. ¡Mi propia imagen la que casi me mata de miedo!.

Seguimos tomando copas. A las doce del mediodía, es decir más de doce horas después de haber comenzado nuestro alcohólico deambular, el Jinete Justiciero tiró la toalla: No puedo más-confesó-estoy desarmado. El vino y la vanidad pudieron con él.

No creo necesario decirte que yo continué. Lástima que no estuvieras, seguro que tú también hubieses continuado. Tengo proyectada otra gran juerga para cuando regreses. Abrazos, Quintín.

HERMANAMIENTO ENTRE SAN JUAN DE LOS LAGOS (MÉXICO) Y BURGOS (ESPAÑA). -Por Miguel Vivanco-

San Juan de los Lagos es una ciudad fundada por Cristobal de Oñate en 1552 situada en el estado de Jalisco, México. Cuenta aproximadamente con 65000 habitantes. A esta ciudad peregrinan anualmente millones de personas, debido a la Catedral y Basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, que alberga en su interior a Nuestra Señora de San Juan de los Lagos.

En 1584 ya aparecen referencias escritas de los conquistadores españoles en un informe entregado a Felipe II. Después se tiene constancia a su vez en 1605 como el Sr. obispo Mota y Escobar habla de la localidad.

Algunos historiadores aceptan que había asentamiento humano anterior a la conquista, si bien no exactamente en el mismo sitio donde hoy se encuentra la ciudad. Este asentamiento debe atribuirse a la llegada y  primera evangelización de los franciscanos que por aquel entonces fundan el convento de Tetlan. Terminada la guerra del Mixton, fray Miguel de Bolonia congregaría de nuevo a los indios dando comienzo de nuevo a la función evangelizadora.

Parece que este franciscano congregó a familias dispersas y organizó un pueblo con indios nochixtlecas que venían de San Gaspar. El  pueblo fundado entre 1542 y 1550, llevaría el nombre de San Juan Bautista, en honor del santo bíblico, y en él se dejaría la milagrosa imagen de La Inmaculada que después ha sido tan venerada.

La Real Audiencia emite una licencia el 3 de julio de 1663 que autoriza a familias españolas a poblar el lugar que pasó a llmarse Villa de San Juan de los Lagos, nombre que se conservó hasta que el congreso del Estado le concede el titulo de ciudad el 30 de octubre de 1869.

20733-sanjuan

El 21 de mayo de 1982 y el 24 de Noviembre del mismo, Burgos en España y San Juan de los Lagos en México, siendo sus alcaldes respectivamente D. José María Peña San Martín y D. Rafael Pérez de Anda, procedieron a hermanarse como ciudades en sendas ceremonias oficiales que tuvieron lugar en uno y otro país. Ambas ciudades tienen calles dedicadas a su ciudad hermana.

calle San Juan de los Lagos en Burgos (España)