LOS PROCESOS PLENARIOS RÁPIDOS DE DERECHO MERCANTIL. -Relación histórica con el Consulado del Mar de Burgos-

de

La recepción en España de la idea del proceso plenario rápido se produce, como es lógico, de modo mucho más adecuado en el ámbito del Derecho Mercantíl, dándose lugar a la creación de un proceso para y entre mercaderes. Las manifestaciones primeras pueden registrarse en la corona de Aragón, pero las realmente trascendentes van a ser las del Reino de Castilla.

En la corona de Aragón el origen se encuentra en las ordenanzas dadas por Pedro III a Valencia, después de que en 1283 creara el Consulado del Mar de esta ciudad, que fueron adoptadas después por Palma de Mallorca, para regir el nuevo Consulado creado en 1343 por Pedro IV, y que se comunicaron en 1347 a Barcelona, cuando el mismo Pedro IV constituyó el tribunal consular. En el reino de Castilla el origen debe buscarse en la creación de los consulados, empezando por el de Burgos en 1494, cuando los reyes Católicos conceden jurisdicción al Prior y cósnsules del la universidad de mercaderes para que conozcan de los pleitos entre ellos, y a partir de ahí se inicia una muy compleja evolución con la creación de consulados en distintas ciudades . Con el paso del tiempo las ordenanzas de mayor prestigio fueron las de Bilbao de 1737.

Realmente estamos ante la creación de los tribunales especiales mercantiles, en los que la potestad jurisdiccional se atribuye al prior y a los cónsules del Consulado, además de la regulación de un nuevo proceso. Este supuso una ruptura de consepción con el ordinario y respondía a las siguientes características:

-Conciliación previa obligatoria: Si al principio el intento de conciliación fue voluntario, pronto se dispuso de modo obligatorio que el prior y cónsules debían intentar la conciliación entre las partes.

-Prohibición de la intervención de los abogados: Desde las ordenanzas de Burgos la misma existencia del Consulado se justificó con un ataque a los abogados, haste el extremo de que en aquéllas se decía que los pleitos entre mercaderes;

“nunca se concluían ni fenecían, porque se presentaban escritos de libelos letrados, por manera de que por mal pleito que fuese, los sostenían los letrados, de manera que los hacían inmortales”

-Oralidad: Frente al proceso ordinario civil totalmente escrito, el mercantil pretendió encontrar la rapidez en la oralidad.

La fórmula tradicional fue: “Simpliciter et de plano, ac sine strepitu et figura iudicii procedi mandamus” (de la Saepe contingit); “simpliciter et de plano, absque juditiorum strepitu  et figura, sine libello litis contestatione et aliis solemnitatis  et ordinibus iudiciorum etiam substancialibus (Estatuto de Forli de 1369); “lo libren y determinen breve y sumariamente según estilo de mercaderes, sin dar luengas ni dilaciones ni plazos de abogados” (Ordenanzas de Burgos de 1494).

-Aumento de los poderes procesales del juzgador: La oralidad y una cierta indeterminación procedimental , supuso la posibilidad de que el prior y los cósnsules no se sintieran constreñidos por una legalidad estricta en la forma.

También aquí hay una fórmula que se repite en las distintas normas: “la verdad sabida y la buena fe guardada”, o “atendida la sola verdad del hecho, según se ha acostumbrado a hacer a uso y estilo del mar”.

1]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s